Microstar PZ

Nueva genética de algodón, de Chaco al país

Sol Mix Zinc Maíz 2018
6 meses atras

Guazuncho 4 INTA BGRR, Porá 3 INTA BGRR y Guaraní INTA BGRR, son las tres nuevas variedades de algodón. En su desarrollo trabajaron en forma conjunta la Estación Experimental Agropecuaria Sáenz Peña y el Instituto de Genética de Castelar del INTA, utilizando técnicas modernas de mejoramiento como la inducción de mutaciones.

El desarrollo de variedades mejoradas de algodón es uno de los objetivos fundamentales priorizados en todos los países algodoneros. En Argentina, el comportamiento agronómico de las variedades ha mejorado significativamente a lo largo de los años. Como resultante se destaca el aumento de la longitud y resistencia de la fibra, adaptación a diversas condiciones, elevada plasticidad fenotípica y resistencia a las principales enfermedades de incidencia económica como bacteriosis y enfermedad azul. El INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), a través de su Estación Experimental Agropecuaria (EEA) base ubicada en Pcia. R. Sáenz Peña y las EEA de Santiago del Estero, Las Breñas, El Colorado, Colonia Benítez, Reconquista y Quimili, han sido participes de estos eventos que iniciaron con la inscripción de la primera variedad a partir de cruzamientos en el país llamada SP Toba.

En la actualidad existen nuevos problemas y también desafíos en la producción algodonera. En este contexto, el INTA recientemente ha desarrollado productos varietales innovadores para el sector. El primero está representado por tres líneas experimentales resistente a orugas lepidópteras y a glifosato. Estas se caracterizan por presentar mayor porcentaje de fibra en relación a las variedades más sembradas en la actualidad. La diferencia a favor de las nuevas líneas es de 3 a 4 puntos lo que, en combinación con una mejora en el peso de capullos, explica el aumento significativo en los rendimientos de estas líneas. También se destaca que las selectas presentan un comportamiento similar a Guazuncho 2000 RR, diferenciándose en la resistencia del capullo frente a periodos prolongados de exposición. Otro factor que explica el incremento de los rendimientos es la mejora en retención de estructuras en el tercio inferior que, en combinación con el gen para resistencia a lepidópteros, mejora la eficiencia del cultivo.

Con respecto a la calidad de fibra, las selectas fueron seleccionadas a partir de una colección de 120 líneas, considerando todas las variables tecnológicas. La calidad se caracteriza por fibra de 29-30 mm de longitud con una resistencia de 32 gr/tex e índice de micronaire que varía entre 3,8 y 4,5. Estas variables representan una prioridad para la selección de las líneas. Aquellas que no reúnen dichos valores no continúan el proceso de selección y crianza. Además, estos materiales presentan resistencia a bacteriosis y enfermedad azul típica condición necesaria para su inscripción. Es importante destacar que estas líneas son las primeras en la que se utilizó la tecnología de clon-infectivo para seleccionar resistencia a enfermedad azul (típica). A fines de la campaña 2017/2018 se presentarán los legajos de inscripción en INASE y paralelamente se está incrementado el volumen de semilla de los núcleos de crianza para que en el corto plazo estos materiales estén disponibles para el sector. Estas variedades, una vez completado el proceso de inscripción, se llamarán: Guazuncho 4 INTA BGRR, Porá 3 INTA BGRR y Guaraní INTA BGRR.

Otro de los avances genéticos que se lanzarán por INTA para el sector en las próximas campañas es la tecnología de tolerancia a herbicidas de la familia de las imidazolinonas. En Argentina, dicha tolerancia está presente en trigo, girasol, maíz y, recientemente, en sorgo. Es importante destacar que el desarrollo fue realizado en forma conjunta entre la EEA Sáenz Peña y el Instituto de Genética de Castelar utilizando técnicas modernas de mejoramiento como la inducción de mutaciones. El evento de tolerancia a imidazolinonas permitirá utilizar estos herbicidas, tanto en el barbecho como en instancias próximas a la siembra. Se estima que esta tecnología complementará a las que existen, generando una reducción en los costos de aproximadamente 15% y una reducción en el uso de glifosato de 40%. Para la campaña 2017/2018 también se presentará el legajo de inscripción, siendo el primer material comercial en país con estas características. Esta tecnología será combinada con tolerancia a lepidópteros y otros herbicidas.

Suscribite al News

Estos avances en genética permitirán que el productor disponga de nuevas variedades para planificar su actividad, logrando superar diversos problemas y diversificando su elección en genética de algodón. A partir de la inscripción de estas variedades se incorporarán periódicamente nuevos materiales con ventajas agronómicas como resistencia a nuevos herbicidas, tolerancia a enfermedades foliares, a enfermedad azul atípica, con el desarrollo de un nuevo clon infectivo específico para esta variante de la virosis, patologías vasculares y diferentes ciclos.

Las tres variedades mencionadas serán licenciadas para su comercialización a la firma Gensus SA, lo cual es un antecedente de interacción público-privada que permitirá fortalecer el sector. En las siguientes campañas todas las tecnologías que se vayan generando también se acordarán de la misma manera.

En la jornada “Nueva genética algodonera, de Chaco al país” el 8 mayo 2018, en el INTA Sáenz Peña, también se firmarán cartas de intenciones con MARFRA S.A. y Don Panos para licenciamiento de genética.

 

Fuente: INTA

 

Tags del Articulo:
·
Categoria del Articulo:
Agricultura · Tecnología