Entre Ríos: en los planes de siembra, el trigo suma más puntos a favor que en contra

A dos meses de que comience la campaña triguera en Entre Ríos, el trigo pinta que volverá a ser protagonista en los planes de siembra de los productores, luego de una campaña histórica que alcanzó las 1,5 millones de toneladas en esta provincia y unas 20 millones de toneladas en el país.

Una encuesta que realizó la Bolsa de Cereales entrerriana entre productores y asesores revela algunos de los motivos que impulsan la implantación del cereal y también aquellos que le juegan en contra.

En primer lugar hay una importante disminución de las deudas en las empresas agropecuarias. «El productor ha logrado cubrir gran parte de las deudas generadas por la sequía estival del ciclo 2018/19, por lo tanto no se ve obligado a sembrar trigo para tener dinero disponible en el mes de diciembre», indica el informe. Este punto también implica que hay más recursos para invertir en tecnología ?si la decisión es sembrar el cultivo.

Un punto a favor es la disminución del costo de la semilla. «Muchos productores cuentan con semilla propia, lo cual reduce sensiblemente los costos con relación al ciclo anterior, ya que existía una gran demanda y oferta reducida de semilla», señala la entidad.

En el suelo, el semáforo de las reservas está en verde. «Actualmente existe muy buena humedad en los suelos, por lo tanto, una vez implantado el cereal tendrá cubierta una cuota importante de su requerimiento hídrico en la etapa vegetativa», destacan los técnicos de la Bolsa entrerriana.

«El grato recuerdo del año pasado», por la muy buena campaña, es otra variable que suma fichas para volver a apostar por el trigo. También juega a favor la muy buena cosecha de maíz, que ya se empezó a trillar, y las proyecciones de una buena producción de soja.

«Posiblemente, el único factor negativo, que lamentablemente tiene un peso importante, sea la baja cotización del cereal», reconoce la entidad.

En la última campaña, la producción de trigo fue de 1.530.195 toneladas en Entre Ríos y superó por 393.233 toneladas al registro más elevado que se había logrado en el ciclo 2009/10, con 1.136.962 toneladas. La superficie sembrada fue de 406.300 hectáreas, con una expansión interanual del 36% (108.300 hectáreas).

El rendimiento promedio provincial fue de 3.773 kilos por hectárea, con un incremento del 50% (1.250 kg/ha) en comparación con el ciclo 2017/18.

 

Fuente: Bolsa de Cereales de Entre Ríos

Noticias relacionadas