Fertilización nitrogenada en trigo

El departamento Río Cuarto en estas últimas campañas esta apostado nuevamente a los cultivos invernales. Las buenas condiciones de humedad en el perfil del suelo en otoño permitieron la planificación de rotación con trigo. Numerosos beneficios aportan a la producción agrícola los cultivos invernales como el control de malezas, el incremento en la fertilidad del suelo, la fijación de carbono, entre otros. A la cosecha dejan un rastrojo abundante, de excelente calidad y persistencia, lo que contribuye a nivel del suelo a reducir la pérdida por erosión, mejorar estabilidad de agregados, facilitar el ingreso y conservación del agua y favorecer la actividad biológica al incorporar mayor peso de raíces por unidad de superficie comparada con maíz o soja. Con el objetivo de generar información local, eficientizar y diversificar los sistemas agropecuarios del sur de Córdoba, la Agencia de Extensión Rural INTA Río Cuarto realizó un ensayo en la zona de Elena a fin de ajustar dosis de nitrógeno en dos variedades de trigo analizando rendimiento y calidad.

Materiales y método

La evaluación de rendimiento y calidad se realizó mediante un ensayo de macro parcelas con 2 repeticiones aleatorizadas de 0.4 has de superficie cada una contando con 2 variedades de trigo y 4 dosis de nitrógeno crecientes (en base a urea), ubicado en el establecimiento La Morocha (zona de Peña Sud – Elena). Durante el ciclo del cultivo se registraron 364 mm de precipitaciones con 17 heladas y las temperaturas promediaron en 15,2 ºC la media, 9,6 ºC mínima y 22 ºC máxima. A la siembra, el suelo se encontraba con un contenido hídrico muy cercano a capacidad de campo en el primer horizonte, con humedad hasta los 70 cm de profundidad y un agua útil de 74 mm hasta el metro. En la Tabla 1 se puede observar los resultados de los análisis de suelos, el mismo, posee textura francaarenosa muy finas a francas – Haplustol Típico.

El cultivo antecesor fue soja, se realizó un barbecho químico con 6 gr/ha de metsulfuron +1 lt/ha roundup full + 90 gr/ha tordon. La siembra se realizó el día 24/05/2018 con una sembradora de granos finos. 10 días antes se realizó la incorporación de urea en cada parcela, con la misma maquinaria, con las siguientes dosis: 0-50-100-150 kg N/ha. Se utilizó una densidad de 120 kg/ha de semilla con un distanciamiento entre surco de 21 cm y una fertilización de 100 kg/ha de MAP. Las variedades utilizadas fueron: MS INTA 116 y ACA 360. Se cosechó el 04/12/2018, obteniendo datos de rendimiento y muestras para analizar calidad panadera en el Laboratorio de Calidad de semillas de la EEA INTA Marcos Juárez.

La tabla 2 visualiza diferencias significativas a favor de la variedad MS INTA 116 con dosis de 150 kg/ha de N con respecto al resto de los tratamientos, siendo el de mayor rinde. Los rendimientos con dosis de 50 y 100 kg/N no representan diferencias estadísticas y la de menor rendimiento son para MS INTA 116 con tratamiento de 0 y 50 Kg N/ha. ACA 360 no es estadísticamente diferente entre tratamientos.

La condición de grado 1 de calidad de la variedad ACA 360 se vio reflejado en niveles de proteína más elevadas. Se puede ver una tendencia a favor de que a mayor dosis de N/ha mejor variables de calidad en todos los parámetros.

Conclusión:

Si bien, se debería tener una recarga mayor de humedad en el perfil para definir la siembra de este cultivo, en esta zona es fundamental incorporar rotación con gramíneas invernales. Por lo que el manejo agronómico, a través de la incorporación de urea antes de la siembra y el ajuste de dosis de fertilización nitrogenada económicamente rentables, es necesaria para aumentar los rendimientos y calidad del cultivo de trigo.

 

Fuente: INTA por Alejandra Canale, Matías Iván Alberto Salustio

 

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas