La crisis de Vicentin ya genera mayor concentración en el mercado de granos y aceites

Mediante un escrito, el abogado Gustavo Bosco solicitó a la CNDC que investigue el actual funcionamiento del mercado de granos. Alerta por abuso de posición dominante y pide preservar los activos del grupo empresario santafesino.

Desde que Vicentin hizo público, el 4 de diciembre de 2019, el “estrés financiero” que derivó en la inmediata cesación de pagos, se encendió la luz de alerta en todos los participantes de los mercados de molienda de granos, y de refinación y comercialización de aceites de soja y girasol, además de la prestación de servicios portuarios, actividades en las que el grupo empresario santafesino tiene una gran cuota de mercado.

Actualmente, Vicentin se encuentra prácticamente paralizada, salvo por el contrato de fasón para moler granos para grandes cerealeras que le permitió mantener una de sus plantas medianamente activa. Ante este estado de situación, el abogado Mario Gustavo Bosco, solicitó, mediante un escrito, a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) que abra una investigación en el mercado de granos y aceites de soja y girasol y servicios portuarios para “analizar su funcionamiento en la actualidad, sobre todo teniendo en cuenta la falta de funcionamiento normal de Vicentin y su eventual desaparición como participante de dichos mercados de agravarse la crisis en la que se encuentra y producirse su quiebra”.

En el pedido de intervención, Bosco le solicita a la CNDC que arbitre “las medidas que resulten necesarias para asegurar el correcto funcionamiento de dichos mercados en el marco de la Ley de Defensa de la Competencia a fin de evitar perjuicios al interés económico general, disponiendo en su caso las desinversiones que correspondan”. También, pide que “se apliquen medidas cautelares de cara a evitar el daño que pueda ocasionarse durante el proceso de investigación, a saber, desguace de la compañía, adquisición por parte de otro operador del mercado y/o extranjerización, que puedan provocar una mayor concentración”.

El escrito presentado ante la CNDC repasa el conglomerado empresario de Vicentin que incluye a Oleaginosa San Lorenzo SA (elabora e industrializa aceites vegetales), Algodonera Avellaneda SA (produce algodón hidrófilo y productos de higiene), Buyanor SA (comercializa algodón hidrófilo y cosmética infantil), Río del Norte SA (explota la concesión del puerto Reconquista de las Provincia de Santa Fe), Diferol SA (empresa holding), Frigorífico Regional Industrias Alimentarias SA (faena y comercializa carne vacuna), ENAV SA (produce mosto de uva), Vicentin Paraguay SA (compra y vende cereales y y oleginosas), Gin Cotton SA (desmota algodón), Sir Cotton SA (desmota algodón), Sudeste Textiles SA (realiza el tratamiento de fibras de algodón), y Emilgrain SA (filtra y comercializa lecitina de girasol).

A partir de una complejo entramado societario de empresas controladas y/o vinculadas, Vicentin participa en las tres etapas de la cadena de valor del mercado de aceites de soja y girasol. En la producción primaria de generación de granos, en la etapa secundaria de industrialización de los granos y en la etapa primaria de comercialización y exportación de los aceites y subproductos.

En el escrito Bosco detalla “la concentración en el negocio exportador agrícola argentino” porque si se computan las 10 principales firmas exportadoras, este grupo vendió cerca de 63 millones de toneladas, lo cual representa el 90% del total nacional.

Puntualmente, en el mercado de aceite de soja y girasol, Vicentin lideró las ventas externas en 2019. Entre las principales exportadoras de aceite de girasol del año pasado se encontraron Vicentin con una participación del 33,8%; Oleaginosa Moreno con 33,7%; COFCO-Nidera 18,1%; AGD 4,9%, Cargill 4,1%y Bunge 3,1%. En el mercado de aceite de soja, las primeras empresas exportadoras fueron Vicentin con un 23%; AGD 14,4%; Oleaginosa Moreno 14,4%; Molinos Agro 9,8%; COFCO- Nidera 18,1%; AGD 4,9%, Cargill 4,1% y Bunge 3,1%.

Al respecto, Bosco señala que “a nivel horizontal son siempre las mismas empresas las que año tras año lideran los mercados de producción de granos y aceites de soja y girasol y son las responsables de exportar la mayor parte de la producción” agrícola. Y agrega que “lo alarmante no es solamente el alto nivel de concentración horizontal que impera en los mercados bajo análisis sino también que la mayor parte de las empresas que participan en estos mercados se encuentran integradas verticalmente y participan de las distintas etapas de la cadena de producción”.

Además, la presentación ante la CNDC describe que Vicentin cuenta con su propia terminal portuaria ubicado en el Puerto de San Lorenzo, a través de la cual comercializa al mercado internacional lo producido en sus diferentes plantas, tal como lo hacen otras importantes agroexportadoras. También, debido a la magnitud de la terminal portuaria, Vicentin brinda servicios portuarios a terceros.

“La situación en la que se encuentra hoy en día Vicentin en la práctica implica la pérdida de uno de los principales jugadores del mercado de granos y aceites de soja y girasol, la cual puede perpetuarse si se formaliza la quiebra de la empresa”, alerta Bosco.

En ese sentido agrega que la actual falta de funcionamiento de la cerealera o su eventual desaparición de producirse su quiebra “solo tiene efectos negativos y altamente nocivos para los mercados en los que participa. Los mercados de granos y aceites de soja y girasol se convertirán en mercado mucho más concentrados de lo que lo están hoy si Vicentin no vuelve a producir con normalidad o desaparece en el futuro”.

En definitiva, de perpetuarse la actual situación de Vicentin, en la etapa primaria los productores de granos de soja y girasol perderán a uno de los principales compradores de sus granos, lo que podría derivar en una concentración de la demanda por parte de los competidores y por ende en un perjuicio para los productores en un mercado menos competitivo.

En la etapa secundaria, el escrito de Bosco señala que el porcentaje de granos que Vicentin procesaba para producir aceite pasará a ser procesado en las plantas de molienda de sus competidores quienes aumentarán aún más sus participaciones en el total de aceite de soja y girasol producido en el país. “La falta de participación de Vicentin en el sector secundario incrementará la concentración a nivel horizontal”, advierte.

El mismo escenario se repetirá en la etapa terciaria de comercialización y exportación de aceites comestibles de soja y girasol. “La oferta de granos y aceites de soja se verá reducida al desaparecer Vicentin, uno de los principales participantes del mercado, y su comercialización se concentra aún más de lo que está en manos de sus competidores”, agrega la presentación ante la CNDC.

Fuente: ambito.com

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas