Verdeos de invierno: evaluación especies, cultivares y fertilización nitrogenada en Vertisoles de Entre Ríos bajo pastoreo

La intensificación de los sistemas de producción animal de base pastoril requiere de cultivos forrajeros que mantengan altas tasas de crecimiento durante la mayor parte del año. Las bajas temperaturas y radiación del período invernal, disminuyen significativamente las tasas de crecimiento de las pasturas perennes a valores de entre 10-15 kg MS/ha por día en este período, por lo que la incorporación de verdeos de invierno se hace imprescindible en este tipo de sistemas (De Battista y Costa, 2002).

El verdeo de invierno tradicionalmente utilizado en Entre Ríos ha sido la avena, aunque en los últimos 10-15 años ha sido parcialmente reemplazado por el raigrás anual, dado su mejor comportamiento sanitario (principalmente frente a roya), tolerancia a plagas (pulgones) y mayor potencial de producción invernal. Sin embargo, la avena tiene la ventaja de poder sembrarse en fechas más temprana (fines de febrero) y presenta una mayor tasa de crecimiento inicial, por lo que en general permite una utilización más temprana (fines de otoño) que el de raigrás anual (De Battista y Ré, 2008).

Otro factor a considerar al momento de implantar un verdeo tanto de avena como de raigrás es el cultivar a utilizar, ya que en los últimos en los últimos años se han generado cultivares potencialmente superiores en ambas especies, tanto en comportamiento sanitario como en potencial de productivo. De esta forma, el conocimiento de la adaptación local de estos materiales se hace imprescindible al momento de decidir que cultivar implantar.

También debe considerarse que el período invernal suele presentar una baja tasa de mineralización de la materia orgánica, principal fuente de nitrógeno para los verdeos. Esto genera que una buena estrategia de fertilización nitrogenada sea clave para contar con verdeos de invierno de alta producción (De Battista y Costa, 2002).

El objetivo del presente trabajo fue evaluar bajo pastoreo el comportamiento productivo de cultivares de las dos especies más difundidas como verdeo en la zona de vertisoles de Entre Ríos utilizando distintas dosis de fertilización nitrogenada.

MATERIALES Y MÉTODOS

La experiencia se llevó a cabo en el Establecimiento Santa María (32º 29´28´´ S, 58º 57´14´´ O) ubicado en Villa Nueva Montevideo en el límite de los departamentos Uruguay, provincia de Entre Ríos. Se utilizó para la misma un potrero de 12 ha, donde predomina un suelo vertisol de serie Gilbert, con características de peluderte argiudólico (pH:7,1; MO: 4,0%; N:0,16%; P: 4,5 ppm). Los meses de Junio, Julio y Agosto tuvieron un registro total de precipitaciones de 35 mm.

La fecha de siembra de los verdeos fue el 01/04/2019 sobre un rastrojo de pradera de leguminosas degradada utilizando una sembradora de directa. Las densidades de siembra fueron de 80 kg/ha para avena y 25 kg/ha para raigrás y el agregado de 100 kg/ha de fosfato diamónico.

El potrero fue dividido en 2 fracciones de 6 ha, donde en una fracción se sembraron 2 cultivares de avena (Elizabeth INTA y Avena común) y en la otra fracción 2 cultivares de raigrás anual tetraploide (Bill max y Raigrás común).

Los 12 tratamientos evaluados surgieron de la combinación de 2 especies de verdeos (Avena y Raigrás), 2 variedades dentro de cada especie (Avena Elizabeth INTA y Av_Común; Raigrás Bill max y Raigrás_común) y 3 dosis de fertilización nitrogenada al macollaje (N0, N23 y N69; 0, 23 y 69 kg N /ha respectivamente). El diseño de la experiencia fue en BCA (r=2), con arreglo de los tratamientos en parcelas divididas, ocupando la especie la parcela principal, el cultivar la sub-parcela y la dosis de N la sub-sub-parcela. La figura 1 muestra el diseño de la experiencia con sus 24 unidades experimentales (u.e).

Cada potrero de 6 ha (especie de verdeo) fue pastoreado en franjas perpendiculares a los tratamientos de cultivares y dosis de nitrógeno por un lote de terneros diferentes, siendo el peso medio de los terneros que ingresaron al raigrás de 182,7 kg PV/cab y de 205,0 kg PV/cab en el caso de la avena. La carga al inicio del pastoreo (13/08/2019) en ambos casos fue baja (1,7 y 1,3 cab/ha para raigrás y avena respectivamente) y se fue ajustando a medida que la disponibilidad de forraje fue aumentando en cada recurso. Los animales fueron pesados al inicio y al final de la experiencia para estimar la ganancia individual y la producción de carne sobre cada especie de verdeo

La variable medida durante el transcurso de la experiencia fue la biomasa acumulada en cada evento de pastoreo y la biomasa acumulada total. Para esto previo a la entrada a pastorear por los animales se muestreó cada u.e con marcos de 0,25m2, los que fueron pesados en verde y luego ajustados a kg MS/ha a partir de submuestras llevadas a estufa. La eficiencia de cosecha del forraje en cada evento de pastoreo se estimó visualmente, y fue utilizada luego para estimar el consumo por recurso forrajero y la eficiencia de conversión sobre los mismos.

RESULTADOS

La Figura 2 muestra para cada tratamiento la biomasa acumulada en los 2 pastoreos realizados y la biomasa total acumulada. La fecha media del 1er y 2do pastoreo fue el 05/09 y 14/11 respectivamente.

Si bien el rango de acumulación de forraje de los distintos tratamientos fue amplio en el 1er pastoreo (435 a 1.289 kg MS/ha), en el 2do pastoreo (2.221 a 4.893 kg MS/ha) y en el total acumulado (2.890 a 5.788 kg MS/ha), no se detectó interacción de ningún tipo, respondiendo de manera similar las especies, y los cultivares dentro de especie, al nitrógeno. Por esto se analizan a continuación los efectos principales.

Ir al informe completo

 

Fuente: INTA por Yanina Gisela Gorelik Zonis, Alejo Esteban Re

MÁS INFORMACIÓN AGROPECUARIA CLIQUEÁ AQUí

Total Views: 123 ,

Noticias relacionadas