Se promueve la poda urbana eficiente para generar energía térmica

A través del Proyecto para la Promoción de la Energía derivada de Biomasa (Probiomasa), una iniciativa conjunta del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y la Secretaría de Gobierno de Energía que cuenta con el apoyo técnico de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se formalizó la transferencia de una empaquetadora de ramas de poda al Municipio de General Viamonte, de la provincia de Buenos Aires.

En este marco, y mediando una carta de intención, se transfirió la empaquetadora al Municipio bonaerense. La firma estuvo a cargo del secretario de Alimentos y Bioeconomía, Andrés Murchison; el intendente de General Viamonte, Franco Flexas; y el oficial de Programas de la FAO, Francisco Yofre.

La empaquetadora de ramas de poda permite optimizar la gestión del arbolado urbano, mejorar la limpieza y recolección en las calles, disminuir a la mitad los costos de operación, eliminar la necesidad de destinar espacio a la disposición final; y generar energía térmica industrial, en línea con el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 7 de garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos.

El arbolado urbano es un componente esencial para las ciudades que debe cuidarse y mantenerse adecuadamente. Un árbol es capaz de absorber hasta 150 kg de CO2 al año, aprovecha el carbono para su crecimiento, disminuye la velocidad del viento, ayuda a regular la temperatura en las ciudades, reduce el consumo de aire acondicionado en hasta un 30% y ahorra en calefacción hasta un 50%. El mantenimiento periódico es primordial para no afectar negativamente la infraestructura y la población.

La empresa que se adjudicó la licitación, Lignis, para la implementación de esta nueva metodología, incorpora un equipo empaquetador de ramas entre las operaciones de poda y recolección. El equipo genera paquetes cilíndricos, a partir de las ramas de poda, que mejoran sensiblemente su densidad y facilitan el transporte, manejo y disposición.

Una vez que los residuos de poda son empaquetados y acopiados temporalmente por el municipio, se transforman en un insumo para la industria de la biomasa. Se puede comercializar en forma de fardos o chips; implementar sistemas de calefacción en calderas para uso residencial o industrial o desarrollar un programa de leña social para poblaciones vulnerables. El combustible obtenido es de excelente calidad y bajo costo permitiendo competir con otros, aún en aquellos casos donde es necesario realizar inversiones en automatización para su consumo (en el caso de industrias o calefacción de grandes superficies).

El partido de General Viamonte, cuenta con una población de 18.232 habitantes, una superficie total de 215.000 m2 y un volumen de material de podas cercano a 1.100 toneladas anuales. El Municipio es un caso ejemplo con potencial para replicar en otras ciudades.

Se analizaron 584 localidades aledañas (superficie de 3.160 km2), con similares condiciones climáticas y el modelo arrojó un volumen total de residuos de poda, potencialmente aprovechable para biomasa de 1.045.000 toneladas, lo que contribuiría a una matriz energética más sustentable.

Fuente: Agroindustria

 

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas