Agua para la producción climáticamente inteligente

El Simposio del Agua promovido por Red Aqua en el XXVIII Congreso Aapresid “Siempre Vivo. Siempre Verde” dedicó un panel donde el Ing. Luis Loyola (desde Roma, Italia) y el Ing. Agr. Pablo Valdivia (desde Nicaragua) fijaron posición sobre la agricultura climáticamente inteligente (ACI), un nuevo enfoque basado en la disponibilidad de más y mejor información, nuevas tecnologías de gestión de esa información y la posibilidad de diseñar estrategias de planificación de largo plazo.

Buscan que los sistemas de producción sean más resilientes, disminuir los impactos ambientales y gestionar mejor los riesgos del cambio climático. Loyola señaló que la ACI, según la FAO, es clave para lograr objetivos de desarrollo sostenible y para eso hay que tener muy en cuenta aumentar de manera sostenible la productividad y los ingresos agrícolas, incrementando la eficiencia en el uso de recursos. También construir resiliencia y adaptarse a cambio climático, con manejo de agroecosistemas. Otra condición es reducir o eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero lo antes posible, reemplazando la energía basada en combustible fósiles por energia renovable, por ejmplo.

Hay mucha información para tomar decisiones, y hay que hacer buen uso de ella, adecuándola al contexto climático y productivo. La información debe ser de fácil comprensión, además de relevante, oportuna y precisa. También juzgó relevante capacitar el usuario y hacerlo partícipe de la mejora de los productos. Es necesario divulgar toda la información disponible y apelar a la interoperabilidad. Para un contorno definido se puede bajar específicamente lo que se necesita, sea datos de lluvia, pendiente del terreno, y otros valores que darán viabilidad y seguridad a las inversiones. En este sentido valoró la importancia de generar los mecanismos financieros que sean necesarios para hacer realidad las inversiones en Agricultura Climáticamente Inteligente. Pablo Valdivia aportó información agrometeorológica relacionada a la gestión integrada de riesgo (GIR). Generalmente se aborda la Agricultura Climáticamente Inteligente acotadas a aspectos de variabilidad de las condiciones climáticas sin complementarlas con aspectos importantes para la toma de decisiones, como la planificación y la adopción de otras tecnologías. Con información, conociendo los objetivos y las amenazas, se está en mejor condición para poder definir qué estrategias implementar y cuáles sería los instrumentos más idóneos para una región o para un país. Para una estrategia de definición de riesgo es vital conocer la exposición, qué es lo que está sembrado, dónde está y en que momento, y quién lo sembró. En el marco de la ACI se podrá así determinar cuáles son las tecnologías más propicias, su financiamiento y su temporalidad para poder reducir las pérdidas al méximo posible. Valdivia citó la plataforma Agro-Observatorio establece indicadores que muestran la evolución de los sectores primario y agroalimentario. El Banco Mundial la usa para poder conocer con alta resolución distintas variables para estar preparado ante la ocurrencia de cualquier emergencia o desastre. Toda la información debe estar con la correspondiente validación. Se puede calcular el costo que significa al productor una determinada cobertura. Deben diferenciarse los niveles para el productor, para entidades financieras, cooperativas o entidades de gobierno. Valdivia apuntó que en las entidades públicas y en las privadas observan necesidades no cubiertas de las capacidades operativas. Hay que hacer inversiones en tecnologías y en recurso humano para un adecuado manejo del caudal de información.

 

Fuente: Prensa Aapresid

 

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas