Uno de cada tres dólares por exportaciones son generados por soja, trigo y maíz

Pese a la sequía, los tres granos principales que se producen en Argentina aportaron más de 21.000 millones de dólares el año pasado.

Las exportaciones del complejo sojero, de maíz y de trigo alcanzaron los 21.327 millones de dólares en 2018, lo que representa el 35 por ciento de las exportaciones argentinas totales del año pasado, según un informe de la Bolsa de Cereales de Córdoba.

“Si se tiene en cuenta el resto de los granos y las manufacturas de origen agropecuario el porcentaje asciende al 73 por ciento de las ventas que el país realizó al exterior, demostrando la importancia que la cadena agroindustrial tiene, no sólo en la generación de divisas genuinas, sino también en el nivel de actividad económica”, subrayó la entidad bursátil.

Y continuó: “Para 2019, si las condiciones climáticas permiten que se materialice una mayor cosecha y los precios internacionales se mantienen estables, las exportaciones deberían crecer y, con ello, generar un impacto positivo en la economía a través de los múltiples encadenamientos que la cadena genera”.

Desempeño

Por cultivos, el documento de la Bolsa muestra que el maíz ganó el “campeonato” exportador del año pasado.

Aunque los tres cultivos cayeron en volumen, el cereal fue el que menos lo hizo: sólo dos por ciento menos que en 2017, un número significativamente más bajo que la soja, producto de experimentó menores pérdidas en la producción por la sequía.

El maíz argentino se exportó a más de 100 países el año pasado, aunque cuatro naciones concentraron el 55 por ciento de las compras: Vietnam, Argelia, Egipto y Malasia.

En total, este cereal aportó 4.200 millones, 10 por ciento más que el año pasado.

Complejo sojero. Debido a la fuerte sequía de la campaña pasada, las exportaciones se derrumbaron en 8,8 millones de toneladas, pasando de 42,2 millones de toneladas en 2017 a 33,4 millones de toneladas en 2018, lo cual implica una merma del 21 por ciento.

En términos relativos, el poroto fue el más perjudicado, con una caída interanual del 50 por ciento, pasando de 7,4 a 3,7 millones de toneladas. El 90 por ciento de las ventas tuvieron como destino a China.

En cuanto a los subproductos, la harina cayó 14 por ciento; el aceite, 15 por ciento; y el biodiesel, 19 por ciento. Los principales compradores de la harina fueron Vietnam e Indonesia, mientras que los de aceite fueron la India y Bangladesh. En cuanto al biodiesel, la Unión Europea fue el principal cliente.

En dólares, las ventas al exterior de soja y subproductos fueron por un valor de 14.500 millones de dólares, 5.600 millones menos que en 2017, lo cual implica una caída del 28 por ciento y es el valor más bajo en 12 años. Si bien el precio del poroto fue mayor respecto al año previo, los precios de la harina y el aceite, los dos principales productos exportables del complejo, sufrieron caídas que oscilaron entre el seis y el 14 por ciento.

Trigo. En 2018, las exportaciones cayeron ocho por ciento, alcanzando un volumen de 12 millones de toneladas. Más allá de la caída, es el segundo registro más alto de las últimas dos décadas.

Brasil siguió siendo el principal comprador de trigo argentino con el 50 por ciento de los embarques (casi seis millones de toneladas), mientras que el remanente se distribuyó en más de 33 destinos, principalmente del sudeste asiático y África.

En relación con el valor monetario, el repute en los precios del cereal en el mercado internacional permitió que el valor de las exportaciones fuera el más grande de los últimos seis años: 2.500 millones de dólares.

Para el año 2019, con una producción mayor, se espera que las exportaciones alcancen un récord de 14 millones de toneladas y generen divisas por más de 3.000 millones de dólares.

Fuente: Agrovoz

Más información agropecuaria click aquí 

Noticias relacionadas