Informe económico de actividades agropecuarias predominantes

El presente informe muestra los resultados económicos actuales –considerando valores promedio del mes de diciembre 2019- en actividades agrícolas y ganaderas bovinas predominantes en el área de la Estación Experimental INTA de Marcos Juárez El cuadro 1 compara los resultados de los cultivos de importancia en la zona considerando precios de insumos y productos vigentes en el actual período respecto a los de febrero 2019, fecha del informe anterior. En el cuadro 2 se observa la evolución de resultados del promedio de diciembre 2019 vs febrero 2019 en los sistemas ganaderos bovinos predominantes (invernada de compra y ciclo completo). El cuadro 3 muestra los componentes de los costos, ingresos y márgenes brutos de las actividades agrícolas: trigo /soja de segunda, maíz, soja de primera, girasol y sorgo granífero realizados con tecnología modal en siembra directa. Los rendimientos usados corresponden al promedio zonal histórico del quinquenio (Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, 2020). El cuadro 4 presenta dos tablas indicando la estructura productiva y el resultado económico del modelo de invernada bovina de compra con suplementación estratégica otoño invernal con grano de maíz de propia producción. En el cuadro 5 se detalla un esquema similar para el modelo de ciclo completo con el mismo tipo de alimentación en la etapa de engorde. Dichos modelos presentan un alto nivel de manejo y son difundidos como alternativa tecnológica en el área de la Estación Experimental. Los precios de productos e insumos en ganadería también corresponden a los promedios de diciembre de 2019.

Comentarios

 En el lapso entre febrero y diciembre de 2019 se produjeron modificaciones de importancia en los indicadores macroeconómicos. De este modo el tipo de cambio nominal subió un 59,6 % mientras que el índice de precios mayoristas (IPIM) se incrementó un 58 % con lo cual el tipo de cambio real (TCR) tuvo solo un leve cambio favorable del 0,9 % en su competitividad. Para estimar la situación actual se elaboró el gráfico 1 que compara (en $ de diciembre 2019) los precios de productos del quinquenio 2014 /2018 respecto a los vigentes en diciembre 2019.

Se observa un comportamiento de leve baja en los precios agrícolas respecto a los valores históricos, también dicha baja se muestra más marcada en los precios ganaderos, especialmente en terneros. Este efecto de bajas en los precios agrícolas actuales, especialmente en soja se corresponde con el mantenimiento de la situación internacional de discusiones arancelarias entre China y Estados Unidos durante todo el período, que produjo menor nivel en el comercio mundial con la consiguiente baja en los precios internacionales de los granos, especialmente en soja. Respecto a los menores valores de la ganadería bovina, esto obedece al agravamiento de la situación recesiva del consumo doméstico que es mayoritario en la demanda total. Sin embargo esta situación tiende actualmente a mejorar por el importante incremento de los mercados de exportación (que ya ocupan más del 30% de la demanda total). En el gráfico 2 se muestra la variación porcentual de precios actuales respecto a los del quinquenio.

Se observan leves disminuciones en los precios agrícolas, especialmente en soja, mientras que dichas bajas
son de mayor nivel en el caso de la ganadería bovina, especialmente en terneros. Cabe aclarar que todas las
actividades se vieron afectadas por la actualización de los montos de aranceles de exportación, proceso que se
mantiene en la actualidad y que afecta a la baja de los valores en diciembre.
En el gráfico 3 se muestra la evolución de los precios y del tipo de cambio en el período informado.

Se muestra una fuerte aceleración de la devaluación en agosto que es acompañada por la suba de los granos, especialmente soja y en forma menor y más tardíamente a partir de noviembre por el valor del novillo. En el período entre informes (diciembre vs febrero de 2019) en las actividades agrícolas, en los cuadros 1 y 3 se muestra una mejora de los precios en chacra en maíz y soja similar a la variación del índice precios mayorista del período con lo que se han mantenido constantes en términos reales en el período. A su vez en girasol y especialmente sorgo se muestran mejoras reales en el precio mientras que en trigo se dio un decrecimiento del precio real ya que el ciclo anterior tuvo precios por encima del promedio. Los costos directos muestran subas similares a la de los precios mayoristas con lo que los márgenes mejoran en moneda corriente pero se mantienen constantes en términos reales excepto en trigo (que bajan por los menores precios) y en girasol y, especialmente en sorgo, presentan aumentos reales de margen. El indicador financiero de margen /peso gastado sigue mostrando como más competitivo a soja de primera y en segundo término se destaca la mejora de la relación en sorgo quedando en tercer término el doble cultivo trigo / soja de segunda. El maíz debido a su alto costo presenta menor eficiencia financiera En el cuadro 6 se muestra la variación de márgenes en los principales cultivos de verano, a partir de los actuales precios según distinta baja de rindes y según condición de propietario o contratista que paga un alquiler de 18 quintales de soja por hectárea (considerando suelo de alta aptitud agrícola).

Teniendo en cuenta los precios actuales surge del cuadro el riesgo de la agricultura en condición de contratista ya que con bajas del 20% de los rindes promedio se produce situación de quebranto en soja de primera y en maíz con bajas del 23 % respecto a su rinde medio. En el caso del propietario productor disminuye la ganancia con la baja de productividad, pero aún obtiene resultado positivo, aunque falta contabilizar el resto de costos de estructura, de oportunidad de la mano de obra familiar y amortizaciones de la empresa. Considerando una empresa agrícola promedio del sudeste provincial puede estimarse un valor del resto de costos cercano a los $ 16.000 por hectárea por lo que bajas de productividad superiores al 30% del promedio impiden cubrir el costo total al productor propietario.

La ganadería bovina en el período presenta una situación heterogénea que favorece más al ciclo completo que la invernada de compra, como se muestra en los gráficos 1 y 2 y cuadros 2, 4 y 5. De este modo se observa una mejora de los precios del novillo del 33 % respecto al del informe de febrero 2019 pero una mayor suba en los precios de las categorías adultas con lo que el aumento del ingreso en el ciclo completo es 39%. De todas formas, los incrementos de ingreso son menores a los aumentos de costos en el período con lo que el incremento de margen es positivo pero menor a la inflación mayorista en el ciclo completo. A su vez, se dio una baja en moneda corriente en la invernada por el aumento de la relación flaco /gordo de un 11 % en el período analizado. Considerando el promedio de ambas actividades ganaderas en el período no se han producido mejoras en moneda corriente en su margen por lo que han decrecido en términos constantes, especialmente la invernada, teniendo en cuenta la inflación mayorista. . Analizando comparativamente las actividades surge también que en el promedio la ganadería con alta productividad esta un 35 % por debajo del resultado medio de la agricultura con lo que ha perdido competitividad respecto a los principales cultivos.

Como comentarios finales se mencionan:

La estimación de precio futuro de soja de próxima cosecha (mayo 2020) en diciembre 2019 muestra un
precio esperado de 233 US$ /t que es menor al valor que se esperaba para la actual cosecha en febrero
2019 (241 US$ /t). Estos precios además están por debajo de los valores históricos por lo que se mantiene
una perspectiva bajista si no se producen adversidades climáticas que modifiquen la oferta del hemisferio
sur.
En maíz el precio esperado a cosecha (abril 2020) 137 US$ /t, es también inferior al que se esperaba en
febrero 2019 para esa posición, 146 US$ /t por lo que se mantienen también con perspectivas bajistas, si no
hay cambios en el resto de variables que afectan el mercado internacional.

Las actividades ganaderas bovinas decrecieron en sus márgenes respecto al importante crecimiento en los
resultados del informe anterior. Esto se debió a que la suba de costos directos siguió la tasa de devaluación
y de inflación mayorista mientras que el precio del producto comenzó a incrementarse más tardíamente por
la baja de demanda interna por la recesión. En los últimos meses se vio un efecto de mejora y ajuste
positivo del precio que se mantiene en la actualidad y puede, a futuro, mejorar el resultado económico.

Se debe remarcar que en un contexto incierto, tanto del mercado externo como de la economía interna, es
de importancia afianzar una planificación de la empresa que favorezca la sostenibilidad mediante el
mantenimiento de la productividad. Esto se logra con una adecuada tecnología y un esquema de rotaciones
entre actividades agrícolas y ganaderas en el largo plazo.
Finalmente, un adecuado manejo empresario requiere asegurar el precio con el uso de los mercados de
futuros y opciones para disminuir el riesgo. De ese modo se pone un valor aceptable que cubra los costos
con una parte de la producción cuando se den coyunturas favorables en los precios.

 

Fuente: INTA por Carlos Alberto Ghida Daza

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas