Integrum 2018

Granos: previsibilidad en un mercado que no perdona

Bunge PB
2 semanas atras

Desde la Regional Rafaela se dio a conocer un informe que analiza las herramientas que brinda el mercado en el futuro, cuantificar las oportunidades del presente y desmitificar el uso de las coberturas. Es decir, conocer las oportunidades de los granos que hoy el productor cuenta en acopio con posibilidad de comercializar.

Está claro que el fin que persigue el productor con las coberturas, es que antes de vender es importante asegurar un precio que le permita cubrir los costos, por lo tanto siempre es fundamental conocer los costos a la hora de definir un precio de venta.

La mayoría de los productores tienen un plan productivo armado, es decir, saben que variedad de un determinado cultivo van a sembrar, en qué fecha, a que densidad, etc. Sin embargo, no tienen un plan comercial concreto o lo tienen tácitamente en la cabeza.

Los objetivos de armar un plan de comercialización son: conseguir rentabilidad (obviamente el productor apunta a obtener ese margen por encima de los costos que le de ganancia), cómo y cuándo ponerle precio al grano,  lograr previsibilidad en los resultados presupuestados y precio cierto.

El informe recomienda, en el proceso de toma de decisiones comerciales, siempre determinar los costos unitarios de producción, delinear el posible escenario de mercado a cosecha, fijar metas comerciales, evaluar las oportunidades que presenta el mercado, tomar y ejecutar las decisiones, porque cuando no las tomamos no hay vuelta atrás -el mercado no perdona-, y por último repetir el proceso cuantas veces sea necesario.

Se suele hacer foco en delinear el posible escenario de mercado a cosecha, a través de análisis por medio de informes y fijar metas comerciales, es decir fijar precios sin tener en cuenta todas las variables.

En la balanza de coberturas, buscamos aumentar la rentabilidad y la seguridad de precios,  disminuir los costos, la inmovilización de capital, y la facilidad de uso.

 “Trabajar con coberturas en los mercados de futuro no interfiere en la entrega física de los granos. El productor continua su operatoria pero transfiere el riesgo precio a los mercados a términos”.

Suscribite al News

Las herramientas con las que cuenta el productor son:

Forward: los cuales son contratos entre contrapartes, una de las cuales se compromete a comprar y otra a vender en una fecha futura un determinado monto o cantidad acordada a un precio que se fija en el presente.

Futuro: son contratos estandarizados en volumen y fecha de vencimiento. Se fija un precio y ese es el valor al que se cierra la operación y se suelen cancelar con una operación contraria  a la que se tiene

PUT: es una herramienta flexible que permite poner un piso de precio, es decir pone un precio mínimo pero te permite aprovechar las subas, el productor está obligado a pagar la prima al momento de adquirir el contrato. ¿Cuáles son los escenarios posibles? Si la soja vale u$s 200 el productor tiene derecho a cobrar los u$s 250 q fijo en el contrato. Si la soja vale u$s 300 el productor no tiene la obligación de vender en ese contrato y aprovecha el mejor precio que está en el disponible y vende a u$s 300.

CALL: es una herramienta flexible para comprar contratos, se paga una prima para acceder al derecho y funciona como una seña.

El PUT y el CALL: son operaciones distintas, las cuales se pueden comprar y vender. Mediante una accedemos a un contrato de venta (PUT) y por la otra a un contrato de compra (CALL). Es importante definir que uno no es opuesto del otro, y que usando ambas herramientas simultáneamente puedo crear coberturas sintéticas.

Para finalizar, su autor cita una frase del analista de mercado Enrique Erize, el cual dice que “La Argentina que se viene promete cambiar varios paradigmas. Entender los mercados a veces es tan importante como saber de productividad”

Fuente: Aapresid

Tags del Articulo:
· ·
Categoria del Articulo:
Agricultura