Ataque a silobolsas: un municipio propone cobrar multas de hasta $200.000 a quienes atentes contra establecimientos rurales

Observando una situación que ha mostrado ejemplos en todo el país (recientemente en un campo de Lobería, Buenos Aires), el bloque de concejales massistas dentro del Frente de Todos propuso modificar una ordenanza vigente para imponer fuertes multas a quienes atenten contra establecimientos rurales rompiendo silobolsas.

La propuesta establece multas de entre 50 y 200 mil pesos como pena local, más allá de lo que disponga el Código Penal por los daños que pudieran ocasionar estos actos vandálicos.

El proyecto massista se presenta en el marco de una serie de atentados que se han registrado contra silobolsas en todo el país. Recientemente en un establecimento de Lobería se descubrieron tres silobolsas con trigo y cebada que fueron dañados, exponiendo el cereal al clima echando a perder la producción.

«Las infracciones que atenten contra el normal desempeño o explotación de un establecimiento rural a través de la destrucción, inutilización, desaparición o cualquier otro modo de daño, serán sancionados con multa de $50.000 a $200.000, sin perjuicio de lo dispuesto en el Código Penal”, señala el texto que se incorporaría al artículo 89 bis del Código Contravencional Ordenanza 0502/84

En sus considerandos los concejales massistas siguen el lineamiento de un proyecto de ley de su jefe político, Sergio Massa, para incorporar al Código Penal de la Nación la figura de «vandalismo rural».

«Es necesario proteger desde el origen el ciclo de producción hasta la exportación, en beneficio de los trabajadores de un sector esencial de la economía nacional y que hoy en día es de vital importancia para nuestro país, atendiendo al cumplimiento de las obligaciones que tiene en el exterior por su incidencia en la generación de divisas a las arcas nacionales”, señala el proyecto en uno de sus considerandos.

Agregan además que “de acuerdo al Código Penal se considera estrago a los daños generados a todo tipo de unidad de almacenamiento de cosechas, pero son de aplicación imposible como defensa de la propiedad, ya que se enmarcan dentro de los llamados delitos contra la seguridad pública, requiriendo para su configuración una lesividad superior y diferente a las del daño a la propiedad privada”.

Los ataques anónimos contra silobolsas se han producido al menos en un centenar de ocasiones en diferentes puntos del país, en medio de las tensas relaciones entre el gobierno y el sector agropecuario y dentro de un clima enrarecido por el escándalo de Vicentín.

Fuente: ambito.com

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas