Mejoran los niveles del río Paraná, pero ya no contará con el aporte adicional de Itaipú

La altura del río Paraná al jueves 4 se encontraba en 1 metro a la altura de Rosario, continuando con su recuperación luego de haber tocado 8 cm hace tan solo dos semanas.

 

El calado máximo en los puertos de San Lorenzo – Timbués se encontraba en los 32’ 03’’, poco menos de dos pies por debajo del calado “habitual” de 34 pies.

El 31 de mayo venció el acuerdo de erogación adicional de caudal de agua desde la represa Itaipú y con esto las erogaciones bajaron en unos 1.500 m3/s entre viernes y domingo. El dato del martes 2 de junio marcó un efluente de 7.585 m3/s (800 m3/segundo por debajo del promedio en lo que duró el acuerdo).

Aun así, según información de sus autoridades, la represa no acumulará agua para recuperar los niveles de su embalse hasta tanto no mejoren las condiciones hidrológicas; las erogaciones de la represa, por lo tanto, serán proporcionales a los caudales que reciba.

Se incrementó el ingreso de buques para suplir la menor carga promedio

En el mes de mayo, el ingreso de buques a terminales del Gran Rosario fue el más alto en el registro para dicho mes, de acuerdo a información relevada de agencias marítimas. En total, en mayo de 2020 se contabilizaron 262 ingresos de buques a las terminarles de la zona, los que se ubica un 5,2% por encima del año previo (249 buques).

Es necesario hacer la aclaración que se cuenta cada vez que un buque ingresa a una terminal portuaria, por lo que es posible que un buque figure más de una vez, dado que suelen cargar sus bodegas en más de una terminal por cada viaje.

La causa más probable, aunque quizá no la única, surge de la necesidad de los exportadores de contar con más buques para sacar o traer carga, debido a la disminución del nivel del agua del Río Paraná en la zona, con el consiguiente menor calado de despacho disponible.

Se aprecia en el cuadro cómo los tonelajes cargados han disminuido significativamente en los últimos dos meses con relación al mismo período en el año pasado. Así, puede apreciarse que las cargas promedio de los buques que salieron del Gran Rosario portando maíz, soja y harina de soja presentaron una caída que osciló alrededor de 10% en los meses de abril y mayo; mientras que, por otro lado, las cargas promedio de aceite sufrieron una caída porcentual algo menor, pero también por debajo año previo.

Según datos de la agencia marítima NABSA, puede observarse una importante caída en los embarques desde el Gran Rosario para maíz y harina de soja, con caídas interanuales de casi 370.000 y 825.000 toneladas, respectivamente. Se registran incrementos de 135.000 toneladas en la exportación de poroto sin procesar y una caída de casi 50.000 toneladas de aceite.

Este comportamiento es similar si se toma lo embarcado en el total nacional para maíz y harina y aceite de soja, destacando una caída interanual también en los envíos de poroto.

Cabe destacar que en este análisis se muestran los embarques de mercaderías de todas las procedencias (principalmente Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), en todos los puertos a lo largo de nuestro país.

 

Fuente: Patricia Bergero – Alfredo Sesè – Javier Treboux   BCR

 

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas