Rabia paresiante

Es una enfermedad epidémica y recurrente, causada por el virus rábico transmitido por el vampiro común (Desmodus rotundus), que afecta, principalmente, a bovinos, equinos y con menor frecuencia a otras especies domésticas, al hombre y a algunos animales silvestres (Senasa).

Se encuentra distribuida en las provincias de Chaco, Formosa, Misiones, Corrientes, Santiago del Estero, en el Norte de Santa Fe, San Luis y Córdoba, y en parte de Salta, Jujuy, Catamarca y La Rioja (zona endémica). El hábitat del vampiro común se extiende hasta el paralelo 34° Latitud Sur, por lo que puede haber brotes esporádicos en provincias dentro de este límite.

Síntomas

En los animales enfermos, se puede observar deshidratación, depresión, dificultad al caminar, principalmente en los miembros posteriores, y abundante salivación.

Transmisión

La transmisión se produce principalmente a través de la mordedura del vampiro común (Desmodus rotundus), que es el transmisor más importante de la rabia en los herbívoros (rabia silvestre o desmodina).

Prevención

– Ante la aparición de animales con síntomas nerviosos: no destinarlos a faena ni consumir su carne, evitar entrar en contacto directo con los mismos, principalmente con su saliva y lágrimas.

– Informar al veterinario para que realice el diagnóstico clínico y de laboratorio.

– Si hay confirmación del diagnóstico, vacunar a todos los herbívoros con vacunas aprobadas por Senasa, registrar la vacunación ante el Organismo.

– Aplicar 2° dosis de vacuna con diferencia de 20-60 días, revacunar al año la totalidad de los animales. – Si se detectan refugios de vampiros en el establecimiento, notificar a oficina de Senasa.

 

Fuente: INTA por Patricia Andrea Zimmer, Fernando Oscar Delgado, Gabriel Russo

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas