Procesos de cosecha, en un nuevo contexto mundial y nacional

En las primeras horas del período se registraron precipitaciones en gran parte del área, totalizando un acumulado de agua caída entre 40 y 125 mm, no cambiando las características de intensidades medias a bajas, permitiendo una buena infiltración y recarga de los perfiles de los suelos. A posteriori, el resto de la semana, reinaron condiciones de estabilidad climática, días soleados, escasa a nula nubosidad, temperaturas diarias medias a altas, vientos de bajas intensidades, bajos porcentajes de humedad ambiente y condiciones de buen tiempo, seco. Con el transcurso de los días, los escenarios fueron cambiando y condicionando toda la realidad, por un lado los aspectos climáticos revirtieron los síntomas de déficit hídrico de los cultivos y se reanudaron los procesos de cosecha, pero por otro, la especial situación epidemiológica mundial y nacional impactó sobre ellos.

Las actividades agrícolas se vieron reducidas por falta de piso y tuvieron diferentes grados de acción, siendo la cosecha de maíz temprano, soja de primera y algodón, el monitoreo – seguimiento de los cultivares y las aplicaciones de herbicidas – insecticidas, a las que mayor cantidad de tiempo, se les dedicó. Por consiguiente, las tareas efectuadas en la semana fueron: a) monitoreo de trampas para capturas de picudos, en predios destinados al cultivo de algodón, b) aplicación de reguladores de crecimiento en los cultivares de algodón, c) monitoreo y seguimiento de los cultivares de soja temprana y soja tardía, d) aplicación de insecticidas (control de orugas), e) monitoreo y seguimiento de los cultivares de maíz tardío (de segunda), f) cosecha de maíz temprano, g) cosecha de arroz, h) cosecha de algodón, i) cosecha de soja temprana. Para el período comprendido entre el miércoles 25 al martes 31 de marzo de 2020, los pronósticos prevén desde su inicio, condiciones de inestabilidad climática, con altas probabilidades de precipitaciones de variadas intensidades, en el sur del área de estudio, centro – sur de los departamentos San Martín y San Jerónimo, situación que variaría a comienzos del jueves 26.

En el resto del área desde el inicio, condiciones de estabilidad climática, con temperaturas medias diarias estables y un leve ascenso de las mismas, con el transcurso de los días, escasa nubosidad, con algunas bajas probabilidades de precipitaciones aisladas en fecha viernes 27. Registrándose escenarios de muy buen tiempo, permaneciendo las mismas hasta el final del período, en toda el área de estudio. 3 Las temperaturas medias diarias fluctuarían, entre mínimas de 17 a 23 ºC y máximas de 26 a 34 ºC. –

Maíz temprano (de primera)  

Las precipitaciones registradas en el final del período anterior yü comienzo de éste, tuvieron montos pluviométricos de cierta importancia, condicionando y paralizando el buen ritmo en el proceso de cosecha, que se había logrado.

El mismo se fue reanudando lentamente a medida que las condiciones ambientales fueron mejorando, ya sea, por las condiciones de piso de los lotes o por el contenido de humedad de grano. Lográndose un grado de avance del 92 %, 27 puntos porcentuales superiores a los de la campaña pasada, en comparación con el mismo período. En la reanudación de la trilla se lograron valores heterogéneos y humedad de grano superior al 16 %, con el transcurso de los días disminuyó y alcanzó valores inferiores al 15 %, como los que se habían logrado antes de las precipitaciones. Los rendimientos promedios obtenidos en el período se mantuvieron similares y consolidaron los valores en cada zona, caracterizando a la campaña 2019/2020 como buena a muy buena. Cuadro de rendimientos promedios y máximos, de la campaña 2019/2020, para las siguientes zonas:

La sanidad detectada fue buena, sin manifestaciones de presencia de enfermedades ni de plagas. Se observó el siguiente estado fenológico: en R “estados reproductivos”, R6 (madurez fisiológica).

Algodón  

Zonas este-oeste: semana con días soleados, temperaturas medias aü levemente altas, con porcentajes de humedad ambiente variable, lentamente fue retomando su ritmo la cosecha, paralizado por las precipitaciones ourridas en ambos períodos. Los rendimientos obtenidos continuaron manteniéndose en promedios superiores a 22 qq/ha, con mínimos de 15 qq/ha y máximos de 28 qq/ha, considerados por el sector productivo como buenos a muy buenos. En general, el estado del cultivo siguió siendo bueno, a excepción de los cultivares sembrados en fechas más tardías. 5 Se continuó recomendando a los productores la reactivación de las trampas para picudos en lotes donde la etapa de floración estuvo llegando a su fin, situación en un bajo porcentaje de superficie, para la captura de los mismos o la baja de la población, en caso de su presencia. Conjuntamente se concretaron aplicaciones de reguladores de crecimiento y defoliantes. Se observaron los siguientes estados fenológicos: un bajo porcentaje en V “estados vegetativos”, V8 (octava hoja verdadera despegada), R “estados reproductivos” R1 (aparición del primer pimpollo), R2 (1º flor blanca-plena floración), desarrollo de cápsulas M “maduración”, M1 (1º cápsula abierta) y los más avanzados en M2 (60 % de cápsula abierta), madurez fisiológica

Soja temprana (de primera)  

Un 97 % del cultivo se encontró en estado bueno a muy bueno, con lotes excelentes, sin inconvenientes, un 2 % en estado bueno y el 1 % restante, regular. El estado sanitario siguió siendo bueno, sin problemas de importancia hasta la fecha. Las condiciones ambientales registradas permitieron que se reanudara a ritmo lento el proceso de cosecha, que fue incrementándose con el paso de los días, pero no en demasía. El mismo se caracterizó porque un importante porcentaje de grano se embolsó, ante la realidad del contexto sanitario, las limitaciones en el transporte y el acopio en plantas de silos particulares, cooperativas, puerto, entre otros. Los rendimientos promedios variaron muy poco de los mencionados en el informe anterior y los que se habían registrado en un comienzo, en los departamentos San Martín, San Jerónimo y Castellanos, oscilaron entre 50 – 47 y 43 qq/ha respectivamente, con buena calidad y por debajo del 16 % de humedad de grano. En lotes puntuales en los departamentos Las Colonias, San Cristóbal, La 6 Capital y San Justo fluctuaron entre 28 qq/ha como mínimos y 40 qq/ha como máximos. Para el caso de los departamentos del norte, comenzaron a cosecharse los primeros lotes. Se observaron, los siguientes estados fenológicos: R “estados reproductivos”, R2 (floración con uno de los nudos superiores con hojas desarrolladas), R3 (vaina de 5 mm de longitud en nudo), R4 (vaina de 20 mm de longitud en nudo), R5 (comienzo de llenado de semilla en nudo, semilla de 3 mm de longitud), R6 1 (semilla verde de tamaño máximo del nudo), R7 (comienzo de madurez, una vaina con color de madurez) y lotes más avanzados en R8 (madurez plena).

Soja tardía (de segunda)  

Las características ambientales que caracterizaron a la semana y lasü precipitaciones, brindaron condiciones que progresivamente, en distintos grados, fueron revirtiendo o sosteniendo, los diferentes estados fenológicos del cultivo y su amplitud. Un 60 % se halló en estado bueno a muy bueno, un 20 % en estado bueno a regular, con mediano desarrollo de estructura de plantas, no llegando al cierre de los surcos, un 15 % regular y un 5 % malo. Ante lo enunciado, indicadores como desarrollo foliar limitado, estructuras de plantas medias a bajas, surcos no cerrados, amanchonamientos de lotes, pocos uniformes, mortandad de plantas, difícilmente cambiarían. Continuaron las aplicaciones de herbicidas e insecticidas. Se observaron, los siguientes estados fenológicos: V “estados vegetativos”, V5 (5º nudo), V6 (6º nudo), V7 (7º nudo), V8 (8º nudo), V9 (9º nudo), R “estados reproductivos”, R1 (inicio de floración), R2 (floración con uno de los nudos superiores con hojas desarrolladas), R3 (vaina de 5 mm de longitud en nudo) y en lotes más avanzados, en R4 (vaina de 20 mm de longitud en nudo).

Maíz tardío (de segunda)

Las precipitaciones sobre el final del período anterior y comienzo deü éste, repercutieron en los cultivares implantados en diferentes grados, según la etapa fenológica en que se encontraba el cultivo, dependiendo fundamentalmente de la fecha de siembra. Para el caso de los implantados más temprano, fueron los que mejor recibieron las lluvias porque consolidaron el llenado de grano, período crítico, no así para los tardíos, porque no llegarían a tener una recuperación en el desarrollo tanto, de las plantas como foliar, por lo cual las consecuencias serían irreversibles y se reflejarían en una disminución de los qq/ha finales. Se observaron los siguientes estados fenológicos: en V “estados vegetativos”, V4 (4º hoja desarrollada), V5 (5º hoja desarrollada), V6 (6º hoja desarrollada), V7 (7º hoja desarrollada), V8 (8º hoja desarrollada), V9 (9º hoja desarrollada), R “estados reproductivos” R1 (emergencia de estigma), R2 (cuaje, ampolla) y lotes más avanzados en R3 (grano lechoso).

Sorgo granífero  

Los cultivares en un 80 % se encontraron en estado bueno a muyü bueno, con algún lote excelente, un 15 % en estado bueno a regular y un 5 % regular a malo. Este último, en situación irreversible, seguramente con cambio de destino. No como grano comercial sino utilizado para consumo animal. La sanidad detectada fue muy buena y sin riesgos hasta el momento. Se observaron los siguientes estados fenológicos: estado 1 (3º hojas), estado 2 (5°hoja totalmente extendida), estado 3 (diferenciación de meristemas), estado 4 (hoja bandera visible), estado 5 (estado de bota o buche), estado 6 (floración), estado 7 (grano lechoso), estado 8 (grano pastoso) y lotes puntuales más avanzados en estado 9 (madurez fisiológica).

 

Fuente: Bolsa de Comercio de Santa Fe

 

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas