Hacemos siembra directa ¿y hacemos todo lo demás?

Uno de los aportes al Simposio de Suelo “Gabriel Garnero” en el XXVIII Congreso Aapresid “Siempre Vivo. Siempre Verde” lo hizo Dwayne Beck, desde Dakota del Sur y su tema fue “Balanceando los ciclos del agua y nutrientes en el paisaje”. El disertante desarrolla su trabajo en Dakota Lakes donde practican 100% siembre directa desde su creación en 1990. A fines de ese año comenzó la relación con Argentina. Beck refirió a la planificación a largo plazo, las metas y las acciones en el hemisferio occidental, y en otros lugares del mundo, y qué se debería hacer para el futuro. Su punto de partida fueron las experiencias en Dakota Lakes y viajes por distintos lugares del planeta. Trazó alguna comparación respecto de su zona en los Estados Unidos, a la que asemejó con la pampa argentina.

Repasando la historia ubicó al hombre como responsable del mal uso de la tierra a partir de que comenzó a producir sus alimentos, conforme iba pasando el tiempo había más demanda sobre la tierra y más degradación. También en aquel tiempo había menos espacio para producir alimento humano. El progreso era limitado porque carecían de energía para producir alimentos y llevarlos a otros lugares para venderlos. Los europeos iniciaron la exploración global “impulsados por la necesidad de encontrar más tierras para degradar”, así llegaron a América, Australia y Nueva Zelanda. “El objetivo de la agricultura estilo auropeo siempre ha sido extraer la cantidad máxima de riquezas de las colonias, incluyendo trigo, algodón, carne y, por supuesto, el oro”, repasó. En una misma línea citó la revolución industrial como responsable de haber minado los recursos fósiles de Inglaterra. Algo similar ocurrió en los Estados Unidos. Los que comenzaron a hablar de la necesidad de manejar mejor el suelo fueron los presidentes George Washington, Thomas Jefferson y Alexander Hamilton, pues de otro modo iban a tener que expandirse hacia el oeste, como ocurrió tiempo después. “Estamos haciendo mucha investigación actualmente tratando de hacer mejor lo que está mal. Debemos volver al principio y empezar a hacer lo correcto. El éxito del establecimiento Dakota Lakes no es porque comenzamos con el objetivo de mejorar los rindes. El objetivo era lograr un mejor manejo del ecosistema y sus procesos, pues existía antes de que comenzaramos con nuestro modelo”, narró Beck y afirmó: “La lamparita eléctrica no se inventó haciendo que las velas fueran cada vez mejor”. Hablando de lo que sucede en Argentina destacó que “la siembra directa no es falta de labranza sino un mejor manejo del agua del suelo, la estructura del suelo, la biología y los compuestos de Carbono que hay en el suelo”.

Entonces planteó “¿estamos haciendo siembra directa y también estamos haciendo todo lo demás? La siembra directa es el primer paso. Una de las grandes acciones es mantener la cobertura de materia orgánica y también tratar de que el agua no salga del paisaje”. Los ecosistemas cosechan la energía del sol para impulsar todos los demás procesos, haciendo uso máximo de luz solar para convertir agua en energía biológica y para eso debemos tener plantas con raíces que utilicen el agua, explicó. Beck comparó precios de insumos y productos advirtiendo “estamos utilizando algo que está subiendo de precio para producir algo que está bajando de precio. No tiene sentido. El consumo de combustibe fósil hace 120 años era básicamente cero y dentro de 120 años tendrá que volver a ser cero. Dakota Lakes tiene como objetivo haceer uso neutro de combustible fósil antes de 2026 y lo vamos alograr presionando nuestros propios cultivos de oleaginosas. Vamos a producir suficiente energía para reemplazar la energía asociada con la producción y el transporte de nuestros cultivos”, completó. Apreció que “la degradación del suelo es un síntoma.

La indiferencia, la ignorancia, la ambición y la soberbia son las causas. La degradación ocurre porque creemos que está bien, pero sabemos que no es así. Aprendí más de observar la naturaleza que tratando de cambiarla”. Alertó que si el clima es más caluroso la degradación del ecosistema será más y el impactó será adverso. Tendremos un problema de verdad. “Hacer las cosas bien en términos ambientales es el abordaje económico correcto en el largo plazo”, aseguró Beck bromeando que “debieran haber hecho un cambio de cerebro hace 600 años”. Haciendo hincapié en esa cita invitó a cambiar de mentalidad: “el segundo mejor momento es ahora, quizás no volvamos a tener otra oportunidad”.

 

Fuente: Prensa Aapresid

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas