Panorama Agrícola Semanal

La semana fue negativa para los precios de los granos en el mercado estadounidense, dado que la soja y el maíz perdieron hasta un 1,8 y un 5,3%, respectivamente, por el menor interés comprador de China y por el buen estado general de los cultivos. También fue adverso el balance para el trigo, que tras perder hasta un 1,9% completó la cuarta semana bajista consecutiva, producto del avance de la cosecha de las variedades de invierno estadounidenses y del inicio de la recolección en la Unión Europea y en Rusia. En el mercado local también hubo mayoría de bajas para los granos.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

Viernes 26 Viernes 19 Variación en %
Petróleo 40,46 39,75 +1,79
Dólar/Euro 1,1256 1,1190 +0,59
Real/Dólar 5,2635 5,3182 -1,03
Peso/Dólar* 70,02 69,60 +0,60

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

SOJA

El balance de la semana resultó negativo para los precios de la soja en el mercado local, donde las propuestas de los compradores retrocedieron de 226 a 221 dólares por tonelada para la zona del Gran Rosario, donde las ofertas en pesos cayeron de 15.700 a 15.400 por tonelada, y de 227 a 225 dólares por tonelada para Bahía Blanca y Necochea.

Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agricultura de la Nación en $ 14.832, mientras que para el inicio de la nueva semana fue fijado en 14.745 pesos. En el cierre de semana, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera exportadora en 213,20 dólares por tonelada, equivalentes a 14.960 pesos. El valor FOB del poroto de soja en los puertos argentinos bajó de 350 a 344 dólares por tonelada; el del aceite, de 680 a 652 dólares, y el de la harina, de 318 a 314 dólares por tonelada, según los datos publicados por Agricultura.

La tónica negativa semanal se replicó igualmente en el Matba Rofex, donde los ajustes de las posiciones julio y noviembre retrocedieron de 228,50 a 224,60 y de 233,50 a 229,30 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 26 de junio y el 17 de julio deben salir desde el Gran Rosario 428.000 toneladas de poroto de soja; 1.286.388 toneladas de harina y 462.711 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 254.349 toneladas de poroto y 48.000 toneladas de harina; desde Necochea, 130.760 toneladas de poroto y 24.552 toneladas de harina, y desde otros puertos, 110.000 toneladas de poroto.

 

Tras cuatro semanas alcistas seguidas, los precios de la soja cerraron con signo negativo en la Bolsa de Chicago, donde los contratos julio y agosto retrocedieron un 1,31 y un 1,82%, al pasar de 322,06 a 317,83 y de 321,87 a 316 dólares por tonelada. Nuevas idas y vueltas entre funcionarios estadounidenses y chinos sobre la injerencia de la administración Trump en Hong Kong y en Taiwán, y sobre las chances ciertas del cumplimiento de lo redactado en la “fase uno” del acuerdo firmado el 15 de enero trajeron otra vez al primer plano la endeblez de dicho entendimiento entre ambos países e invitaron a los especuladores a retirar ganancias, justo cuando las alarmas de rebrotes de Covid-19 vuelven a encenderse en los lugares donde el virus ya había atacado con fuerza.

Sobre el acuerdo entre Estados Unidos y China hay que tener en cuenta que en las próximas semanas podría volverse una herramienta más central en la campaña de Trump por su reelección que, según las encuestas, cada vez parece más lejana. Y, en ese estado de situación, como dijo Shakespeare a través de Romeo: “No tientes a un hombre desesperado”. Más aún, cuando ese hombre desesperado es Donald Trump. Está claro que la suerte o desgracia de los precios de la soja en Chicago estará atada a lo que ocurra con la relación entre ambos países. El único fundamento de mercado cierto al respecto es que, tras la fiebre porcina africana, la demanda china parece ahora más necesitada de mercadería que en las dos campañas precedentes si el objetivo es fortalecer la reconstrucción de las existencias porcinas.

Atado a lo antedicho, durante la semana el USDA confirmó sólo dos nuevas operaciones de ventas de soja a China, por un total de 264.000 toneladas, todas de la campaña 2020/2021.

Y en la misma línea, lejos de las expectativas de los operadores quedaron los datos sobre exportaciones semanales estadounidenses relevados el jueves por el USDA. En efecto, las ventas 2019/2020 fueron ponderadas en 601.800 toneladas, por encima de las 538.100 toneladas del reporte anterior y dentro del rango previsto por los privados, que fue de 400.000 a 900.000 toneladas. Del total, 172.500 toneladas fueron adquiridas por China. En cuanto al ciclo comercial 2020/2021, las operaciones sumaron 560.800 toneladas, lejos de las 1.328.100 toneladas de la semana anterior y del máximo esperado por el mercado, dentro de un rango que fue de 400.000 a 1.000.000 toneladas. En este caso, las compras chinas sumaron 393.000 toneladas.

En cuanto a los cultivos, el lunes el USDA relevó el avance de la siembra de soja sobre el 96% del área prevista, por encima del 93% de la semana pasada; del 83% de igual momento de 2019, y del 93% promedio de las cuatro campañas anteriores. Agregó que emergió el 89% de las plantas, frente al 81% de la semana anterior; al 66% de igual momento de 2019, y al 85% promedio. Por la floración pasó el 5% de los cultivos, contra el 1% del mismo momento del año pasado y el 5% promedio. En su valoración sobre la condición de las plantas, el organismo ponderó el 70% de la soja en estado bueno/excelente, por debajo del 72% de la semana pasada, pero muy por encima del 54% de igual momento de 2019. El mercado esperaba una caída hasta el 71%. En el cierre de la semana, los operadores estimaron que la floración fue atravesada por el 15% de las plantas y que el 70% sigue en estado bueno/excelente.

El martes el USDA publicará dos nuevos informes sobre el rumbo agrícola estadounidense: uno sobre áreas sembradas y otros sobre existencias al 1º de junio. Al respecto, el promedio de las estimaciones privadas ubicó la superficie plantada con soja en 34,32 millones de hectáreas, por encima de los 33,79 millones calculados por el organismo. Y a cerca del stock trimestral, el promedio de las cifras lo ubicó en 37,86 millones de toneladas, contra los 48,53 millones vigentes un año atrás.

 

MAÍZ

La semana también fue negativa para los precios del maíz argentino. En la plaza física las propuestas de los exportadores retrocedieron de 8600 a 8500 pesos por tonelada para el gran Rosario, mientras que las ofertas en dólares lo hicieron de 125 a 121 dólares. El descenso fue de 135 a 132 dólares por tonelada para Bahía Blanca y para Necochea.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por Agricultura en $ 7951, mientras que para el inicio de la nueva semana fue fijado en 7958 pesos. La BCBA informó que durante el segmento comercial que aquí reseñamos el rango de propuestas de los consumos pasó de 8800/9100 a 8500/9100 pesos por tonelada, según calidad, condición, procedencia y forma de pago. El valor FOB del maíz en los puertos argentinos bajó de 151 a 144 dólares por tonelada, según lo publicado por Agricultura.

El saldo semanal fue bajista en el Matba Rofex, donde los ajustes de los contratos julio y septiembre retrocedieron de 126 a 122,80 y de 128,50 a 126,60 dólares por tonelada. También fue negativo el paso de las ofertas por el maíz 2020/2021 con entrega entre marzo y mayo sobre el Gran Rosario, de 125 a 123 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 24 de junio y el 17 de julio deben salir desde el Gran Rosario 1.219.840 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 480.523 toneladas, y desde Necochea, 132.736 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el avance de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 78,3% del área apta, tras un progreso semanal de 7,6 puntos, que estiró el adelanto interanual a 32,3 puntos porcentuales. “Las buenas condiciones del tiempo y la culminación de la recolección de soja permiten mantener un buen ritmo en las labores”, dijo la entidad. Y añadió que un rinde promedio de 84,7 quintales por hectárea permitió acumular un volumen parcial de 40,70 millones de toneladas, sobre un total sostenido en 50 millones para el cierre del ciclo.

 

Luego de caer durante las cinco ruedas, resultó muy negativo el balance de la semana para los precios del maíz en la Bolsa de Chicago, dado que los ajustes de las posiciones julio y septiembre bajaron un 4,66 y un 5,34%, tras pasar de 130,90 a 124,80 y de 132,77 a 125,68 dólares por tonelada. La falta de compras chinas y el muy buen estado de los cultivos estadounidenses fueron los principales fundamentos bajistas, a los que se sumó una estimación privada que marcó un importante aumento de la cosecha de Brasil.

En cuanto a los cultivos, el lunes el USDA ponderó el 72% de las plantas en estado bueno/excelente, por encima del 71% de la semana pasada; del 56% de igual momento de 2019, y del 70% previsto en promedio por los privados. Además, indicó que el 2% de los cultivos fue polinizados, contra el 1% de igual momento de 2019 y el 2% promedio de las cuatro campañas anteriores. El viernes los operadores estimaron que el 72% de los cultivos sigue en estado bueno/excelente y que el 10% ya habría atravesado la etapa de polinización. En vistas de esta situación, no son pocos los que consideran que en su próximo informe mensual del 10 de julio el USDA podría elevar su proyección sobre el rinde promedio nacional hasta un nivel récord, próximo a los 113 quintales por hectárea, frente a los 112,04 quintales sostenidos hasta el momento.

En cuanto al clima, los reportes no parece presentar riesgos relevantes para la evolución de los cultivos durante las próximas dos semanas, dado que si bien se prevé temperaturas elevadas, lluvias superiores a los registros usuales compensarían una mayor demanda de humedad de las plantas en las principales zonas cubiertas con maíz, soja y trigo de primavera. Actualmente, los Estados que evidencian algunas restricciones hídricas son Minnesota e Indiana.

Acerca de Brasil, el martes Safras & Mercado incrementó de 69,20 a 75 millones de toneladas su previsión sobre el volumen de la segunda cosecha de maíz, tras elevar de 12,26 a 13,40 millones de hectáreas su estimación sobre el área sembrada. Así, la consultora aumentó su cálculo sobre el volumen final de la cosecha total brasileña de 101,50 a 108,40 millones de toneladas y la dejó lejos de los 101 millones proyectados por el USDA y de los 102,34 millones calculados por la Conab.

Fue negativo para el mercado de maíz el reporte semanal sobre las exportaciones estadounidenses. En efecto, el jueves el USDA relevó ventas 2019/2020 por 461.700 toneladas, por encima de las 357.800 toneladas del trabajo precedente, pero lejos del máximo esperado por los operadores, que manejaron un rango de entre 300.000 y 800.000 toneladas. Peor aún fue el dato de negocios 2020/2021, con sólo 77.000 toneladas, que quedaron debajo de las 114.800 toneladas de la semana pasada y de un rango previsto por el mercado de entre 100.000 y 300.000 toneladas. La participación de China sobre estas operaciones se limitó a 66.100 toneladas de la campaña 2019/2020. Muy poco para las necesidades de Estados Unidos.

En cuanto a los informes que el USDA publicará el martes, el mercado proyectó en promedio un área sembrada con maíz de 38,49 millones de hectáreas, por debajo de los 39,25 millones estimados por el organismo. acerca de las existencias finales al 1º de junio, los privados las proyectaron en 125,96 millones de toneladas, contra los 132,14 millones de igual momento de 2019.

 

TRIGO

En el mercado doméstico de trigo las ofertas por el cereal con entrega inmediata pasaron en la semana de 185 a 190 dólares por tonelada para Bahía Blanca y de 180 a 175 dólares para el Gran Rosario, mientras que para Necochea se mantuvieron estables en 182 dólares por tonelada.

Para el jueves el FAS teórico del trigo fue calculado por Agricultura en $ 13.635, mientras que para el inicio de la nueva semana fue fijado en 13.588 pesos. El rango de ofertas de los molinos relevado a diario por la BCBA se mantuvo estable en 12.450/14.500 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago. El valor FOB del trigo en los puertos argentinos cerró sin cambios, en 240 dólares por tonelada, según lo informado por Agricultura.

El segmento más relevante del mercado de trigo, el atinente al ciclo comercial 2020/2021, atravesó la semana con mayoría de bajas. Para el Gran Rosario, las ofertas para noviembre, diciembre y enero pasaron de 160/160/163 a 158/160/163 dólares por tonelada, en tanto que para diciembre/enero en Bahía Blanca lo hicieron de 165/170 a 162/165 dólares por tonelada. En Necochea hubo estabilidad en 155/160 dólares por tonelada.

En su informe semanal sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 24 de junio y el 17 de julio deben salir desde el Gran Rosario 90.000 toneladas de trigo y desde Bahía Blanca, 27.000 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la siembra de trigo sobre el 71,3% de los 6,7 millones de hectáreas previstos, con un progreso semanal de 13,2 puntos y con un adelanto interanual de 10,4 puntos. “El escenario de falta de lluvias se mantiene sobre el margen oeste y norte del área agrícola, extendiéndose ahora hasta sectores de los Núcleos Norte y Sur, que de no revertirse en los próximos días podrían comprometer el cumplimiento de nuestra actual proyección de siembra”, dijo la entidad.

 

Los precios del trigo de los Estados Unidos cayeron por cuarta semana consecutiva. En efecto, las posiciones julio y septiembre del cereal en la Bolsa de Chicago perdieron un 1,49 y un 1,96%, al pasar de 176,80 a 174,17 y de 178,30 a 174,81 dólares por tonelada. En la Bolsa de Kansas, los mismos contratos resignaron un 1,63 y un 1,95%, tras variar de 157,35 a 154,78 y de 160,29 a 157,17 dólares por tonelada.

Además del progreso de la cosechas de las variedades de invierno estadounidenses, el inicio de la recolección del cereal en la Unión Europea y en países clave como Rusia y Ucrania fueron los factores que prolongaron la tendencia bajista de las cotizaciones.

Respecto de los cultivos, el lunes el USDA relevó el avance de la cosecha de los trigos de invierno sobre el 29% del área apta, contra el 15% de la semana pasada; el 13% de igual momento de 2019; el 26% promedio de las cuatro campañas precedentes, y el 30% previsto por el mercado. Acerca de la condición de las plantas, ponderó un 52% en estado bueno/excelente, por encima del 50% de la semana pasada, pero por debajo del 61% vigente un año atrás. El dato oficial quedó por encima del 50% previsto por los operadores. El viernes los operadores estimaron el avance de la cosecha sobre el 45% del área apta.

En cuanto al trigo de primavera, el USDA ponderó el 75% de los cultivos en estado bueno/excelente, por debajo del 81% de la semana pasada, pero en igual nivel que el 75% del año pasado para la misma fecha. El dato oficial quedó por debajo del 79% previsto por los operadores. Agregó que está espigado el 12% de las plantas, contra el 4% de la semana pasada; el 6% de 2019, y el 22% promedio. El viernes los operadores estimaron que el 75% de las plantas continúan en estado bueno/excelente.

Fue neutro para el mercado de trigo el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el jueves el USDA relevó negocios por 518.700 toneladas 2020/2021, levemente por encima de las 504.800 toneladas del reporte anterior y dentro del rango estimado por los privados, que fue de 250.000 a 650.000 toneladas.

Frente a los dos informes que el USDA publicará el martes, los operadores estimaron el área sembrada con todas las variedades de trigo estadounidenses en 18,09 millones de hectáreas, casi sin variantes frente a los 18,07 millones previstos por el organismo. La estimación promedio sobre las existencias al 1º de julio fue de 26,86 millones de toneladas, frente a los 26,75 millones del 1º de junio de 2019.

Fuente: Granar

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas