La superficie a sembrar con trigo bajaría 550.000 hectáreas

Se estima una siembra triguera nacional de 6,35 M ha, 550.000 ha menos que hace un año. La falta de agua y el crecimiento de la cebada le bajan hectareaje al trigo argentino.

 

Trigo: el escenario de siembra arranca peor que en el 2020, pero hay potencial para lograr 19 Mt

Respecto del escenario de siembra del año pasado, hay diferencias muy importantes, como señala la imagen de la anomalía de las reservas de suelo para Argentina: el centro, sur y sobre todo en el oeste de Buenos Aires y Entre Ríos arrancan mejor que hace un año. Pero en el resto de Argentina, las condiciones para el trigo en el primer metro del perfil son notoriamente inferiores. El porqué de esto está en abril del año pasado que dejó lluvias muy importantes. Algunos recordarán el bombazo de agua que hubo entre Santa Fe y Córdoba, con acumulados de más de 250 mm: 230 mm en Marcos Juárez, 260 mm en Montes de Oca. Comparando los acumulados mensuales de abril 2021 vs los de 2022 hay diferencias en la región pampeana que van de 50 a 150 mm.

Dónde más se nota la diferencia es en Córdoba que arranca la siembra de trigo con toda la provincia en  niveles de seco y muy seco. Allí, las condiciones son incluso peor que en el 2020, año de desastre para el trigo cordobés: la media provincial fue de tan solo 15 qq/ha.  Puede suceder que la campaña tome el rumbo del 2021 y haya eventos de lluvias que mejoren el escenario y, por ende, la intención de siembra. Pero con falta de pronósticos de lluvias hasta el 20 de mayo, las actuales condiciones de Niña y la posibilidad de tener un tercer evento no puede descartarse el derrotero que tomó el trigo en el 2020. La primera estimación de intención de siembra de trigo refleja que el productor no quiere dejar de hacer trigo pero que hay limitaciones: la primera es climática y le siguen los problemas de los altos costos y, por consiguiente, la menor fertilización que se plantea hacer. El área sembrada estimada para el nuevo ciclo es de 6,35 millones ha, 550.000 ha menos que el año pasado, lo que resulta en una disminución interanual del 8%. De esta manera quedaría inmediatamente por debajo de la siembra del 2018/19 (6,47 M ha). Si el clima no se pone en contra del cultivo, la cosecha podría alcanzar los 19 Mt. El volumen estimado sale de tener en cuenta pérdidas de área en torno a 200.000 ha y un rinde promedio nacional de los penúltimos 5 años de 31 qq/ha.


Lee también


 

¿Cuáles son las provincias que más hectáreas bajan de trigo?

Córdoba dejaría de sembrar unas 250.000 ha en esta campaña, pasando de 1,35 a 1,1 M ha. La caída interanual estaría en torno del 18%. Los cordobeses señalan en las encuestas que este año no hay agua, ni ganas para hacer trigo y los porcentajes de caídas están entre un 10 a 30%. Le sigue Buenos Aires, donde se estima una baja de, al menos, 140.000 ha, pasando de cultivar 2,69 a 2,55 M ha. La baja sería del 5%, y, en general, esas hectáreas pasarían a cebada; podrían terminar siendo más. En el bastión triguero, el SO bonaerense, en general, coinciden en decir que la caída triguera es del 5 al 10%, con un aumento de la cebada en torno del 7 a 8%, tienden a bajar maíz, subir girasol y mantener los niveles de soja del 2021.


Lee también


También coinciden en que van a bajar tecnología por la mala relación insumo/producto: “baja fósforo, un 15 a 20 % en monoamónico en suelos con Fósforo Bray de más de 10 ppm”, aclaran y lo dicen por qué van a bajar fertilización en umbrales críticos para la zona. En urea la caída estaría entre un 10 y 28%. Subiría también el uso de la labranza convencional para tratar de aumentar las tasas de mineralización para aumentar los nutrientes disponibles. Santa Fe, que sembró un récord de trigo el año pasado con 1,32 M ha, bajaría 90.000 ha en el 2022 (6,8%). En el norte, como en Chaco y Santiago, la falta de agua le quita entusiasmo al trigo: la baja estaría entre un 5 a 10%. “No hay interés por trigo, la bolsa de semilla bajó entre 3 y 4 dólares en las últimas semanas, aunque cayó 300 dólares la urea”, señalan los técnicos. “Si no llueve en los próximos 20 días, los ciclos cortos intermedios no se van a poder hacer”, advierten.

La producción de soja 2021/22 en 41,2 Mt y con algunas señales positivas

A pesar de los contratiempos que generó la falta de gasoil, la cosecha va más rápido que el año pasado por la falta de lluvias. La recolección de soja va por delante  de la campaña pasada en 10 puntos porcentuales. El avance nacional de cosecha es del 75%. Algunos resultados que se están viendo en los rindes de zonas de Chaco, Santiago, Córdoba y sojas de segunda que pese a la helada muestran algunos quintales más de las expectativas podrían hacer posible un ajuste positivo en la producción cerca del cierre de la cosecha. Por ahora se mantienen los guarismos estimados en abril: un rinde nacional de 27,0 qq/ha y un área sembrada de 16,11 M ha. La soja ha tenido un duro año: las lluvias han sido muy acotadas, sobre todo en la región núcleo, y se estima un área pérdida, casi toda soja de segunda malograda por estrés termo hídrico de 870 mil ha. Así y todo, con tres cuartas partes cosechada se afirma una producción nacional de 41,2 Mt.

Maíz 2021/22: el rumbo sigue puesto en los 49,17 Mt

Se levantó poco más de la tercera parte, un 40%, y respecto al año pasado hay un adelanto de un 5%. En Córdoba van muy rápido este año, ya hay 40% de cosecha cuando no se llega a un 25% a esta altura del año pasado. ¿Pueden mejorar todavía los resultados en Argentina? Sí, pero habrá que esperar, los resultados siguen siendo muy erráticos. Las siembras tempranas en general siguen mostrando rindes que van a menos, pero hay maíces tardíos y zonas que empiezan a mejorar. Por ahora, se mantienen los guarismos de abril. Esto es un rinde nacional de 68,3 qq/ha, un área sembrada de 8,42 M ha (de las que 1,22 millón no entrarían al circuito comercial) y una producción de 49,17 millones de toneladas a escala nacional.

Fuente: Cristian Russo GEA BCR

MÁS INFO PARA TU CAMPO ENTRÁ AQUÍ