Recría y terminación de novillos

La falta de precipitaciones registradas en invierno-primavera, y las perspectivas de que las condiciones se prolonguen en el verano, plantean un escenario complejo para la producción ganadera en por lo menos tres frentes:

  • el crecimiento natural de las pasturas
  • el suministro de agua
  • la estratégia de comercialización

Ante esta situación, algunas recomendaciones son:

  • Apuntar a la siembra de sorgos doble propósito de ciclo intermedio a largo ya sea para silo o cosecha de grano como fuente de concentrado. En el planteo forrajero, privilegiar la siembra de cultivos de verano con destino a reserva, teniendo en cuenta que estos sistemas generalmente se desarrollan en ambientes de suelos clase 4 o 5, con restricciones.
  • Ajustar la carga del rodeo de invernada. De acuerdo a la oferta de pasto y reservas disponibles, más las que se puedan realizar, desde la perspectiva de un escenario pesimista.
  • Encerrar a corral con dietas sencillas de alta energía a los novillos grandes (320 a 450 kg) para su rápida terminación y venta. A esta categoría no conviene asignarle pastura, puesto que el consumo (aproximadamente 10 kilos de materia seca/día) de un recurso valioso en época de sequía, puede destinarse a mantener dos animales de 230 kg promedio.
  • Analizar la posibilidad de generar algún acuerdo con empresas de feedlot, que pueda recibir novillos grandes para su terminación, en caso de que la infraestructura y la maquinaria del campo no sea la adecuada
  • Ajustar dietas de mantenimiento para la categoría de menor demanda (terneros y novillitos). Por ejemplo, suministrarle en forma diaria una parcela de pastura con alta carga, para su máximo aprovechamiento, apoyado con algún complemento energético/proteico disponible (ej. semilla de algodón)
  • Consultar al estudio contable de su empresa antes de planificar una venta forzada de una cantidad considerable de hacienda.
  • Prestar especial atención al suministro de agua. En las regiones ganaderas, cuando las napas empiezan a bajar, hay perforaciones cuyo aporte de agua merma en cantidad y calidad, por lo que se aconseja siempre chequear las aguadas del campo en forma permanente.

Aunque cada campo es una situación particular, como estratregia general para afrontar los períodos secos, es aconsejable manejar y ajustar las cargas de acuerdo a la oferta de recursos alimenticios del establecimiento, ya que la actividad invernada lo permite. No conviene sostener una carga normal comprando alimentos porque actualmente la relación carne-granos no es favorable.

 

Fuente: INTA

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Total Views: 84 ,

Noticias relacionadas