Recomendaciones para el manejo de insectos post cosecha de algodón

En el norte de la provincia de Santa Fe, la principal plaga sobre el cultivo es el picudo del algodón (Anthonomus grandis). Este informe sintetiza algunas prácticas de mitigación durante el fin de campaña y así reducir la infestación de la plaga en las futuras siembras del cultivo. Recordar que el picudo no se dispersa grandes distancias desde el lote, por lo tanto, las acciones que se realicen en el mismo y en las inmediaciones son fundamentales para reducir la población y así disminuir el riesgo para la campaña siguiente.

¿Qué acciones se deben tomar para disminuir la presión del picudo del algodón en la siguiente campaña?

LOGRAR COSECHA RÁPIDA Y EFICIENTE. Cuanto más concentrada sea la cosecha, mejor y mayor será el período para la destrucción de rastrojo en el lote.

REALIZAR DESTRUCCIÓN DE RASTROJO. La eliminación del rastrojo, ya sea de manera química, física o la combinación de ambos, impide que el picudo permanezca dentro del lote, destruyendo larvas y pupas. Por otro lado, esta acción obliga a que las poblaciones existentes emigren y se refugien hasta la siguiente campaña, este movimiento deja vulnerables a los picudos frente a enemigos naturales y condiciones ambientales.

ELIMINAR PLANTAS “GUACHAS” DE ALGODÓN. Tanto en el lote de siembra del cultivo de algodón como en áreas cercanas, orillas de caminos y rutas, es necesario eliminar todo rebrote de cultivo o plantas voluntarias (guachas), para evitar mantener refugios para el picudo.

ADECUAR LA CARGA Y TRANSPORTE DE ALGODÓN. Con el fin de evitar la propagación de plantas en el borde de rutas y caminos.

INSTALAR TRAMPAS CON FEROMONAS. 60 días antes de la próxima siembra. Se recomienda instalar en todo el perímetro externo del lote donde será implantado el cultivo del algodón o como mínimo en las áreas consideradas puertas de entrada al lote o salida de refugios.

ACTIVAR TRAMPAS CON FEROMONAS. Esta acción implica colocar el dispenser con la feromona e insecticida por cada cono de trampa (Fig. 1) y luego hacer el recambio de las mismas cada 20 días. Para la adquisición de trampas, feromonas e insecticidas comunicarse con los técnicos de APPA.

REALIZAR MONITOREOS. De las trampas con feromonas cada 10 días. Esta tarea permite registrar la presencia y los puntos de dispersión del picudo.

TRAMPAS CON FEROMONAS

La trampa consta de tres partes, un cuerpo que hace de cilindro colector, una pantalla cónica y una cámara de recolección (Fig. 1). Es importante que la trampa se encuentre en buenas condiciones (reemplazar las deterioradas) y se encuentre en un lugar limpio y despejado de pastos y malezas.

No solo para su correcto funcionamiento, sino también para el fácil acceso para monitoreo. Una feromona artificial contenida en un dispenser se coloca en la cámara de recolección para atraer a los picudos, tanto machos como hembras, junto con un dispenser de insecticida para matarlos. El dispenser consiste en una pequeña tableta de plástico aprox. de 2 x 2 cm, en el dorso puede anotarse la fecha de colocación para el seguimiento y recambio. La trampa sirve para detectar la presencia, evaluar nivel y movimiento poblacional del insecto, ver los lugares de ingreso al lote (cuando está rodeado en todo su perímetro) y la época de aparición del picudo en la próxima campaña en cada zona.

Fuente: INTA por Melina Soledad Almada, Diego Ernesto Szwarc, Daniela Vitti Scarel

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas