Panorama agrícola semanal

Fue muy positiva la semana para los precios de los granos estadounidenses, dado que las alzas superaron el 2,1% para la soja, el 3,3% para el maíz y el 3,8% para el trigo. Mientras para la soja el principal fundamento alcista fue el USDA, para los cereales lo fue el clima, por las nevadas y el tiempo frío que afecta los Estados del Norte. Tras el cierre de los negocios del viernes, la confirmación oficial de un principio de acuerdo entre Estados Unidos y China dará material para la nueva semana. En el mercado local hubo mayoría de alzas.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

  Viernes 11 Viernes 4 Diferencia en %
Petróleo 54,70 52,81 +3,58
Dólar/Euro 1,1040 1,0982 +0,53
Real/Dólar 4,0946 4,0551 +0,97
Peso/Dólar* 57,85 57,53 +0,56

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

SOJA

Fue positivo el balance de la semana para los precios de la soja argentina, en línea con las mejoras registradas en el mercado externo. La transición de las ofertas por el grano disponible fue de 238 a 245 dólares para el Gran Rosario; de 236 a 245 dólares para Bahía Blanca, y de 235 a 250 dólares para Necochea, donde la necesidad de exportadores por completar buques posibilitó la importante mejora.

Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agricultura de la Nación en $ 13.913, mientras que para el martes fue fijado en 14.024 pesos. En el cierre de semana, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera exportadora en 13.627 pesos por tonelada. El valor FOB en los puertos argentinos subió de 353 a 357 dólares por tonelada.

Las subas también comprendieron a la soja de la próxima cosecha, dado que los compradores elevaron sus propuestas por el grano con entrega entre abril y mayo de 235 a 240 dólares por tonelada. De igual modo, fue positivo el balance semanal en el Matba Rofex, donde los ajustes de las posiciones noviembre y mayo crecieron de 243,50 a 248,10 y de 238 a 241 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 9 de octubre y el 6 de noviembre deben salir desde las terminales del Gran Rosario 603.544 toneladas de poroto de soja, 1.919.601 toneladas de harina y 270.100 toneladas de aceitedesde Bahía Blanca, 392.570 toneladas de poroto y 33.000 toneladas de harina; desde Necochea, 184.355 toneladas de poroto y 5000 toneladas de aceite, y desde otros puertos, 179.930 toneladas de poroto.

En su informe mensual, el USDA mantuvo sin cambios sus previsiones sobre la cosecha y sobre las exportaciones de soja de la Argentina, en 53 y en 8 millones de toneladas.

 

Resultó positivo el balance de la semana para los precios de la soja en la Bolsa de Chicago, donde los contratos noviembre y enero sumaron un 2,16 y un 2,18%, al pasar de 336,66 a 343,92 y de 341,81 a 349,25 dólares por tonelada. Las cifras del USDA (cultivos + mensual), la continuidad de las compras chinas y un clima poco amigable para la cosecha fueron los principales fundamentos alcistas para las cotizaciones de la oleaginosa.

En cuanto al avance de la cosecha, el lunes el USDA relevó su progreso sobre el 14% del área apta, frente al 7% de la semana pasada; al 31% de igual momento de 2018, y al 34% promedio. El dato oficial quedó abajo del 15% promediado entre las diversas estimaciones privadas. En su valoración sobre la condición de las plantas, redujo del 55 al 53% la proporción de soja en estado bueno/excelente, contra el 68% vigente un año atrás. En este caso, el dato oficial también quedó abajo del 55% previsto por el mercado. El organismo añadió que está perdiendo hojas el 72% de las plantas.

En su nuevo informe mensual, el jueves el USDA estimó la producción de soja de los Estados Unidos en 96,62 millones de toneladas, por debajo de los 98,87 millones proyectados en septiembre y de los 97,51 millones calculados por los privados en la previa del reporte oficial. Para llegar a dicho volumen, redujo de 30,72 a 30,59 millones de hectáreas la superficie cosechable y de 32,21 a 31,54 quintales el rendimiento promedio. En el resto de las variables comerciales, con la reducción de las existencias iniciales explicitada en el informe del 30 de septiembre, de 27,36 a 24,85 millones de toneladas, el organismo elevó la molienda y el uso total, en tanto que las exportaciones fueron sostenidas en 48,31 millones. Así, el stock final de la nueva campaña fue calculado en 12,52 millones de toneladas, por debajo de los 17,43 millones del reporte mensual anterior y de los 14,18 millones calculados por los privados.

Como lo sostuvimos en reiteradas ocasiones en este espacio, el ajuste sobre las existencias estadounidenses que no fue hecho por las ventas externas, producto de la guerra comercial con China, fue hecho por el clima, que ahora apunta a dejar un nivel de reservas al cierre del ciclo levemente superior al de la campaña 2017/2018 (la anterior al inicio del conflicto bilateral), de 11,92 millones de toneladas. Si se cumplen estas cifras dadas por el USDA y si, finalmente, Estados Unidos y China logran dejar atrás la disputa arancelaria, el rumbo de los precios de la soja volverá a estar marcado por cuestiones estrictamente de oferta y demanda, y, bastante menos, por cuestiones políticas coyunturales.

Y para fortalecer lo antedicho sobre la continuidad de las compras chinas, por segunda semana consecutiva, el volumen de las exportaciones semanales de poroto de soja estadounidense superó los 2 millones de toneladas. En efecto, el jueves el USDA relevó ventas por 2.092.500 toneladas, por encima de las 2.076.200 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por los privados, de entre 1,3 y 1,8 millones de toneladas. Del total negociado, 1.177.700 toneladas tuvieron por destino, China.

Tras el cierre del ciclo comercial 2018/2019, las compras chinas de soja estadounidense sumaron algo más de 13 millones de toneladas, lejos de los cerca de 30 millones que el principal comprador global sabía importar desde Estados Unidos antes de la guerra comercial. Sin embargo, en las pocas semanas que van del nuevo período 2019/2020, las adquisiciones chinas ya suman 5 millones de toneladas, un más que alentador inicio si, además, se relajan las tensiones entre ambos países.

Y luego del cierre de los negocios del viernes, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, confirmó que tras las negociaciones con los representantes chinos se alcanzó un principio de acuerdo para una primera fase de un acuerdo general, que podría demandar hasta tres fases, según dijo el mandatario.

Y si bien aclaró que demandará cinco semanas plasmar en el papel todo lo tratado en la reunión bilateral, adelantó que dentro de los acuerdos China se comprometió a hacer compras por entre 40.000 y 50.000 millones de dólares en productos agropecuarios estadounidenses, un monto que no tiene precedente, ya que lo máximo invertido por China en esa materia fue 29.000 millones de dólares, según informó Karen Braun, especialista en el mercado agrícola de Thomson Reuters.

La firma de este primer acuerdo por parte de Trump y del presidente de China, Xi Jinping, se daría entre el 16 y el 17 del mes próximo, durante la Cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico, en Chile.

La pregunta que queda latente en el mercado es: ¿Será esta la definitiva o algunas de las partas volverá a boicotear el acuerdo? La respuesta la tienen los políticos de ambos países. Lo único concreto es que China está comprando soja de manera agresiva en las últimas tres semanas y eso ya marca un cambios respecto de potenciales acuerdos anteriores. Ahora parece faltar menos para dejar atrás la guerra comercial, pero teniendo en cuenta la personalidad de algunos de los actores de este conflicto habrá que esperar para ver que lo que se dijo de palabra se rubrique sobre el papel y que ello tenga un carácter concluyente.

MAÍZ

El maíz argentino terminó la semana con saldo favorable, dado que las ofertas por el grano disponible subieron de 145 a 150 dólares por tonelada para Bahía Blanca y para Necochea, y de 130 a 133 dólares para la zona del Gran Rosario.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 7266, mientras que para el martes fue fijado en 7688 pesos. Las ofertas de los consumos relevadas por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) se ubicaron entre 7650 y 8200 pesos por tonelada, según condición, calidad, procedencia y forma de pago. El valor FOB en los puertos argentinos subió de 152 a 157 dólares por tonelada.

El saldo también fue positivo para el maíz de la próxima cosecha para las entregas entre marzo y abril, dado que las ofertas crecieron de 140 a 143 dólares por tonelada para el Gran Rosario. En el Matba Rofex el balance semanal fue levemente positivo, con subas de 139 a 141 dólares por tonelada para la posición diciembre y de 142,50 a 143 dólares para abril.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 9 de octubre y el 6 de noviembre deben salir desde el Gran Rosario 1.180.570 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 394.575 toneladas y desde Necochea 186.230 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA relevó la siembra de maíz para grano comercial sobre el 24,2% de los 6,4 millones de hectáreas previstos, con un avance semanal de 3,6 puntos y con una demora interanual del 2,7%. “La siembra avanzó en el centro y en el sur del área agrícola nacional. Ya promediando la ventana de siembra temprana en el centro del país, la mejora en las temperaturas del suelo promovió las incorporaciones de lotes”. La entidad agregó que “son necesarias lluvias en las próximas semanas para asegurar la incorporación de los cuadros presupuestados. “En los Núcleos Norte y Sur los lotes emergidos se encuentran en buenas condiciones, aunque con reservas hídricas moderadas. Sobre la zona centro-norte de Santa Fe sólo restan por sembrar cuadros puntuales en los departamentos del sur de la región, mientras que los lotes más adelantados transitan estadios entre V2 y V4”.

En su informe mensual, el USDA mantuvo sin cambios sus proyecciones sobre la cosecha y sobre las exportaciones argentinas de maíz, en 50 y en 33,50 millones de toneladas.

 

Positivo fue el balance de la semana para los precios del maíz en la Bolsa de Chicago, donde los contratos diciembre y marzo subieron un 3,38 y un 2,71%, al pasar de 151,47 a 156,59 y de 156,29 a 160,52 dólares por tonelada. El clima frío y las nevadas que afectaron algunas zonas de los Estados del norte estadounidense (Dakota del Norte y del Sur, y Minnesota) fue el principal fundamento alcista para los precios del cereal que, incluso, lograron eclipsar la lectura bajista que el mercado le dio a las cifras del reporte mensual del USDA y otro mal reporte de ventas semanales.

En cuanto a la cosecha, el lunes el USDA relevó su progreso sobre el 15% del área apta, contra el 11% del reporte anterior; el 33% de igual momento de 2018, y el 27% promedio de las cuatro campañas precedentes. En promedio, los privados esperaban un avance de la recolección sobre el 19% de la superficie. Acerca de la condición de las plantas, redujo del 57 al 56% la proporción de maíz en estado bueno/excelente, frente al 68% vigente un año atrás. El dato oficial resultó inferior al 57% previsto por mercado. El organismo añadió que está dentado el 93% de los cultivos y que está maduro el 58% del maíz.

En su informe mensual, el USDA estimó la cosecha 2019/2020 de maíz de los Estados Unidos en 350,01 millones de toneladas, por debajo de los 350,52 millones del reporte del mes pasado, pero por encima de los 347,59 millones calculados por los privados. A dicho volumen el organismo llegó tras ajustar de 33,18 a 33,10 millones de hectáreas la superficie que llegará a la cosecha y al elevar de 105,57 a 105,70 quintales por hectárea el rendimiento promedio nacional. En el resto de las variables comerciales, y con el impacto de la caída de las existencias iniciales de 62,12 a 53,71 millones de toneladas, tal como lo había informado el USDA en su informe del 30 del mes pasado, el organismo elevó el uso forrajero de 131,45 a 134,63 millones y el uso total, de 306,21 a 307,74 millones, pero redujo el uso para etanol, de 138,44 a 137,17 millones. Como reflejo del mal desempeño de las ventas externas, la proyección sobre las exportaciones fue achicada de 52,07 a 48,26 millones. Así, las existencias finales fueron proyectadas por el USDA en 48,99 millones de toneladas, por debajo de los 55,62 millones del reporte mensual anterior, pero por encima de los 45,32 millones esperados por los privados. Ese último dato y la mala perspectiva marcada para el etanol, fueron las que el jueves generaron bajas del 3,5% en Chicago.

Esas bajas se vieron acentuadas por el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el USDA relevó ventas por 284.500 toneladas, por debajo de las 562.600 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por los operadores, de entre 500.000 y 800.000 toneladas.

El viernes el mercado reaccionó con subas superiores al 4% a las nevadas registradas en Dakota del Norte y en zonas de Minnesota, y a los pronósticos de más nevadas, que incluyeron hasta Dakota del Sur. Esas condiciones meteorológicas son muy adversas para los cultivos que no alcanzaron su madurez y pueden afectar no solo la calidad, sino el volumen de la cosecha. El lunes pasado, en su informe sobre cultivos, el USDA relevó maduro el 22% del maíz de Dakota del Norte; el 36% del cereal de Dakota del Sur, y el 39% del grano de Minnesota. Teniendo en cuenta estos datos, el impacto adverso del frío extremo y de las nevadas puede ser importante. Vale tener en cuenta que las cifras dadas por el USDA en su informe mensual no contemplaron pérdidas por este nuevo golpe del clima a la campaña 2019/2020 del maíz.

Por último, el viernes, mientras transcurría la reunión entre los negociadores de Estados Unidos y de China, el rumor de que el etanol sería uno de los productos incluidos entre las compras chinas aportó a la tónica alcista del maíz.

TRIGO

La semana dejó pocos cambios para los precios del trigo, en el camino de la transición total entre campañas. La oferta por el cereal con entrega contractual sobre el Gran Rosario se mantuvo estable, en 165 dólares por tonelada. Tampoco hubo cambios en Necochea, donde las ofertas se mantuvieron en 190 dólares. En Bahía Blanca hubo ofertas hasta el miércoles, con 210 dólares por tonelada.

Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por Agricultura en $ 11.342, mientras que para el martes fue fijado en 11.355 pesos. El rango de ofertas de los molinos relevado a diario por la BCBA pasó de 11.000/14.300 a 11.000/14.100 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago. El valor FOB del trigo pan en los puertos argentinos se pasó de 227 a 228 dólares por tonelada.

En cuanto al trigo para las entregas diferidas sobre el Gran Rosario, la semana dejó un saldo de estabilidad para las posiciones de entrega entre noviembre y diciembre, en 165 dólares por tonelada; bajó de 167 a 166 dólares para enero; se mantuvo en 168 dólares para febrero, y subió de 170 a 173 dólares para marzo. En Bahía Blanca las ofertas por las entregas entre diciembre y enero se mantuvieron en 170 dólares por tonelada, mientras que en Necochea lo hicieron en 165 dólares. La falta de cambios se extendió al Matba Rofex, donde mientras la posición diciembre bajó de 165,70 a 166,50 dólares por tonelada, el contrato enero quedó estable, en 168,80 dólares.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 9 de octubre y el 6 de noviembre deben salir desde el Gran Rosario 56.500 toneladas de trigo y desde Bahía Blanca, 92.000 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA indicó que las labores de cosecha de trigo continúan sobre el norte del país, particularmente en Salta, registrando rindes favorables para la zona. “No obstante, hacia el centro y el sur del área agrícola la campaña ha transcurrido prácticamente sin lluvias de magnitud considerable y con temperaturas por debajo de los niveles medios, lo que ha comprometido el desarrollo del cultivo. Además, se han registrado heladas generalizadas y caídas de granizo en sectores donde los cultivos mostraban mejor desempeño, afectando considerablemente su condición. Ante este panorama la proyección de producción inicialmente estimada en 21 millones de toneladas cae a 19,8 millones, por otra parte, está nueva proyección se encuentra sujeta a las condiciones climáticas a registrarse durante los próximos meses”, detalló la entidad.

Para la Argentina el USDA mantuvo el jueves sin cambios sus estimaciones sobre la cosecha y sobre las exportaciones, en 20,50 y en 14,50 millones de toneladas.

 

Fue positivo el balance de la semana para los precios del trigo de los Estados Unidos. En efecto, las posiciones diciembre y marzo en la Bolsa de Chicago sumaron un 3,57 y un 3,32%, al pasar de 180,23 a 186,66 y de 182,80 a 188,86 dólares por tonelada. En la Bolsa de Kansas, los mismos contratos repuntaron un 3,84 y un 3,23%, tras variar de 148,44 a 154,14 y de 153,77 a 158,73 dólares por tonelada. Al igual que en el caso del maíz, el frente frío y las nevadas fueron los principales fundamentos alcistas, dado que podrían perjudicar el cierre de la cosecha del cereal de primavera y la siembra de las variedades de invierno. La leve suba del euro respecto del dólar también fue positiva, al mejorar la competitividad del trigo estadounidense.

En cuanto a los cultivos, el lunes el USDA relevó el avance de la cosecha del trigo de primavera sobre el 91% del área apta, contra el 90% de la semana pasada; el 100% de 2018 para la misma fecha, y el 99% promedio. Este avance fue inferior al 94% previsto, en promedio, por el mercado. Respecto de los trigos de invierno, relevó el progreso de la siembra progresó sobre el 52% del área prevista, frente al 39% de la semana pasada; al 55% de igual momento de 2018, y al 53% promedio. El dato del USDA quedó abajo del 54% previsto en promedio por los privados. Ya emergió el 26% de las plantas, contra el 11% de la semana pasada; el 28% del año pasado, y el 26% promedio.

En su trabajo mensual, el USDA no aportó datos positivos para el trigo. Como lo explicitó en su informe del 30 de septiembre, el organismo estimó la cosecha total de trigo estadounidense en 53,39 millones de toneladas, por debajo de los 53,89 millones del anterior reporte mensual. En el resto de las variables comerciales, el organismo redujo de 3,67 a 3,27 millones las importaciones; de 4,63 a 3,81 millones el uso forrajero; de 32,60 a 31,79 millones el uso total, y de 26,54 a 25,86 millones las exportaciones. Así, las existencias finales fueron calculadas en 28,40 millones de toneladas, por encima de los 27,60 millones del informe anterior y de los 27,62 millones esperados por los privados.

Sobre las cifras de los principales exportadores hubo sólo dos cambios, el aumento de las ventas externas de la Unión Europea, de 27,50 a 28 millones, y la reducción de las exportaciones de Australia, de 10,50 a 9,50 millones. Para Rusia el USDA mantuvo sin variantes la cosecha, en 72,50 millones, y las ventas externas, en 34 millones. Durante la semana, la consultora rusa SovEcon elevó de 74,90 a 75,40 millones de toneladas su proyecciones sobre la cosecha de Rusia.

Fue positivo para el mercado de trigo el informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses, dado que el jueves el USDA relevó negocios por 521.900 toneladas, por encima de las 328.500 toneladas del trabajo anterior y dentro del rango previsto por el mercado, de entre 300.000 y 600.000 toneladas.

 

Fuente: Granar

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas