Carne: Argentina podría exportar U$S6000 millones sin intervenciones del Gobierno

El experto en ganadería Fernando Canosa destacó que el país está ante una oportunidad histórica motivada por la creciente demanda de proteínas rojas en el mundo que Argentina y el resto del Mercosur pueden aprovechar y crecer con una producción mayoritariamente pastoril.

Actualmente el país produce 3,2 millones de toneladas de carne bovina y podría alcanzar en el mediano plazo los cinco millones, pudiendo superar los dos millones de toneladas exportadas y generar más de 200.000 puestos de trabajo y U$S6000 millones adicionales. En el mundo la demanda de proteínas rojas aumenta y la tasa de crecimiento de la economía, liderada por Asia, es más rápida que la posibilidad biológica de aumentar la oferta de carne bovina, no así la del pollo y cerdo que tienen un intervalo intergeneracional mas corto que permite rápidamente ofertar lo que la demanda necesita.

El experto señaló que esta coyuntura debería ser aprovechada por el país sin tener que resignar el consumo interno. Argentina es el segundo consumidor de proteína animal del mundo detrás de Estados Unidos y el primero en consumo de carne vacuna por habitante y por año.

En el último año se produjo una particularidad inédita que está llevando a un cambio en los sistemas de producción. El alto valor del ternero y del maíz conlleva a un incremento de la recría pastoril, a una invernada más larga, con un peso mayor de terminación. Esto provocó una menor oferta, en el 2021 hubo una merma de enero de octubre de 865.000 cabezas vendidas, pero a la larga una mayor producción; las cabezas están, pero salen más tarde y mas pesadas. El peso medio de faena pasó de 226kg/cab a 230 kg/cab de enero a octubre del 2021 comparado con el 2020. Por otro lado, el buen valor de la vaca de descarte incita al rechazo de la vaca no productiva e indirectamente un aumento de los índices reproductivos.

Esto motivó una menor oferta de hacienda para faena de consumo y una mayor oferta de vaca para exportar. Teniendo claro esta situación con el rodeo intacto sin haberse producido mermas productivas ni considerables del stock marchamos hacia una mayor producción en el 2022. Si dejamos que fluyan las decisiones positivas de los ganaderos, del mercado, nos encontraremos en un circulo virtuoso de mayor producción, mayor oferta y exportación que trae aparejado una mayor oferta de los cortes de mayor consumo, los parrilleros que no se exportan, señaló Canosa.

En tanto, puntualizó que se debe explicar esta situación a quienes ejercen las políticas públicas y la sociedad para que entiendan que estamos ante un problema de oferta circunstancial, que puede ser compensado por otras carnes pero que en poco tiempo habrá mas oferta para los argentinos.


Lee también

PRONÓSTICO DE LLUVIAS HASTA EL 18 DE DICIEMBRE


“Si generamos nuevas intervenciones, cierre de exportaciones y cupos volveremos a generar incertidumbre y el consecuente de crédito cayendo en un círculo de liquidación como años atrás”, manifestó.

En lo que respecta al próximo año, Canosa vaticinó más oferta si se permite la profundización del aumento de producción y para 2023 estaremos en un período de continuo crecimiento con el mercado interno abastecido, con los cortes parrilleros ofertados sin problemas y una exportación creciente generando riqueza y trabajo para todos los argentinos.

Por último, resaltó que la producción de carne es generadora de divisas y de mano de obra, así como de ocupación territorial y arraigo en todo el país. Son mas de 425.000 personas que dependen de la carne bovina y 225.000 productores y una industria frigorífica con cerca de 500 plantas faenadoras. Generando mas de U$S 3000 millones de exportaciones genuinas con una balanza comercial totalmente favorable.

 

MÁS INFO PARA TU CAMPO ENTRÁ AQUÍ