Recomendaciones para el manejo de “enfermedades tempranas o de plántulas», “mal del tallito” o «damping-off» del algodonero

Esta enfermedad se encuentra difundida en prácticamente todas las regiones algodoneras del país afectando el establecimiento del cultivo al reducir el stand de plántulas. Si bien los daños pueden ser muy importantes, su manifestación generalmente es irregular entre campañas algodoneras, en distintas zonas del cultivo e incluso dentro de un mismo lote de producción. Puede causar diversos tipos de daños, desde que comienza la germinación hasta terminado el estado de plántula:

  • Podredumbre de la semilla
  • Deterioro y muerte de plántulas antes de nacer: «damping-off de pre-emergencia».
  • Deterioro y muerte de plántulas después de nacer: «damping-off de post-emergencia» o «mal del tallito» y necrosis del extremo de la raíz principal por lesiones próximas a la superficie, envolventes, aislando la parte inferior de la raíz del resto de la planta (raíz podada o abortada). Estas plantas, si son capaces de sobrevivir, generalmente desarrollan un sistema de raíces laterales pocas profundas que son funcionales y permiten su crecimiento, en tanto el horizonte superficial contenga suficiente humedad. Así, serán las primeras en manifestar severas pérdidas por intensos “shedding” o caída de flores y frutos.

La combinación de estos perjuicios “podredumbre de semilla” y “damping-off” de pre y postemergencia, pueden causar pérdida parcial o total del sembradío. Además de los costos extras para reponer la semilla, insumos en general, movimiento de maquinaria, personal y control de insectos, sin lugar a dudas, distorsiona la planificación e integración de las labores de producción (control de organismos perjudiciales para el cultivo, organización de la cosecha y su comercialización.).

Etiología, síntomas y epidemiología: Si bien son numerosos los hongos que participan dentro del complejo de agentes causales responsables de provocar esta enfermedad en nuestro país, solamente dos de ellos actualmente son considerados de importancia primaria. A continuación, se detallan los patógenos identificados con mayor frecuencia en cultivos afectados por la enfermedad:

Importancia primaria

* Rhizoctonia solani

* Pythium ultimum

Importancia secundaria

* Fusarium spp (varias especies)

* Alternaria sp.

* Colletotrichum gossypii

* Macrophomina phaseolina

* Sclerotium rolfsii

* Otros.

Rhizoctonia solani Kuhn infecta numerosos cultivos en los primeros estadios de crecimiento, participando en el «damping-off» de pre y pos-emergencia. Se encuentra difundida en prácticamente todas las regiones y áreas de cultivo del algodonero, presentándose en algunos años con gran intensidad. Los síntomas característicos son: cancros de color castaño oscuros y estrangulamiento en la zona del cuello de las plántulas.

Condiciones favorables para su expresión: La podredumbre de semilla y muerte de preemergencia son favorecidas por suelos fríos (menos de 20ºC), donde los tejidos vegetales absorben agua, pero no germinan o lo hacen lentamente, quedando más expuestos a la acción de los microorganismos.

El ataque sobre plántulas emergidas es mayor con humedad y temperaturas intermedias (20- 25ºC), que resultan favorables, tanto para las plantas como para los patógenos y, en ambos casos, las medidas preventivas de control son fundamentales.

Pythium ultimum Trow. se puede presentar, tanto en la fase de pre como de pos emergencia, dependiendo de la cantidad y virulencia del inóculo, como así también de la velocidad de crecimiento de las plántulas. Es común encontrar a este patógeno en zonas más húmedas y con suelos algo más pesados.

Con condiciones favorables, los primeros ataques pueden ocurrir en preemergencia y frecuentemente pasan inadvertidos, responsabilizándose entonces, a la mala calidad de la semilla por la baja densidad de plantas emergidas.

En pos emergencia es posible encontrar en las plántulas lesiones de aspecto acuoso a nivel del suelo, provocando luego, la muerte de las mismas. Además, al extraer plántulas con síntomas de marchitamiento inicial de cotiledones y primeras hojas y sin cancros visibles a nivel del cuello, se puede observar podredumbre de la raíz principal y un deterioro general de las secundarias. Temperaturas bajas (menores a los 18°C) y suelos algo más húmedos, o con encharcamientos momentáneos, favorecen significativamente el ataque de este patógeno.

  • Evitar siembras profundas.
  • Utilizar semilla de buena calidad cultural (sobre todo para siembras tempranas con temperaturas del suelo próximas al límite inferior de la necesaria para la germinación – 18 a 30ºC). · Rotaciones con otros cultivos para disminuir la posibilidad de formación de cepas más virulentas. · Siembras con temperatura y humedad adecuada evitando suelos excesivamente fríos.
  • Tratamiento de semilla con fungicidas recomendados (uno o más principios activos).
  • Identificación anticipada a la siembra de los patógenos presentes en suelos de lotes de cultivo. Actualmente, se han desarrollado técnicas de laboratorio que permiten identificar a partir de muestras de suelos, los patógenos de posible incidencia económica presente en los mismos.
  • Para un control más eficiente del Pythium spp, se recomienda utilizar combinaciones de fungicidas que contengan al menos uno de sus principios activos con especificidad en el control de dicho hongo.

 

Fuente: INTA por Iván Bonacic Kresic, María Florencia Casse, Alfredo Daniel Ojeda

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas