El campo en alerta por múltiples focos de incendio en cuatro provincias

La región del Noroeste y parte de la zona núcleo está afectada por la sequía. Y no hay previsiones de un cambio de tendencia. A los incendios en el Delta se sumaron más focos en Santa Fe, Entre Ríos, Chaco y Formosa. Crece la alarma por posibles bajas productivas.

Los productores de las provincias de Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Chaco y Formosa están en máxima alerta ante la fuerte sequía que afecta la región a la que se suman incendios que están complicando cada vez más la actividad ganadera y agrícola.
Tras un julio en el que se notó el déficit de lluvias en el centro y norte del país, y que dejaron solo en CABA uno de los meses con menores precipitaciones de la historia, los pronósticos climáticos no son alentadores. En su último informe lclimático trimestral, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) estima que hasta octubre habrá temperaturas más elevadas que las habituales y lluvias por debajo de los regímenes normales sobre el centro del país y normales en el Litoral, donde hoy se concentra la mayor cantidad de incendios.

La sequía obedece a la fase de La Niña, que empieza a complicar el desarrollo del trigo sembrado, lo que llevó a las Bolsa de Cereales de Buenos Aires y a la de Comercio de Rosario (BCR) a reducir sus previsiones de cosecha cubierta con el cereal, a días de que terminen las tareas de implantación.

En su reporte semanal, la Bolsa porteña indicó que «en contraposición a los buenos niveles de humedad en los suelos del sur del área agrícola nacional, en la franja centro y norte de la misma la falta de agua se mantiene y condiciona el normal desarrollo de los cultivos y que podría impactar en la productividad de los lotes afectados».
«En el norte del país los lotes más tempranos inician espigazón bajo un escenario de déficit hídrico severo, que se verá reflejado en los valores de rindes esperados hacia el cierre del presente ciclo», remarcó la entidad porteña. En esas regiones, el porcentaje del área que presenta una condición de cultivo entre regular y mala es de entre 40 y 50 %, «siendo los cuadros en expansión de hojas aquellos con posibilidad de recuperación si reciben lluvias». detalló.

La falta de precipitaciones mantiene en alerta a los productores de varias provincias, donde a la sequía y falta de humedad en los suelos se suman focos de incendios, que se irradiaron en la última semana por distintas zonas de las provincias de Santa Fe, Chaco, Formosa, Entre Ríos y Corrientes.

En el norte de Santa Fe, la situación fue calificada por los productores de la región como «desastre ambiental» en los departamentos de 9 de Julio y Vera, donde en la última semana se están quemando miles de hectáreas.
Según reportó la Federación Agraria (FAA), la localidad más afectada en los productivo hasta el momento es San Bernardo con un importante número de animales quemados por el fuego que va arrasando campos a su paso.
Las altas temperaturas, la combustión de los pastizales secos, la falta de humedad y las ráfagas de viento están haciendo que el fuego sea muy difícil de controlar.

«Esto no es lo único que está afectando los productores. En la zona, en la nadrugada del jueves se robaron 25 animales aprovechando la situación de desconcierto de los productores del lugar y que los animales escapan asustados», indico la entidad rural en un comunicado.
Y reclamaron respuestas y acciones urgentes de los Ministerios de Medio Ambiente y Producción de Santa Fe.
En tanto, según consignó el portal Agrofy también Chaco y Formosa se ven afectadas por contingencia climática, y sus productores aseguran que las consecuencias impactarán fuertemente en la producción.
“La situación que estamos pasando es crítica. Hay gente que está muy mal”, le dijo al portal Gladys Vicentín, vicepresidenta de la Sociedad Rural de Chaco, donde toda la provincia atraviesa una fuerte sequía.

En tanto, lo que pasa en Formosa «es más grave que en Chaco, porque ellos ahora empezaron con las sequías, nosotros venimos sin agua desde febrero prácticamente”, sostuvo Roberto Consolani, vocal de la mesa ejecutiva de Confederaciones Rurales (CRA) e integrante de la Asociaciones Rurales de Chaco y Formosa (Chafor).
El productor asevera que como consecuencia del arrastre de la sequía, que lleva más de medio año. “La sequía se fue acentuando y en marzo mi campo parecía como si estuviera en julio o agosto, por el pasto marrón”, indicó.

Fuente: El Cronista por Paula López

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas