Panorama agrícola semanal

Tras la esperada vuelta de la demanda de China al mercado estadounidense de soja, el balance semanal para los precios de la oleaginosa resultó negativo, con quitas del 1,7% en Chicago, por la decepción de los operadores con el volumen comercializado. El maíz cerró casi sin cambios, mientras que el trigo concluyó el segmento con alzas del 1,2% en la Bolsa de Kansas. En el mercado doméstico se destacó la suba de las cotizaciones del trigo. También fue positivo el saldo para el maíz, mientras que los valores vigentes para la soja siguen lejos del interés de los vendedores.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

  Viernes 14 Viernes 7 Diferencia en %
Petróleo 51,20 52,61 -2,68
Dólar/Euro 1,1307 1,1413 -0,93
Real/Dólar 3,9046 3,8902 +0,37
Peso/Dólar* 37,97 37,20 +2,07

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

SOJA

Con valores muy lejanos a las expectativas de los vendedores transcurrió la semana de la soja en el mercado doméstico, donde los volúmenes comercializados resultaron magros. La oferta para la soja con entrega inmediata se mantuvo en 9000 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario, en tanto que se elevó de 8900 a 9000 pesos para Bahía Blanca. Para Necochea se mantuvo la ausencia de propuestas.

Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por la Secretaría de Agroindustria de la Nación en $ 8629, mientras que para el lunes fue fijado en $ 8619.Con datos al 13 del actual, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera exportadora en 8615 pesos por tonelada, mientras que para la exportación de poroto la capacidad de pago fue calculada en 9185 pesos por tonelada.

El saldo fue negativo para el valor de la soja de la próxima cosecha, dado que los interesados redujeron sus ofertas de 238 a 235 dólares por tonelada con descarga en mayo sobre el Gran Rosario. También fue bajista el balance en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), con una transición de 250,50 a 244,70 dólares para la posición enero y de 242 a 241,70 dólares por tonelada para el contrato mayo.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 12 de diciembre y el 2 de enero deben salir desde las terminales del Gran Rosario 326.500 toneladas de poroto de soja; 1.153.660 toneladas de harina y 266.300 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 249.580 toneladas de poroto y 20.500 toneladas de harina; desde Necochea, 30.161 toneladas de poroto, y desde otros puertos, 7500 toneladas de harina.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el avance de la siembra de soja sobre el 68,8% de los 17,9 millones de hectáreas previstos, con un progreso semanal de 14,8 puntos. “Desde nuestro último informe se estima que más de 2,6 millones de hectáreas fueron implantadas, un nuevo récord para la campaña en curso. En gran parte del centro del área agrícola nacional, la siembra de primera se encuentra próxima a finalizar y la incorporación de lotes de segunda va cobrando fluidezen las regiones que cuentan con adecuada humedad en los primeros centímetros del suelo”, indicó la entidad.

El martes, en su informe mensual, el USDA estimó la producción de soja en 55,50 millonesde toneladas, sin cambios. En cuanto a las importaciones, el organismo las mantuvo en 4,20 millones, pero redujo de 8 a 5 millones las exportaciones de poroto.

 

El balance de la semana fue negativo para los precios de la soja en la Bolsa de Chicago, dado que los contratos enero y marzo perdieron un 1,77 y un 1,64%, al pasar de 336,85 a 330,88 y de 341,35 a 335,75 dólares por tonelada. La razón central de las bajas fue la decepción de los operadores con el volumen de compras de soja estadounidense hechas por las empresas estatales chinas el miércoles, en medio de la tregua en la guerra comercial.

Así, aunque parezca difícil de comprender, se configuró un “contrasentido lógico”, con un mercado que reaccionó en baja frente al hecho concreto del retorno largamente esperado de China a comprar soja estadounidense. La especulación en todos estos meses fue tan grande; el triunfalismo estadounidense, tan naturalizado, y el contexto de sobreoferta doméstica de soja fronteras adentro de los Estados Unidos es tan real, que se comprende el desencanto de los operadores y de los fondos de inversión, que entre el jueves y el viernes liquidaron cerca de 15.000 contratos de soja en la Bolsa de Chicago.

La noticia de las compras chinas llegó el miércoles. Para los operadores los negocios con Sinograin y con Cofco sumaron entre 1,50 y 1,90 millones de toneladas. Sin embargo, entre el jueves y el viernes el USDA confirmó operaciones por 1,43 millones. Además, en el mercado la expectativa era que las compras del miércoles serían las primeras de la semana y que tanto el jueves como el viernes habría más negocios. Pero eso no ocurrió.

Y a la decepción por lo acotado de las compras, los operadores sumaron el hecho de que, implícitamente, China le está diciendo a los Estados Unidos que el arancel del 25% seguirá vigente mientras dure la tregua, es decir hasta marzo, y que en el mientras tanto, las importaciones las hará el Estado y no el sector privado, al que se le hará imposible convivir con el arancel y con la estrechez actual de los márgenes de la molienda en China.

Esta situación, de confirmarse en las próximas semanas, podría implicar un techo bajo para el intercambio y, sobre todo, para las necesidades que tiene el mercado estadounidense de descongestionar sus existencias, que se encaminan hacia un volumen nunca visto. Si EE.UU. no logra colocar entre 12 y 15 millones de toneladas de soja 2018/2019 en China cualquier expectativa de precios notoriamente superiores a los actuales será infundada.

Las compras chinas dejaron en un absoluto segundo plano el informe mensual del USDA que, además, no aportó cambios para las cifras estadounidenses. En efecto la cosecha fue sostenida en 125,18 millones de toneladas; la molienda, en 56,61 millones; el uso total, en 60,08 millones, y las exportaciones, en 51,71 millones. De igual modo, las existencias finales quedaron inalterables, en el récord de 26 millones de toneladas, por encima de los 25,72 millones esperados por el mercado y un 118,12% arriba de los 11,92 millones dejados como remanente por el ciclo 2017/2018.

Un dato adverso para los precios fue el incremento de la previsión de la cosecha de soja de Brasil hecho por el USDA, de 120,50 a 122 millones de toneladas, y el ajuste del saldo exportable, de 77 a 81 millones.

El volumen de las importaciones totales de China fue sostenido por el USDA en 90 millones de toneladas.

Por último, levemente negativo resultó el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el jueves el USDA relevó ventas de poroto de soja por 792.300 toneladas, por debajo de las 890.900 toneladas del reporte anterior y cerca del mínimo previsto por los operadores, dentro de un rango posible de 700.000 a 1.000.000 de toneladas. Vale aclarar que recién en el próximo informe semanal entrarán las compras chinas, por lo que el volumen total (a todos los destinos) que reporte el organismo el jueves rondaría los 2 millones de toneladas.

MAIZ

Fue positivo el balance de la semana para los precios del maíz argentino, con una transición de las ofertas de los exportadores de 5300 a 5500 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario y con propuestas estables en 150 y en 138 dólares por tonelada para Bahía Blanca y para Necochea que, por acción de la devaluación del peso, implican equivalencias en pesos mayores a las vigentes en el cierre del segmento anterior.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agroindustria en $ 5234, mientras que para el lunes fue fijado en 5314 pesos. Las ofertas de los consumos relevadas por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) se ubicaron entre 4900 y 5850 pesos por tonelada, según condición, calidad, procedencia y forma de pago.

El valor del maíz de la nueva cosecha para las entregas desde febrero sobre el Gran Rosario se mantuvo en 140 dólares por tonelada. En el Matba el balance fue positivo para los precios del cereal. Las posiciones diciembre y abril crecieron de 145,90 a 151,50 y de 144,30 a 146 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 12 de diciembre y el 2 de enero deben salir desde el Gran Rosario 535.500 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 132.000 toneladas, y desde Necochea, 144.688 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la siembra de maíz para grano comercial sobre el 46,7% del área prevista en 5,8 millones de hectáreas, con un progreso semanal de 5,4 puntos. “Durante los últimos siete días, la siembra avanzó a buen ritmo en toda el área agrícola nacional. Las labores se concentraron en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y de Entre Ríos, con la incorporación de lotes tardíos y de segunda ocupación sobre rastrojos de cultivos de fina”, dijo la entidad.

El martes el USDA estimó la producción de maíz argentino en 42,50 millones de toneladas, sin cambios. Tampoco modificó su estimación sobre las ventas externas, que quedaron en 28 millones.

 

Casi sin variantes cerró la semana comercial para el maíz en la Bolsa de Chicago. En efecto, las posiciones marzo y mayo del cereal resignaron un 0,19 y un 0,13%, al pasar de 151,76 a 151,47 y de 154,62 a 154,42 dólares por tonelada. El incremento de las existencias domésticas proyectado por el USDA el martes y un volumen de ventas semanales inferior al esperado conspiraron contra las cotizaciones del cereal. La esperanza de los operadores con que el retorno de China al mercado estadounidense para comprar soja estadounidense se extienda al complejo maicero limitó las pérdidas.

En cuanto al informe mensual del USDA, en su valoración sobre la campaña estadounidense mantuvo su estimación sobre la cosecha en 371,52 millones de toneladas. Lo mismo hizo con el uso forrajero, en 139,71 millones, pero redujo de 320,82 a 319,55 millones el uso total, producto de la reducción del uso de maíz en la industria del etanol, de 143,52 a 142,24 millones. Las exportaciones fueron sostenidas en 62,23 millones. Así, las existencias finales fueron elevadas de 44,10 a 45,25 millones de toneladas, con lo que quedaron por encima de los 44,15 millones previstos por los operadores.

Fue negativo para el mercado de maíz el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. En efecto, el USDA relevó el jueves ventas por 903.200 toneladas del cereal, por debajo de las 1.177.500 toneladas del trabajo anterior y del rango previsto por los operadores, de 1.000.000 a 1.500.000 toneladas.

TRIGO

Muy positivo resultó el balance de la semana para los precios del trigo argentino, en plena cosecha y con exportadores que ya adquirieron más de la mitad de lo que podrán colocar en el mercado externo en todo el ciclo comercial. La transición de la oferta por el grano con entrega inmediata para la zona del Gran Rosario creció de 190 a 200 dólares por tonelada. Así, la semana terminó con un precio equivalente a 7594 pesos por tonelada.

Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por Agroindustria en $ 7063, mientras que para el lunes fue fijado en 7158 pesos. El rango de ofertas de los molinos relevado a diario por la BCBA pasó de 6800/8400 a 6900/8500 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

La tónica positiva se extendió al trigo para las entregas diferidas. En efecto, las propuestas por el cereal para las descargas en enero sobre Bahía Blanca crecieron de 190 a 205 dólares por tonelada y para Necochea, de 190 a 200 dólares. Para la zona del Gran Rosario, la transición fue de 192 a 200 dólares por tonelada para enero; de 195 a 202 dólares para febrero, y de 198 a 205 dólares para marzo.

En el Matba, la posición enero del trigo (Rosario) creció un 6,84%, al pasar de 197,50 a 211 dólares por tonelada. El súbito aumento de las posiciones más cercanas debilitó el pase con el contrato julio, que tras subir de 215 a 223 dólares por tonelada, cerró el segmento con un alza del 3,72 por ciento.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 12 diciembre y el 2 de enero deben salir desde el Gran Rosario 1.152.050 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 72.000 toneladas; desde Necochea, 13.760 toneladas, y desde otros puertos, 33.000 toneladas. No se prevén despachos desde Necochea.

Según el informe semanal sobre compras y embarques de Agroindustria, con datos al 5 del actual, la exportación ya compró 7.815.000 toneladas de trigo 2018/2019, un 33,42% más que un año atrás, cuando los negocios sumaban 5.857.400 toneladas. Las Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior suman 5.941.300 toneladas y están un 105,73% por encima del volumen registrado a igual momento de 2017, con 2.887.900 toneladas.

Acerca de la cosecha de trigo, el jueves la BCBA redujo su proyección sobre el volumen final de 19,20 a 19 millones de toneladas y relevó su avance sobre el 57,4% del área apta, con un progreso semanal de 12,4 puntos. Hasta el momento, el rinde promedio nacional es de 27,1 quintales por hectárea y el volumen parcial recolectado supera los 9,5 millones de toneladas. “La cosecha sigue avanzando sobre el centro y el sur del área agrícola con rendimientos muy heterogéneos y con pérdidas en el potencial de producción. Las últimas heladas registradas sobre gran parte de Buenos Aires y las fuertes tormentas con caída de granizo acumuladas en el norte de La Pampa y en el sur de Córdoba provocarían una merma en la productividad de los lotes más afectados que se encontraban entre el final del llenado de grano y comienzos de madurez fisiológica”, detalló la entidad. Añadió que a medida que progresa la recolección en el Núcleo Norte, región que concentró el 14% de la superficie implantada, “los rendimientos se ubican por debajo de las expectativas relevadas al inicio de la campaña”.

El martes, el USDA mantuvo sin cambios sus previsiones para la cosecha y para las exportaciones argentinas de trigo, en 19,50 y en 14,20 millones de toneladas, respectivamente.

 

El cierre de la semana para el trigo de los Estados Unidos mostró precios en alza en la Bolsa de Kansas, donde los contratos marzo y mayo sumaron un 1,22 y un 1,24%, al pasar de 188,13 a 190,43 y de 192,08 a 194,47 dólares por tonelada. Así, acortaron la brecha con los valores de Chicago, donde casi no hubo cambios, con un tránsito de los ajustes de las mismas posiciones de 195,20 a 194,74 y de 196,95 a 197,13 dólares por tonelada.

Las noticias de la semana resultaron oscilantes para el humor de los operadores. Por caso, el informe mensual del USDA no resultó constructivo. En su valoración de la campaña estadounidense mantuvo el volumen de la cosecha en 51,29 millones de toneladas; las importaciones en 3,81 millones; el uso forrajero en 2,99 millones, y el uso total en 31,27 millones, pero redujo de 27,90 a 27,22 millones su previsión sobre las ventas externas.Por esto, las existencias finales fueron elevadas de 25,84 a 26,52 millones de toneladas y quedaron arriba de los 26,02 millones previstos por el mercado.

Además, a contramano de las expectativas, el USDA elevó su previsión sobre las exportaciones rusas de trigo, de 35 a 36,50 millones de toneladas, en tanto que mantuvo el volumen de la cosecha en 70 millones de toneladas, dato en el que coincidió con el Ministerio de Agricultura de Rusia.

Un dato positivo para el mercado de trigo fue el informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses, dado que el jueves el USDA relevó ventas por 754.100 toneladas, por encima de las 711.700 toneladas del trabajo anterior y cerca del máximo previsto por los operadores, que manejaron un rango de 500.000 a 800.000 toneladas.

Y, quizás, la principal noticia externa con rasgo alcista, sobre todo en mano de los especuladores, también provino de Rusia, dado que se confirmó que el viernes habrá una reunión convocada por el Ministerio de Agricultura con los exportadores. La especulación vuelve a centrarse sobre la posibilidad de que se acuerde algún límite a las ventas externas rusas en el actual ciclo comercial, que ingresa en la segunda mitad.

Con la mirada más puesta en el mediano/largo plazo, algunas noticias comienza a invitar a la cautela con el mercado de trigo 2019/2020. En su primera valoración para el nuevo ciclo, Strategy Grains proyectó la cosecha de trigo blando de la Unión Europea en 147 millones de toneladas, el volumen más alto de los últimos cuatro años, que expresa un repunte del 15,75% frente a los 127 millones recolectados en la traumática campaña 2018/2019, afectada por un clima adverso. La mejora planteada por la consultora europea se fundamenta en un crecimiento del 6% del área sembrada y en un aumento del 9% del rinde promedio.

Fuente: Granar

Noticias relacionadas