Tamberos piden medidas urgentes

El sector lácteo local arrastra una crisis estructural desde hace varios años pero que se agravó durante 2016 por el incremento de todos los costos y en este 2017 pareciera que le llegó la estocada final. El exceso de precipitaciones en Santa Fe, Córdoba y parte de Buenos Aires dejaron a cientos de establecimientos tamberos bajo el agua.

Hoy la situación continúa siendo desesperante y se acumulan los testimonios de productores detallando que perdieron casi la totalidad de su rodeo ante las inclemencias climáticas de las últimas semanas.

Sólo en la provincia de Santa Fe, una de la cuencas lácteas más importantes de la Argentina, las pérdidas en el sector ascenderían a alrededor de $256 millones con poco más de 800 tambos que están paralizados.

Hoy están en discusión los fondos establecidos para asistir a los damnificados por Emergencia Agropecuaria, el fondo total país es de $500 millones y no recibe actualización desde 2009.

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, fue uno de los primeros en advertir que este dinero es insuficiente para palear los desastres climáticos que hoy afronta el sector agropecuario con incendios e inundaciones en varias provincias.

Al mismo tiempo los tamberos están solicitando que se declare una emergencia especial para su sector, que hoy enfrenta una situación crítica, con cientos de tambos que están cerrando, precios por debajo de los costos y ahora se suma un nuevo aumento en los combustibles.

Durante el año pasado la producción láctea argentina cayó más del 10%, en aquel momento los tamberos advirtieron que el precio que le pagaban por la leche cruda era insuficiente para cubrir los costos básicos, en el mientras tanto el Gobierno nacional convocó a los distintos actores de la cadena para acercar las partes pero no hubo avances concretos en la materia. Los meses pasaron sin medidas y soluciones concretas para los tamberos y ahora el panorama es cada vez más oscuro.

Ante la actual situación hay una ausencia que se hace notar y mucho, la dirigencia rural mostró «preocupación» ante los incendios y las inundaciones que afectaron a distintas provincias y prometieron acompañamiento pero no mucho más.

Los tamberos quieren que su reclamo se oiga, que los gobiernos provinciales y el Nacional entiendan que la producción láctea nacional está en peligro y piden ayuda urgente porque ya no queda mucho margen para que sigan pasando los meses sin medidas concretas.

Fuente: Ámbito Financiero

Noticias relacionadas