Bueno para la Argentina: repunta el precio internacional de soja

Había caído el 13% en el año, pero tras tocar su mínimo en 10 meses recuperó poco, 7,6%. Reactivación paulatina de China es el principal motivo.

Dentro de la incertidumbre y la preocupación generada por la propagación del coronavirus, que tiene en jaque a la economía global, Argentina puede aferrarse a un dato positivo. Es que después de desplomarse durante la semana pasada, el precio internacional de la soja parece recuperarse de a poco. Si bien, según remarcaron analistas del mercado, es apresurado aventurar si ya tocó su piso, el repunte observado durante las últimas jornadas en el mercado de Chicago hace presagiar un futuro alentador. La reactivación de China, que impulsa la demanda, parece ser el factor determinante.

Durante la rueda de ayer, el precio de la soja volvió a cerrar en alza. La tonelada en el mercado internacional cerró a u$ 324,46 un 2,5% más que el viernes (u$s 316,92). En lo que va del año, el valor del commodity tuvo fluctuaciones propias de un contexto volátil. Por ejemplo, pasó de u$s347,12 el 3 de enero (su valor más alto desde mediados de 2018), a u$s301,65 el 17 de marzo (la cotización más baja de los últimos diez meses): es decir, registró una caída del 13,25%. Desde entonces, recuperó parte de lo perdido: + 7,3%.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China había influido durante el año pasado en el precio de la oleaginosa. La caída de la demanda por la pandemia, sumada a una posible cosecha récord en Brasil y el derrumbe del petróleo, se conjugaron para volver a golpear su valor este año. Sin embargo, es desde el gigante asiático donde ahora aparece una luz de esperanza.

“Conocer si ya tocó pisos, o si va a tener un rebote que se va a sustentar en el tiempo, sería hacer futurología. Más en un momento como el actual, donde los mercados son prácticamente impredecibles. ¿Qué se está viendo ahora? El estímulo de los países centrales para potenciar la economía. China reactivando nuevamente su economía y saliendo nuevamente a comprar soja”, señaló a este diario Esteban Moscariello, analista de mercado y ejecutivo comercial de Díaz Riganti Cereales. Y agregó: “En el mercado, la semana pasada hubo dos compras muy interesantes. Una de maíz y otra de trigo: fue la compra de maíz más importante de los últimos seis meses. Eso reactivó al mercado, a su vez también teniendo en cuenta que en el país estaba paralizada el área de Timbúes, eso no es menor. Así como el área de la empresa Renova, que concentra un potencial muy importante como exportador de harina de soja y justamente Argentina es el principal exportador de este subproducto en el mundo”.

Según explica el analista, de a poco, una vez pasado el pico de casos de coronavirus, las plantas en China vuelven a funcionar y eso impacta lógicamente en las cotizaciones. “Al reactivar las plantas, la demanda empieza fuertemente a necesitar soja. Hoy los compradores buscan los valores más baratos. Y el precio más barato, el origen más barato, es Brasil y Argentina. Recién en mayo va a ingresar la cosecha de Estados Unidos, que es una importante competencia para Sudamérica. Pero la demanda viene a buscar el origen más barato”. Es que, según Moscariello, uno de los dos grandes problemas que genera el coronavirus en el sector comienza a disiparse: “Un problema es el logístico, y el otro el de la demanda. La demanda más rápidamente, la logística tracciona más lento”.

“Las subas que está teniendo el mercado, en el caso de la soja, obedecen a la aparición de la demanda China sobre Estados Unidos (algo, no mucha). Resta saber si en Sudamérica habrá complicaciones de logística en los puertos y la carga -sobre todo en Brasil, en la actualidad y hasta abril, por la época de la cosecha-, por lo que el mercado se centrará sobre Estados Unidos, aunque tampoco sabremos cómo será. Actualmente, las posibles complicaciones logísticas pesan más que la demanda en sí misma”, agregó el analista Javier Buján. En este marco, la buena noticia para Argentina es que el puerto de Timbúes (principal polo agroexportador del país) comenzó a funcionar ayer tras varios días de complicaciones.

China es el principal destino de las exportaciones argentinas de la soja que, según informó la Bolsa de Comercio de Rosario, en 2019 generó ingresos por u$s3.479 millones. En su previsión para 2020, la entidad había señalado que el complejo agroindustrial aportaría un ingreso de divisas por u$s u$s 26.330 millones: “Del lado de la cadena sojera, complejo exportador líder de la economía argentina, se proyecta que para el año 2020 podría exportar poroto y productos derivados de su procesamiento por un valor total de u$s15.660 millones”.

 

Fuente: ámbito.com

Más información agropecuaria cliqueá aquí 

Noticias relacionadas