Lo que pasó con el clima y lo que viene la semana próxima

Se prevén lluvias y tormentas de variada intensidad. Los fenómenos más significativos se darán de manera puntual.

El avance de una débil perturbación de niveles medios de la tropósfera genera condiciones de tiempo inestable, desarrollando algunas lluvias muy débiles y aisladas durante la mañana del jueves.

Durante el viernes y el sábado se prevén las principales lluvias y tormentas, con fenómenos de variada intensidad sobre gran parte de GEA.  Las lluvias previstas podrían presentar acumulados significativos pero de manera puntual ya que, en general, se esperan precipitaciones entre escasas y moderadas.

A partir del domingo, todo el sistema frontal responsable de generar las precipitaciones se desplazará hacia el norte permitiendo el ingreso de aire más frío y seco que  generará condiciones de estabilidad en toda la región.

Las temperaturas serán levemente inferiores a los promedios para la época del año, algo que se observará tanto en los registros mínimos como en los máximos. Cabe destacar que los valores más bajos se registrarán durante el domingo, momento posterior al desarrollo de las precipitaciones. Luego, comenzarán a ascender rápidamente, por eso se prevé que los registros más elevados se produzcan hacia el final del período de pronóstico.

La circulación del viento cambiará con la llegada de las precipitaciones y se establecerá del sector sur fomentando el ingreso del aire más frío y seco. Esta situación se mantendrá durante los próximos días ya que, a partir del martes, se observará una rotación del viento al sector norte que generará un nuevo y marcado ascenso térmico durante el resto de la semana. La presencia del viento norte será marcada, por lo que se prevé una intensidad moderada especialmente el martes y miércoles.

La cobertura nubosa irá en paulatino aumento a partir del jueves, incluso con características de tiempo inestable, pero será abundante el viernes y sábado, con el cielo cubierto y la presencia de lluvias y tormentas de variada intensidad. Luego, la situación cambiará significativamente ya que desde el domingo y hasta el final de la semana el cielo estará mayormente despejado.

La humedad en las capas bajas de la atmósfera se presentará en aumento entre hoy y el sábado, hasta que avance el sistema frontal frío que cambiará las características de manera significativa. A partir del domingo se espera  una fuerte disminución de la humedad que ayudará a que las condiciones de tiempo se tornen estables por el resto del periodo.

 

Lo que pasó con el clima en la última semana en la región núcleo

Lluvias en la región con promedios de 20 a 40 mm

Los registros más importantes se midieron en Santa Fe, norte de Buenos Aires y sudeste de Córdoba.

El dato más destacado de las estaciones que componen la red GEA, fue el de Classon, Santa Fe, con 90,6 mm semanales, seguido por Maggiolo, en la misma provincia, con un total de 71,2 mm y luego Canals, en Córdoba, con un registro semanal de 58 mm.

En cuanto a las marcas térmicas, se observaron registros muy superiores a los parámetros normales para la época del año, con valores máximos en el rango entre 36ºC y 38ºC, similares a los de la semana pasada. El dato más destacado se midió en la localidad de Irigoyen, Santa Fe, con un registro de 40ºC. Las mínimas también fueron similares a las del periodo anterior, aunque levemente más bajas que los promedios estacionales, con marcas entre 12 y 14ºC. El valor más bajo fue el de la localidad de Pellegrini, Santa Fe, con 10,3ºC.

La humedad del suelo ha mejorado notablemente en la región respecto de la semana pasada, pero todavía permanece alejada de mostrar condiciones óptimas. Esta característica se debe al prolongado período que padeció la región con escasas lluvias. Las últimas precipitaciones sirvieron para mejorar las características hídricas, pero no alcanzan para llevarlas a condiciones de humedad óptima. A pesar del agua recibida todavía quedan sectores que muestran condiciones de sequía, dado al faltante de agua previo a este último evento.

Analizando la perspectiva para los próximos 15 días, el requerimiento aún hídrico sigue siendo notable en toda la zona GEA. Se necesitan lluvias de gran magnitud, que oscilan entre 100 y 120 mm durante los próximos 15 días, para lograr condiciones óptimas. Si bien es un requerimiento menor al que se observaba la semana pasada todavía sigue siendo muy importante.

Extensión GEA: O de Córdoba, N de Santa Fe, Santiago del E. y Chaco

“Actualmente, se mantiene un importante calentamiento del océano Atlántico”

En las primeras jornadas del nuevo año, en coincidencia con la noche de reyes, un importante sistema de baja presión se posicionó sobre  el sur del territorio bonaerense provocando intensas tormentas. Algunas dejaron récords históricos. La provisión de agua mantuvo cierta continuidad en la segunda semana del año, pero esta vez con una mejor distribución. Las lluvias no solo beneficiaron al territorio bonaerense sino que avanzaron sobre el centro y norte del país con importantes registros.

A partir del 8 de enero el sistema de alta presión abandonó la región centro. Un frente frío comenzó a desplazarse de sur a norte provocando lluvias y tormentas que fueron cubriendo la región pampeana con acumulados, dispares pero significativos. Sobre la zona núcleo tuvieron  su mejor desarrollo entre los días 11 y 12 de enero.

Prácticamente todas las provincias desde el sur de Buenos Aires hasta Jujuy recibieron en los últimos siete días acumulados entre 25 y 100 milímetros.

Grandes ganadores fueron Buenos Aires y La pampa, que sostuvieron su provisión de agua, Santa Fe que con generosos registros compensó los mínimos aportes que habían dejado los anteriores eventos y por supuesto el NOA y el NEA que además capitalizaron la humedad proveniente del sur de Brasil.

Menos beneficiado fue el centro oeste de Córdoba que solo sumó valores entre 15 y 20 milímetros, insuficientes para mantener el estado de humedad que requieren los cultivos en esta época de gran exigencia atmosférica.

La descripción de ganadores y perdedores de caudal pluvial se replica en nuestro mapa de reservas hídricas. Los amplios sectores de sequía presentes en el informe anterior han dado paso a reservas mayoritariamente escasas, pero con sectores de humedad regular o adecuada en las zonas que contaron con mejor provisión.

Solo las localidades donde las precipitaciones fueron más esquivas mantienen una condición de escasez preocupante tanto para el maíz como para la soja.

Más allá del alivio que significa para los cultivos implantados estas lluvias, el hecho de que valores tan significativos de precipitación no alcancen para mejorar sustancialmente las reservas de agua útil es un claro indicador de la magnitud del déficit provocado por meses consecutivos de acumulados por debajo de los valores normales.

Las anomalías de la temperatura superficial del Océano Pacífico, siguen siendo negativas. El fenómeno de La Niña se mantiene instalado y según las proyecciones es altamente probable que este episodio frío recién se diluya en la transición hacia el otoño.

Queda claro que bajo estas condiciones de enfriamiento es poco probable que se produzcan mejoras destacadas en el patrón de lluvias para lo que resta de enero. Por otro lado, actualmente se mantiene un importante calentamiento del océano Atlántico.

El transporte de humedad hacia el continente es muy sensible a las variaciones de esta anomalía positiva de la temperatura. Podemos considerar este escenario más cálido como un factor favorable que puede seguir moderando los efectos deficitarios de la Niña en las próximas semanas.

Fuente: BCR

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Total Views: 220 ,

Noticias relacionadas