En Entre Ríos el balance hídrico refleja que el retroceso es muy significativo

Desde inicios de la última década de enero, las lluvias han resultado esquivas para la provincia de ER. Las precipitaciones que se están representando en el mapa corresponden al miércoles 29 de enero y desde entonces no ha llovido en territorio entrerriano.

Como se observa en el mapa, las lluvias del miércoles de la semana pasada, tendieron a concentrarse del centro para el sudeste, siendo en general raleadas y modestas en el resto de los departamentos. La zona de influencia de Rosario del Tala, presentó un máximo cercano a los cincuenta milímetros.

Como detalla el último informe elaborado por el SIBER de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, debido al tipo de dinámica que provocó estas precipitaciones, no se descarta que se hayan observado algunos otros máximos puntuales. En este sentido hay que decir, que la red de estaciones dela BCER (automáticas, colaboradores, hidráulica, policía), es lo suficientemente densa como para detectar la mayor parte de estos eventos puntuales, con lo cual entendemos que la última lluvia observada en territorio entrerriano, queda bien representada.

Dicho esto, el retroceso pluvial más notorio, se observa sobre los departamentos del norte, un sector que había sido receptor de un gran volumen de agua previamente. El norte de Paraná, La Paz, parte de Victoria y Gualeguay, también son condicionados por esta merma en la oferta de agua.

Esto ya se ha visto en otras ocasiones durante el verano y más que nada en esta época, Las primeras dos décadas de enero fueron más húmedas de lo esperado, por lo cual estos pulsos secos quedaron disimulados, aunque los mismos no son ajenos al comportamiento pluvial de enero.

Cuando la zona de alta presión ingresa sobre el continente y aun cuando la circulación de aire sea favorable en superficie como para cargar de humedad la atmósfera, la estructura del anticiclón en niveles medios es muy estable e inhibe el desarrollo de sistemas precipitantes.

ESTADO DE LAS RESERVAS AL 05 DE FEBRERO DEL 2020

El balance hídrico refleja el comportamiento pluvial de las últimas dos semanas. El retroceso en el norte es muy significativo. Se ha pasado de las reservas excesivas a la escasez en muy poco tiempo. Para esto no sólo ha colaborado la falta de precipitación, sino también es el efecto de altos niveles de insolación y elevadas temperaturas.

El ambiente en general ha sido hostil o poco confortable en los momentos en los que la circulación generaba aumentos importantes de la humedad relativa. Nuevamente, la humedad ha venido persistiendo en las capas bajas de la atmósfera, pero si por alguna razón, esta humedad no logra subir a los niveles superiores de la atmósfera, muy difícilmente se logren nubes desarrolladas, es decir nubes de tormenta. La influencia del anticiclón en este sentido es muy evidente.

Para dar más peso a este argumento, basta con repasar los registros pluviales que se han reportado desde CB, oeste de SF y norte de LP. En gran parte de esta zona, las lluvias acumuladas en estos primeros días de febrero, se mueven entre 70 y 120 milímetros, registros que caen rápidamente sobre el centro este y sudeste santafesino y obviamente sobre territorio entrerriano. El corte de las lluvias queda claramente definido por la influencia estructural antes mencionada del sistema de alta presión.

Se prevé que desde mañana y hasta el domingo, la situación se modifique parcialmente sobre zonas del oeste y el sur entrerriano. Esto no quiere decir que las lluvias se perfilen con demasiado volumen, pero al menos si como para mitigar el actual retroceso de las reservas. Es posible que el cambio más significativo, llegue con el debilitamiento de la influencia del sistema de alta presión. Sin embargo, esto no se daría en esta primera quincena de febrero.

 

Fuente: Bolsa Cereales de Entre Ríos

 

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas