Sin pena ni gloria, la soja de segunda avanzó a su fin de ciclo con nuevas complicaciones por lluvias

Semana con dos escenarios muy bien marcados y diferenciados: a) al principio del período se cumplieron los pronósticos de inestabilidad climática en toda la zona del SEA, con precipitaciones irregulares y características de mucha relevancia, dada la baja intensidad de las mismas, que permitieron una muy buena a excelente infiltración en los perfiles de suelos, asegurando la carga y recarga de los mismos, óptima para el inicio y el avance de la campaña de cosecha fina 2020.

Los registros pluviométricos fluctuaron entre 04 a 60 mm, beneficiando en distintos grados a los diferentes departamentos del área de estudio, en particular al sector norte, que registraba cierto nivel de déficit hídrico en los primeros cm del suelo, debido a los bajos montos de lluvias acaecidas sobre el final del verano y principio del otoño y; b) los últimos tres días de la semana fueron de muy buen tiempo, con condiciones climáticas de estabilidad, días soleados, escasa a nula nubosidad, marcas térmicas medias de 12 a 17 ºC. Dichas realidades incidieron directamente en las distintas actividades desarrolladas y en su ritmo. La cosecha se interrumpió y muy lentamente en pocos lotes, se fue reanudando. El proceso de siembra de trigo, ciclo largo, también se vio paralizado y posiblemente, en los próximos días, ante las óptimas condiciones ambientales retomaría su acción y adquiriría mayor avance e intensidad. La intención de siembra, según se estimó, tendría una disminución del orden del 6 al 8 % en relación a la superficie sembrada en la campaña 2019, que fue de 378.000 ha.

Las tareas efectuadas en la semana fueron:

  1. a) monitoreo de trampas para capturas de picudos, en predios destinados al cultivo de algodón,
  2. b) cosecha de algodón,
  3. c) destrucción de rastrojos de algodón,
  4. d) cosecha de sorgo granífero,
  5. e) cosecha de soja tardía,
  6. f) aplicación de herbicidas, barbecho químico, en lotes para futuras siembras. Para el período comprendido entre el miércoles 27 de mayo al martes 02 de junio de 2020, los pronósticos prevén desde su inicio, condiciones de estabilidad climática, con cielo despejado, escasa a nula nubosidad, días soleados, jornadas de buen tiempo y temperaturas medias normales para la época del año. Situación que cambiaría a inicios del lunes 01 con aumento de la nubosidad, desmejorando y altas probabilidades de precipitaciones de variadas intensidades, 3 hasta mediados del martes 02. A posteriori, cambiarían las condiciones, variando a una estabilidad climática, situación que se manifestaría, hasta el final del período, para todo el centro norte santafesino. Las temperaturas medias diarias fluctuarían, entre mínimas de 02 a 14 ºC y máximas de 11 a 25 ºC

Algodón

Zonas este-oeste: con las precipitaciones registradas, el proceso de cosecha de algodón se detuvo, frenando el ritmo constante alcanzado, quedando muy pocos lotes para su recolección en el sector este y una mayor cantidad en el oeste

Área este: con un progreso en el proceso de cosecha del orden del 99 %, un avance semanal de 01 punto, los rendimientos promedios obtenidos siguieron sin variaciones y continuaron manteniéndose superiores a 22 qq/ha, con mínimos de 15 qq/ha y máximos de 30 qq/ha. Considerados como buenos a muy buenos por el sector productivo. El porcentaje remanente de trilla se ubicó geográficamente en el norte del departamento San Javier, distritos Santa Teresa y Romang, en donde el algodón se sembró tardíamente.

Área oeste: con un progreso en el proceso de cosecha del orden del 80 %, un avance semanal de 02 puntos, los rendimientos obtenidos en promedio oscilaron, desde 21 a 23 qq/ha, con mínimos de 10 qq/ha y máximos de 32 qq/ha.

Se continuó aconsejando a los productores la necesidad del monitoreo de las trampas para picudos, en los lotes que comenzaron las etapas de defoliación y recolección, para la posible captura de los insectos, en caso de presencia, disminuyendo así, su población. Ante disposición de SENASA, se recordó que la fecha límite de destrucción de los rastrojos del cultivo, fue fijada el 31 de mayo para la zona este y el 15 de junio, para la zona oeste, aconsejándose a los productores la necesidad de destrucción de los rastrojos, una vez finalizada la cosecha. Se observó el siguiente estado fenológico: M “maduración” madurez fisiológica.

Soja tardía (de segunda)

El proceso de cosecha de la soja se vio interrumpido por las lluvias y detuvo el ritmo sostenido que había alcanzado, lográndose un avance del orden del 70 %, con un incremento semanal de 05 puntos y un adelanto de 20 puntos, en comparación al mismo período, de la campaña 2018/2019. Los departamentos del sur y centro evidenciaron mayor avance, quedando pocos lotes para su recolección y en los del norte santafesino, en los que menos se adelantó.

La situación fue la siguiente:

zona norte: departamentos Nueve de Julio, General Obligado, Vera, norte de San Javier: los rendimientos máximos superaron los 28 qq/ha, los mínimos fueron de 2 – 5 a 10 qq/ha. Los lotes malos a muy malos, no serían cosechado

zona centro: departamentos San Cristóbal, San Justo, Castellanos, sur de San Javier, Las Colonias y La Capital: los rendimientos máximos superaron los 38 qq/ha, los mínimos fueron de 8 – 11 a 15 qq/ha. Los lotes de malos a muy malos, no serían cosechados.

zona sur: departamentos San Martín y San Jerónimo: los rendimientos promedios máximos superaron los 45 qq/ha y los mínimos fueron de 20 – 25 a 28 qq/ha.

Se mantuvo lo siguiente, para el caso de las zona norte y centro, con los bajos rindes mencionados: 2 – 5 – 8 – 10 y hasta 15 qq/ha, la recolección se realizó 5 con equipos propios, de lo contrario, la misma no se efectuó, debido a los elevados costos. Se observó el siguiente estado fenológico: R “estados reproductivos”, en R8 (madurez plena).

Maíz tardío (de segunda)

Los cultivares de maíz tardío (de segunda), continuaron su desarrollo a estados reproductivos sin mayores inconvenientes, entrando en la recta final de su ciclo y dependiendo fundamentalmente de la humedad relativa ambiente, que regularía la humedad de grano y así, las posibilidades del comienzo de la cosecha, en los próximos días.

Se consolidaron las diferencias entre los maíces sembrados temprano, que presentaron buenos estados con los tardíos, que continuaron siendo muy irregulares. Según zonas, características de los suelos, regímenes de precipitaciones, tipos de manejos, se estimó que los rendimientos fluctuarían entre 50 a 58 qq/ha, en los lotes buenos a muy buenos y de 25 a 45 qq/ha, en los regulares a malos. Se observaron los siguientes estados fenológicos: en R “estados reproductivos”, R4 (grano pastoso), R5 (grano dentado) y lotes más avanzados, en R6 (madurez fisiológica).

Sorgo granífero

Al igual que los otros cultivos se detuvo el ritmo del proceso de cosecha del sorgo granífero, ante las condiciones climáticas desfavorables y las precipitaciones registradas. Con el mejoramiento de las mismas, lentamente se reanudó la recolección, de acuerdo a las características de los pisos de los distintos predios y la humedad del grano.

Lográndose un avance del orden del 72 %, un aumento semanal de 02 puntos, con distintos grados, según los diferentes departamentos y un adelanto de 12 puntos en comparación al mismo período, de la campaña 2018/2019. Los rendimientos promedios continuaron con mínimos que oscilaron entre 20 y 25 qq/ha y máximos de 50 y 55 qq/ha, con lotes puntuales muy buenos de 60 qq/ha, que con el transcurso de la campaña se consolidaron.

La sanidad detectada fue muy buena y sin riesgos, hasta el momento. Se observaron los siguientes estados fenológicos: un bajo porcentaje en estado 7 (grano lechoso), otros en estado 8 (grano pastoso) y en estado 9 (madurez fisiológica).

Fuente: Bolsa Comercio de Santa Fe

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas