Los productores serán los únicos que pagarán ingresos brutos en Bs. As.

Con respecto la situación presente en las otras dos grandes jurisdicciones agropecuarias argentinas: Córdoba y Santa Fe

Luego de dos semanas de negociaciones entre el oficialismo y el bloque de Juntos por el Cambio, el Poder Legislativo de la provincia de Buenos Aires aprobó anoche la ley de Presupuesto 2020 que define el esquema impositivo general para el presente año en la principal jurisdicción argentina.

Los legisladores de la oposición lograron reducir la presión impositiva en muchos sectores respecto del proyecto original diseñado por el equipo económico del gobernador Axel Kicillof. Sin embargo, el agro quedó fuera de la negociación.

Por ese motivo, tal como anticipó Valorsoja.com, los empresarios agropecuarios bonaerenses serán los únicos de las tres grandes jurisdicciones agropecuarias argentinas que abonarán este año impuesto a los Ingresos Brutos.

A partir de la suspensión del “Consenso Fiscal” establecida por el presidente Alberto Fernández –que procedía a instrumentar una reducción progresiva del impuesto sobre los Ingresos Brutos– la propuesta de Kicillof contemplaba para 2020 replicar las alícuotas vigentes en 2019, que, en caso del sector agropecuario, es del 0,75%. Eso se mantuvo tal cual en el texto final aprobado anoche.

No es el caso de las provincias de Córdoba y de Santa Fe, donde las empresas agropecuarias no abonarán Ingresos Brutos en el presente año (impuesto que, en definitiva, constituye una suerte de retención adicional aplicada por las provincias).

Las negociaciones entre el bloque del Frente de Todos y Juntos por el Cambio tampoco tocaron el diseño original del Impuesto Inmobiliario Rural, el cual contempla un incremento de hasta el 75% respecto de las partidas abonadas en 2019.

El texto original del proyecto elaborado por el equipo de Kicillof proponía la aplicación de una tasa por tonelada de 93,0 $/tonelada en los puertos bonaerenses, la cual, luego de las negociaciones, se redujo a 46,5 $/tonelada.

El proyecto original de Kicillof proponía una alícuota de Ingresos Brutos de 2,5% para la venta minorista de todos los productos. El texto final fijó en un 1,5% ese impuesto para las ventas de lácteos, huevos, pan, productos de almacén, kiosco, frutas y verduras cuando la facturación del negocio no supere los 2,0 millones de pesos por año.

 

Fuente: Valorsoja

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas