Un animal que destruye maizales, rompe bolsas para silo y daña alambrados

Días atrás, el productor agropecuario Gonzalo Chacón recibió el llamado de un vecino, a quien con su máquina le había embolsado soja, en el que le avisaba que los bolsones estaban rotos. Preocupado, fue hasta el campo, ubicado en el departamento de Quemú Quemú, La Pampa, en donde estaban las bolsas para silo. Al llegar al lugar, se encontró con que los 3 bolsones con unas 180 t de soja “estaban todos mordidos” por jabalíes.

Chacón grabó la escena con su celular y compartió el video en un grupo de WhatsApp que integra con otros productores de la zona. Minutos después, varios de manifestaban haber sufrido las mismas consecuencias.

Cada vez más. Según comentó, se trata de una problemática que se repite en muchos de los campos de la zona. Hay cada vez más jabalíes aun en lugares donde antes no había. Se trata de animales salvajes “incontrolables” y, además de romper las bolsas para silo en busca de alimento, también comen cultivos de maíz y dañan alambrados.

Por su parte, Federico Cobreros, de la Sociedad Rural de Quemú Quemú, señaló que “es impresionante lo que está pasando, porque antes pasaba solo en el monte y ahora toda la pampa húmeda se está llenando de jabalíes”. También comentó que mientras en el invierno hociquean los lotes y hacen pozos, en el verano los jabalíes destruyen los sembradíos de maíz para hacer una especie de círculos en donde habitan.

También, pumas. En tanto, Jorge Arocena, integrante de la Comisión Directiva de la Sociedad Rural de General Pico y vicepresidente segundo de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y la Pampa (Carbap), dijo que hace 5 años que en los campos de la zona empezaron a encontrar estos animales y que allí también ven cada vez más pumas. “Todavía no estamos en una instancia de combatirlos, muchos los cazan o los ahuyentan”, explicó.


Lee también

En un proyecto sobre diversas especies invasoras que afectan a la producción agropecuaria, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) concluyeron que el jabalí causa por año una pérdida económica de US$1380 M.

Especie exótica. Es una especie originaria del Norte de África que se expandió por Europa y Asia. Fue introducida en la Argentina en 1905, por Pedro Luro, importante estanciero y empresario argentino, quien lo trajo desde Francia al fundar el primer coto de caza del país, en tierras de su propiedad, en La Pampa, donde actualmente funciona una reserva provincial que lleva su nombre.

Sucede que, luego de su introducción, se fugaron de allí muchos ejemplares, situación que los convirtió en animales silvestres que posteriormente, al aparearse con cerdos domésticos, se volvieron cimarrones.

Plaga. Paralelamente, al desarrollarse en forma silvestre en el país, la especie logró tamaños mucho mayores que los ejemplares europeos, a raíz de la facilidad que tenían para alimentarse y a la escasez de especies predadoras.

Sus crías tienen el lomo amarronado con franjas longitudinales blancas y cuando crecen todo su pelaje se vuelve oscuro. Los machos tienen colmillos característicos, codiciados como trofeo de caza. Al mismo tiempo son actualmente muy buscados por los cazadores, mientras constituyen una plaga para los productores.

MÁS INFO PARA TU CAMPO ENTRÁ AQUÍ