Cosecha en verde, una tecnología que contribuye a evitar la quema de cañaverales

El INTA Famaillá explica las ventajas de este sistema y rescata las recomendaciones de la Mesa de Gestión Ambiental de Tucumán para prevenir las quemas.

En Tucumán, debido a las condiciones climáticas de esta época, nos encontramos en el período de mayor riesgo para la ocurrencia de quemas en pastizales y superficies ocupadas por cultivos. Si a ello sumamos el contexto actual de la pandemia de coronavirus, donde los problemas respiratorios aumentan los factores de riesgo en la población, la prevención de los fuegos se convierte en una herramienta clave para proteger la salud de los ciudadanos y contribuir en el cuidado del medioambiente.

En este sentido, la tecnología de cosecha en verde para la caña de azúcar se convierte en una aliada para el sector. El Ing. Agr. Arturo Felipe, responsable del grupo de investigación en el cultivo del INTA Famaillá, explica cuáles son las ventajas de este sistema y cómo trabaja la Institución junto a los organismos gubernamentales provinciales y el sector agroindustrial cañero para promover la no utilización del fuego en el marco de la Mesa de Gestión Ambiental de Tucumán (MGA).

El técnico sostiene que, actualmente, más del 90% de la cosecha en Tucumán se realiza con máquinas integrales en verde. “Estos equipos son aptos para realizar la tarea de cosecha sin utilizar fuego, ya que generan una buena limpieza de las hojas de la caña y un correcto despuntado de manera mecánica, sin necesidad de quemar el cultivo”.

Sobre las ventajas, destaca la velocidad con que estas máquinas permiten finalizar el proceso de cosecha en un campo. Por otra parte, ante la escasez de mano de obra para la realización del corte manual de la caña en el sistema semi-mecanizado, “en este caso sólo se requiere entre 3 y 4 operarios para manejar un frente de cosecha de una máquina”.

Otro de los beneficios de este sistema, asegura, es que permite dejar el rastrojo en superficie para, luego, ser incorporado con cultivo mecánico. “De esta manera, devolvemos al suelo la materia orgánica y parte de los nutrientes que fueron extraídos durante el período de crecimiento del cañaveral. Además, el aporte lógico que implica la no utilización del fuego al medioambiente al evitar la emisión de gases de efecto invernadero”.

En relación a este tema, el ingeniero rescata un trabajo desarrollado por investigadores de las EEAs Famaillá (Tucumán) y Cerrillos (Salta) del INTA, cuyos resultados sugieren que mantener la cantidad de rastrojo necesaria para mantener el C orgánico del suelo (balance=cero) es un enfoque que podría utilizarse como criterio para la extracción y uso sostenible del rastrojo, mitigando las emisiones de C y evitando el agotamiento de C del suelo.

Con respecto a las desventajas que presenta el sistema de cosecha en verde, Felipe plantea el tamaño de los equipos utilizados como una limitante. “Lo negativo es que no pueden ingresar en lotes pequeños o con problemas de accesibilidad, lo que obliga al productor a tener que adaptar los campos para el ingreso y circulación de una maquinaria robusta”.

Otro tema es que este sistema no permite resolver una cuestión central que es la quema del rastrojo. “Ante la condición de heladas de intensidad moderada y sequía como la de este año, el material vegetal se seca y se pone más propenso a prenderse fuego. Por lo tanto, cualquier fuego puede pasar a los campos y encender los cañaverales, con la complicación de que los ingenios no permiten el ingreso de caña cosechada en verde quemada”.

En cuanto al trabajo de articulación interinstitucional que viene realizando la Mesa de Gestión Ambiental de Tucumán para la erradicación de las quemas en la provincia, el técnico recuerda una serie de medidas para que productores y ciudadanos pueden contribuir en la prevención.

En los campos se pueden implementar Buenas Prácticas Agrícolas y tomar medidas para evitar el ingreso del fuego sólo optimizando los recursos materiales y humanos disponibles”.

Entre las medidas a tomar, la MGA sugiere:

-Utilizar el sistema de cosecha integral, que no requiere la condición de quema.

-Priorizar el ingreso a cosechar en fincas aledañas al aeropuerto y bajo líneas de alta tensión, entre otras zonas de riesgo.

-Realizar desmalezados y rastrado de callejones para evitar avances dentro de los campos. Controle el estado de la vegetación de alambrados y acequias para impedir la propagación de fuegos desde otros campos o banquinas.

-Respetar la distancia de las torres de energía eléctrica con respecto al cultivo al implantar el cañaveral y mantenga sin cobertura vegetal las zonas aledañas a las mismas.

-Limpiar periódicamente todos los sectores del establecimiento agrícola. Mantener los predios limpios de basura y sin acumulación de cacharros que puedan anidar mosquitos. Realice frecuentes inspecciones del estado de orden y limpieza de los talleres móviles.

-Clasificar los residuos en los depósitos de fitosanitarios y el taller de maquinarias. Gestione correctamente las BPA. Realice triple lavado de envases para llevarlos, posteriormente, a reciclar.

-Evitar derrames de combustibles, lubricantes o productos inflamables. Las cisternas de combustible deben estar identificadas con carteles de “peligro inflamable” y estar ubicadas cerca de un extintor. Verifique que no haya pérdidas.

-Realizar mantenimiento preventivo de las maquinas cosechadoras mediante un control diario y limpieza (soplado) para prevenir los focos de incendio.

-Disponer de matafuegos vigentes y en buen estado en tanques de combustible, depósitos de mampostería y maquinarias (cosechadoras, tractores y camiones).

-Notificar a contratistas de cosecha y transporte sobre la prohibición de hacer fogatas y fumar dentro de la finca.

-Instalar cartelería de seguridad (prohibido fumar, normativas de seguridad, prohibido prender fuego, procedimientos preventivos y reglamentos de visitas).

-Capacitar anualmente a todo el personal (operadores de cosecha, tractoristas, operarios de campo y transportistas) en los procedimientos de prevención del fuego en el cultivo y durante la cosecha.

-En caso de ocurrir incendios, mantener libre el acceso a extintores, no fumar, reconocer el fuego, atacarlo con extintores, evitar la propagación, interrumpir el suministro eléctrico, evacuar el área, llamar a los bomberos y denunciar en la comisaría más cercana.

La sociedad civil también cumple un rol fundamental para evitar la generación o propagación de los fuegos. Por ello, la Mesa de Gestión Ambiental de Tucumán propone a los ciudadanos que eviten quemar la basura de la casa; arrojar fósforos o colillas de cigarrillos en lugares que puedan prenderse fuego; encender fuego pastizales, cañaverales y residuos de cosecha (rastrojo); y utilizar la quema para la limpieza de banquinas en rutas, caminos vecinales y canales. Ante un incendio, llamar a Defensa Civil marcando el 103 desde cualquier teléfono.

 

Fuente: INTA por Arturo Felipe

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas