El flujo de ventas de trigo 2019/20 alcanza un récord histórico, pese a la caída de los precios

A poco más de un mes del inicio de la siembra de trigo en Argentina, el volumen ya comercializado de la nueva campaña asciende a 600.000 toneladas, un volumen récord en los registros. El pico estacional en diciembre de entrada de trigo al Gran Rosario fue un 60% mayor a los ingresos en igual mes de 2018. A pesar de que los valores a cosecha se encuentren sustancialmente por debajo de la campaña anterior, las condiciones climáticas impulsarían la siembra del cereal el próximo invierno.

A poco tiempo de comenzar la siembra del principal cultivo de invierno en Argentina, los precios del trigo 2019/20 a cosecha, tomando como referencia el futuro MATba-ROFEX Trigo Rosario Diciembre 2019, está un 13% por debajo del precio a cosecha en la campaña 2018/19.
El ciclo comercial actual tuvo la particularidad de haber mostrado un álgido ritmo de comercialización en su apertura, negociándose en los primeros cuatro meses el 71% de la producción nacional estimada, o el 67% de la oferta total. Las 13,2 millones de toneladas de trigo negociado a la fecha en Argentina, superan en 1,2 Mt al volumen comercializado en la campaña 2017/18 y están 3,5 Mt por encima del promedio de los últimos 5 ciclos.
La proporción de grano comprometido en esta campaña en algo más de 4 meses duplica lo que se negoció en casi 9 meses como promedio de las últimas tres campañas. La gran dinámica comercial fue impulsada por las compras del sector exportador, que, en vista de un abultado programa de embarques, lleva adquirido 10,7 Mt a la fecha, un volumen récord a esta altura de la campaña en al menos 28 años. Al menos, desde lo registrado en la campaña 1999/00. La molinería, por su parte, ha adquirido 2,4 Mt en este ciclo, en línea con el promedio histórico.
En cuanto a la actividad comercial, con gran parte de la cosecha ya comercializada y un pico de despachos en el verano, la merma del flujo de grano al Gran Rosario se acentuó mes a mes. Según surge del movimiento de camiones, en el mes de diciembre se registró el máximo estacional de descarga de trigo en las terminales de la zona, con 2,3 millones de toneladas. Ello es, un 60% por encima de diciembre 2017 y un 30% mayor a diciembre de 2016.
A partir de allí, sin embargo, las entregas mes a mes han ido cayendo, erosionando los aumentos respecto del año anterior. De este modo, en marzo los ingresos resultaron 70% inferiores a los de marzo 2018 en tanto que en los primeros 10 días de abril entró un 33% menos.
Como consecuencia de la menor presión de la demanda exportadora, el precio del trigo sufrió un revés que lo llevó a ceder gran parte de su valor entre mediados de enero y los primeros días de abril. A partir de entonces, sin embargo, parece haber encontrado un piso para comenzar a recuperar posiciones. Esta semana en particular en el mercado físico de granos de la Bolsa de Comercio de Rosario, el nivel de actividad fue modesto pero los precios cerraron por encima de la semana pasada, y se sumaron interesados tanto en el segmento disponible y con entrega en el mes de mayo, como para la compra por trigo de la nueva campaña 2019/20 para entrega en Nov/Dic. El Precio Pizarra para el cereal publicado por la Cámara Arbitral de Cereales para el jueves 11 de abril fue de $ 7.740/t, $ 140/t por encima del precio de referencia del jueves anterior. Comparando precios pizarra en dólares jueves contra jueves, el cereal mejoró su valor en US$ 6/t, alcanzando US$ 181,9/t el jueves 11.
En cuanto al mercado de futuros, como es posible observar en el gráfico, el valor de las posiciones más cercanas en MATba-ROFEX en 2019 está sustancialmente por debajo de los valores del año pasado aunque evidenciaron una suba notablemente en la semana en curso. En la campaña 2018/19 los picos de precios llamativamente se dieron en plena época de cosecha, hacia mitad de diciembre y en los últimos días de enero y primeros días de febrero, cuando la exportación se dispuso a comprar grandes volúmenes de trigo en vista de atender los abultados compromisos de embarque de estos meses. Pasado el auge de adquisiciones, los precios de las posiciones mayo/julio y el valor disponible bajaron hasta las cifras actuales.
Al jueves 11 de abril, el precio del contrato julio 2019 se ubicó US$ 28,8/t por debajo del precio de la misma posición la campaña anterior. El precio a cosecha, por su parte, que constituye un dato estratégico para la planificación de los productores argentinos, se ubica este año US$ 24/t por debajo del precio a igual fecha el año pasado. Un ejercicio que pone en evidencia la marcada depresión actual de precios es la comparación entre el valor de las posiciones más cercanas en MATba-ROFEX en 2019 con el precio del futuro a cosecha en 2018. Actualmente, el precio de los futuros MATba-ROFEX más cercanos están US$ 4,8/t por debajo de los valores a cosecha del ciclo pasado (Trigo Rosario diciembre 2019).
No obstante el escenario de precios vigente, el ritmo de forwards para el trigo 2019/20 al 3 de abril de 2019, alcanzaban 597.000 toneladas. En base a datos históricos de la Secretaría de Agroindustria, lo normal es que la comercialización de la nueva cosecha no comience sino hasta los últimos días de mayo o primeros días de junio, de la mano del inicio de las labores de siembra en el campo, aunque desde la campaña pasada puede observarse un adelanto temporal en las compras de trigo nuevo. Los negocios forwards registrados a la fecha son 53% superiores a las compras de mercadería nueva en la campaña 2017/18.
Además del análisis de precios, el productor fundamentará su decisión de siembra en las condiciones ambientales y los beneficios agronómicos. La opción del cultivo de trigo constituye una herramienta clave para la cobertura de los suelos durante los meses invernales. Además, el cereal también sirve para controlar malezas y optimizar el nivel de las napas cuando los suelos registran condiciones de humedad, preparando el terreno para el cultivo de soja y maíz. En línea con estas apreciaciones, si bien las siembras comienzan hacia fines de mayo, puede verse en los mapas de GEA que siguen que, como tendencia, la situación al día de hoy favorece más la inclusión del cereal a los planteos productivos que la vigente a abril del año pasado.
Efectivamente, hacia el 10 de abril 2018 recién habían comenzado las primeras lluvias que darían fin a la peor sequía en 50 años y gran parte de las regiones más productivas del país se encontraban aún con notorios déficits hídricos. Hoy gran parte de la provincia de Córdoba y hacia el NOA, así como también el sudeste de Buenos Aires, registran condiciones entre normales y húmedas favoreciendo las siembras de invierno.
Estimaciones mensuales de oferta y demanda del USDA
El martes 9 de abril el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos publicó sus Estimaciones de Oferta y Demanda. Los datos de este informe, como suele suceder, mantuvieron al mercado expectante durante las sesiones de operación previas a su publicación.
En lo que respecta al trigo, la oferta mundial del cereal se incrementó en 2,1 Mt en este último informe a partir de un aumento de los stocks iniciales, que se explican por una revisión al alza de los datos de Irán. Del lado de la demanda, el balance mundial muestra una reducción tanto de las exportaciones como del consumo doméstico, que se explica principalmente por una sustitución en favor del maíz en el uso como alimento forrajero, sobre todo en la Unión Europea. En consecuencia, ante el aumento de la oferta y la caída de la demanda, las existencias finales de trigo 2018/19 se revisaron al alza en 5,1 Mt, alcanzando 275,6 Mt.
Las estimaciones del Departamento de Agricultura para Argentina en la campaña 2018/19, no muestra variaciones en cuanto a stocks iniciales y nivel de producción, aunque sí recortó la previsión de exportaciones en línea con la caída del comercio internacional global al mismo tiempo que incrementó sus estimaciones de consumo doméstico. Como consecuencia, las existencias finales para nuestro país se ubican en 1,05 Mt, 450.000 toneladas por debajo de las estimaciones del USDA en marzo.
Para Estados Unidos, el balance de trigo 2018/19 no refleja cambios en la oferta pero sí experimenta caídas en exportaciones y consumo doméstico. De este modo, los stocks finales estadounidenses se ubican en 29,6 Mt, por encima de las estimaciones de marzo (28,7) y superando también las expectativas del mercado, que rondaban 29,2 Mt.
Fuente: Desiré Sigaudo-Emilse Terré  BCR

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas