En diciembre, la faena argentina totalizó 1,214 millones de cabezas, 2% abajo en forma intermensual e interanual.

Calculado por día hábil, la comparación con noviembre no varía mientras que con diciembre de 2019 pasa a 2% positivo, ya que en el mes pasado hubo un día menos.

Sin cambios acusados, en la primera mitad del año hubo más meses con crecimiento interanual, mientras que en la segunda sucedió lo contrario.

El año terminó con un aumento de 2% en los animales enviados a frigoríficos, diferencia mínima.

La faena acumulada de 12 meses fue creciendo en forma interanual desde un empate hasta +7% interanual en junio, y en sólo seis meses bajó 5 de esos 7 puntos.

Analizado por sexo, los machos fueron aumentando su número, desde -8% en julio de 2018 a +9% un año más tarde, pero luego fueron cediendo su crecimiento a +6% en diciembre.

En cambio, las hembras muestran una casi incesante disminución en su tasa interanual a lo largo de dos años y medio, desde el +15% interanual de julio de 2018 al -3% de ahora.

Este movimiento diverso por sexo ha permitido una fuerte baja en la participación de las hembras. Salvo un pico hecho en mayo, la tendencia de 2020 fue claramente descendente.