Día del campo: la apuesta de confianza para el bienestar social, ambiental y económico de toda una nación

Un poco de historia

El 7 de Marzo se celebra el día del Campo. La historia del mismo comienza en los aborígenes que vivían en América del Sur y que eran auténticos conocedores de las tierras que habitaban, a los que se sumaron miles de inmigrantes europeos allá por los siglo XVIII y XIX.

En el siglo XX y por idénticos motivos: escapar de las guerras, del hambre y de la inestabilidad, siguieron fluyendo desde Europa los emigrantes que fueron acogidos en el seno de una sociedad para ellos desconocida, pero a la que se adaptaron rápidamente y que les permitió vivir con dignidad.

Muchos se afincaron en los campos y descollaron por su trabajo arduo y su abnegación, por su espíritu de superación y sus ganas de salir adelante y fueron sin dudas una parte muy importante de lo que hoy es América en general y Argentina en particular.

Desde ellos hasta los productores contemporáneos, todos y cada uno de los que habitan y trabajan los campos y han hecho de ello su forma de vida, festejan este día su elección y siguen empeñados en forjarse un futuro estable y próspero.

Campo y Medio Ambiente

Esta celebración que ya se ha adoptado a nivel internacional pone de manifiesto la enorme importancia que tiene el medio rural para que cada nación goce de bienestar social, económico y medioambiental.

El término campo tiene su origen en la palabra latina “campus” que engloba no solo el espacio físico que ocupan las tierras, sino también a las poblaciones rurales y a los ecosistemas hermanados a él que suelen denominarse agro-ecosistemas.  El medio rural ha sufrido modificaciones (algunas de ellas muy radicales) especialmente durante el siglo pasado, que si bien han contribuido al desarrollo económico y al bienestar humano, supusieron una degradación muy grave de los ecosistemas y los recursos asociados a la tierra. La realidad es que esta tendencia se ha modificado, en parte mediante leyes orientadas a limitar las expansiones en detrimento de lo natural, con la creación de parques protegidos y con muchas otras medidas.

Éstas han sido apoyadas por la gran mayoría de las personas que viven en y del campo y que conocen de primera mano los valores de la recuperación, el mantenimiento y la sustentabilidad de los recursos. La regulación y protección del ciclo hidrológico, el mantenimiento de la salubridad atmosférica, la conservación de los ecosistemas, la protección de los suelos o de la belleza escénica de infinidad de paisajes son algunos de los servicios eco sistémicos que nos brinda el medio rural.

El campo, un aporte desde la tierra al crecimiento económico y de bienestar del conjunto de una Nación para engrandecer las diferentes localidades e impulsar otras actividades desde lo que se denomina el agregado de valor manteniendo el arraigo de sus principales protagonistas.

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

 

 

Noticias relacionadas