La Chacra Suroeste de Chaco apuesta a los cultivos de servicios y los planteos mixtos

Muchos suelos chaqueños llevan en agricultura más de 80 años bajo manejos no siempre adecuados, lo que ha llevado a la pérdida de capacidad productiva: perdida de nutrientes, materia orgánica, compactación. La Chacra Suroeste de Chaco busca achicar las brechas de rendimiento causadas por este deterioro. La GTD Solana Romano explica que “este contexto despertó el interés por la incorporación de cultivos de servicios (CS) y la integración con ganadería como estrategias para mejorar el estado de los suelos con coberturas vivas, en especial en años secos cuando trigo no es una opción”.

La adopción de CS en la región es baja. Uno de los motivos es la distribución de las lluvias, que suelen concentrarse entre octubre y abril, con inviernos muy secos. A esto se suma su alta variabilidad inter e intra anual que dificulta el manejo de las rotaciones. “Las siembras aéreas pueden ser una llave para incorporar los CS ya que permiten adelantar la implantación y aprovechar la humedad y temperaturas de marzo”, explica Romano.

Otro punto estratégico es identificar el momento óptimo para su secado. Esto es clave para la recarga del perfil antes de la siembra de gruesa. Ensayos de 2019 muestran que, si bien los CS consumen agua, también mejoran la eficiencia de recarga del perfil respecto de un barbecho, llegando a la siembra con igual o mejor condición hídrica en los primeros 60 cm.

En cuanto a especies, el centeno destaca por su menor consumo de agua, y Melilotus aparece como alternativa a vicia por el menor costo de la semilla ofreciendo, además, la opción de pastoreo sin riesgos de intoxicación. “Estamos profundizando el intercambio con la Chacra Bandera, que viene trabajando en CS desde hace varios años”, explica Romano.

La segunda estrategia para ayudar a la recuperación de los suelos apunta a la vuelta de los planteos integrados, pensando en el doble objetivo: la oferta de servicios ecosistémicos y de forraje. Otra opción es incorporar pasturas perennes en las rotaciones agrícolas. En esa línea, se lanzaron ensayos de consociaciones de Melilotus con Gatton panic para evaluar su efecto en la recuperación de suelos, producción y comportamiento forrajero.

Además, consideran nuevas opciones como “Pega-pega” (Aeschynomene americana), una leguminosa estival que soporta encharcamiento y que es capaz de acumular hasta 4000 kg de MS en 4 meses. Al ser nativa de la región tiene excelente nodulación, dejando un residuo de 2-3 % de N. Ofrece forraje rico en proteína o puede usarse simplemente como CS. “Puede ser una opción interesante para intercalar – con siembras aéreas de diciembre – entre girasol un trigo o maíz temprano”, concluye Romano.

Fuente: Aapresid

 

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas