Alerta de Incendios Temporada 2018-2019

La época estival es el momento con mayor probabilidad de ocurrencia de incendios en el monte del Este de la Provincia de Río Negro. Se presentan a continuación las perspectivas climáticas del trimestre, el mapa de acumulación de biomasa combustible y recomendaciones para la prevención de incendios o acciones en caso de inicios de focos ígneos.

Un año particular

Para que haya un fuego necesitamos de tres cosas: oxígeno, combustible y calor o fuente de ignición. El último lo proveen las fuertes temperaturas estivales, los rayos de las frecuentes tormentas eléctricas, y los fósforos. El oxígeno lo proveen los fuertes vientos característicos de la región patagónica. Por último, el combustible fino en el monte de secano es la vegetación herbácea en su estado senescente, y su continuidad es indispensable para el avance del foco de incendio.

Estas condiciones suelen presentarse en años normales a partir de diciembre debido a que la vegetación herbácea comienza a secarse, las temperaturas máximas aumentan y aparecen las tormentas eléctricas sin precipitación. Sin embargo, esta temporada viene con retraso. Diciembre se presentó con temperaturas otoñales y lluvias por encima de lo normal lo cual hizo que la vegetación herbácea se mantuviera verde.

A pesar de todo, entre fines de diciembre y principios de enero hubo tormentas eléctricas que generaron varios focos de incendios en la zona.

Perspectivas climáticas

Según el CIRN, las precipitaciones del mes de enero fueron entre normales y menores a lo normal, con anomalías de -80% en los alrededores de Río Colorado (Fig. 1). En lo que respecta a los meses siguientes según datos del DPA las precipitaciones podrían estar por encima de lo normal, mientras que el SMN pronostica un trimestre seco. Ambos coinciden en que las temperaturas podrían presentarse por arriba de lo normal.

Con este panorama se podría esperar mayor probabilidad de incendios en el mes de febrero, sobre todo si el trimestre se presenta seco y con temperaturas por encima de lo normal.

Acumulación de biomasa combustible

En el Laboratorio de Teledetección y SIG de la EEA Valle Inferior se generó un mapa de acumulación de combustible usando imágenes MODIS para el inicio de la temporada de incendios. Como se dijo al principio, ésta comenzó en enero 2019 y la mayoría del combustible acumulado se encuentra seco, aumentando el riesgo de ignición. Se incluyeron en la Figura 2 los incendios ocurridos a partir de diciembre 2018 hasta fines de enero 2019.

Prevención y control de Incendios

Si la fuente de ignición es un rayo, no se puede evitar. Pero sí se puede prevenir la extensión del foco de incendio. Mantener cortafuegos estratégicos y las picadas limpias para cortar la continuidad del combustible. El ancho recomendado es de 6 m en pastizales, 10 m en montes bajo y 20 m en montes altos. Mantener también los alambrados, instalaciones y alrededor de las viviendas libres de pastos y arbustos, ayuda a disminuir posibles pérdidas materiales.

Las quemas controladas, si bien no están permitidas en todos lados, pueden utilizarse como herramienta de control del monte. En caso de realizarse deben hacerse bajo un control de las condiciones ambientales, con vientos inferiores a 30 km/h, temperaturas por debajo de los 30 ºC y una humedad relativa superior a 30 %, de manera de disminuir las probabilidades de escape del fuego. En lo posible, contar con la  presencia de bomberos o brigadistas, y siempre informar la actividad.

Si las medidas de prevención no fueron suficientes y aún así se generó un foco de incendio, las recomendaciones ante este evento son:

  • Llamar e informar a Bomberos, Defensa Civil, SPLIF, vecinos.
  • Permitir que las personas idóneas realicen los contrafuegos para frenar el incendio.
  • Evitar el uso de candados en las tranqueras durante las temporadas de riesgo.
  • Evitar encerrar la hacienda y acercarla a la aguada.

 

Fuente: INTA

Más información agropecuaria clickea aquí