Rizoliq Dakar

Panorama agrícola semanal

Sol Mix Zinc Maíz 2018
4 meses atras

El balance de la semana fue negativo para los precios de los granos en los Estados Unidos, con quitas en torno del 5% para la soja; del 3,5% para el maíz, y del 0,6% para el trigo. El buen estado de los cultivos de la cosecha gruesa y el persistente conflicto comercial con China fueron algunos de los factores que derivaron en la tónica bajista. En el mercado doméstico también hubo mayoría de bajas para las cotizaciones de los granos.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

Viernes 8 Viernes 1º Diferencia en %
Petróleo 65,74 65,81 -0,11
Dólar/Euro 1,1771 1,1717 +0,46
Real/Dólar 3,7065 3,7667 -1,60
Peso/Dólar* 25,210 24,875 +1,35

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

SOJA

Fue negativo el balance de la semana para los precios de la soja argentina, pese a lanueva devaluación del peso frente al dólar. La transición de las ofertas de los compradores fue de 7300 a 7200 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario y de 7050 a 7000 pesos para Bahía Blanca. Para Necochea la propuesta de la demanda se mantuvo estable, en 6750 pesos.

Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en $ 7389, mientras que para el lunes fue fijado en $ 7469. En el cierre del segmento comercial la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera exportadora en 7165 pesos por tonelada.

En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba) el saldo también resultó bajista para los precios de la soja. En efecto, los ajustes de las posiciones julio y noviembre descendieron de 309,50 a 300,20 y de 324,30 a 316,40 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 6 y el 22 de junio deben salir desde las terminales del Gran Rosario 1.147.764 toneladas de harina y 170.348 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 48.000 toneladas de poroto y 50.000 toneladas de harina; desde Necochea, 202.690 toneladas de poroto, 8800 toneladas de harina y 14.000 toneladas de aceite, y desde otros puertos, 55.000 toneladas de harina.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el avance de la cosecha de soja sobre el 92,9% del área apta, con un rinde promedio nacional de 22 quintales por hectárea, que marca una caída de 10,3 quintales respecto del resultado vigente un año atrás. “La producción acumulada se aproxima a los 34,4 millones de toneladas, afianzando nuestra proyección para el cierre del ciclo en torno de los 36 millones de toneladas, ubicándose como la producción más de las últimas 8 campañas, detrás de los 32 millones del ciclo 2008/2009”.

También el jueves, en su informe mensual la BCR redujo de 37,03 a 35,03 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha de soja. Para esto, redujo de 16,71 a 16,60 millones de hectáreas la superficie cosechada, sobre un área sembrada de 17,96 millones de hectáreas, y de 22,2 a 21,1 quintales por hectárea el rendimiento promedio nacional. “La germinación masiva sobre los 6 millones de hectáreas de soja que quedaron en pie en la región pampeana desde el 10 de mayo ocasionó un gran daño. Buenos Aires es la provincia que más perdió respecto de la estimación anterior, el ajuste le quita 1,17 millones de toneladas. Córdoba y Santa Fe le siguen con pérdidas en torno de las 300.000 toneladas. En Entre Ríos por ahora se estima un recorte de algo más de 100.000 toneladas”.

 

Por segunda semana consecutiva, la soja cerró con saldo negativo en la Bolsa de Chicago,donde los contratos julio y agosto perdieron un 5,09 y un 4,99%, al pasar de 375,25 a 356,14 y de 376,99 a 358,16 dólares por tonelada. También cayó, un 4,38%, el valor de la harina de soja, tras caer de 412,48 a 394,40 dólares por tonelada.

Los principales fundamentos bajistas de la semana fueron dos:

  • La falta de acuerdo en la disputa comercial entre los Estados Unidos y China.
  • El buen progreso de la siembra y de la evolución de los cultivos en el Medio Oeste.

En el PAS de la semana pasada advertimos que al mayor impacto negativo de la ruptura de la fugaz tregua comercial entre los negociadores estadounidenses y chinos se vería reflejada en el reporte de ventas externas que el USDA publicaría el jueves. Y efectivamente eso sucedió. En su informe semanal el organismo relevó exportaciones de poroto de soja 2017/2018 por 164.800 toneladas, por debajo de las 273.400 toneladas del trabajo anterior y del rango previsto por el mercado, de 200.000 a 500.000 toneladas. Los negocios 2018/2019 fueron de apenas 34.700 toneladas y quedaron muy lejos de las 771.600 toneladas de la semana anterior y de las 200.000/500.000 toneladas esperadas por los operadores.

En la medida que se prolongue la falta de un acuerdo sustentable entre los intereses comerciales de los Estados Unidos y de China la incertidumbre continuará siendo un factor de presión bajista para la oleaginosa y la amenaza china de gravar con un arancel del 25% las importaciones estadounidenses seguirá vigente en las variables a considerar al momento de trazar análisis de corto plazo.

Lo anterior puede sumarse a la buena evolución que está teniendo la campaña 2018/2019 en el campo, donde la siembra está adelantada y los cultivos muestran un estado muy bueno. Así lo reflejó el USDA el lunes en su reporte semanal. En efecto, relevó el progreso de la siembra sobre el 87% del área, por encima del 77% de la semana pasada; del 81% vigente un año atrás, y del 75% promedio. El dato oficial quedó por debajo del 89% promedio previsto por los privados. Emergió el 68% de las plantas, contra 47% del reporte precedente; el 55% del año pasado para la misma fecha, y del 52% promedio. En su primera valoración sobre la condición de las plantas, el USDA ponderó el 75% en estado bueno/excelente, por encima del 74% previsto por los operadores. Un año atrás el organismo no había reportado la condición de las plantas, lo que marca el adelanto del ciclo actual.

Los últimos reportes meteorológicos para los próximos 8 a 14 días marcan lluvias superiores a los registros usuales para la mayor parte de las zonas productoras de granos gruesos, como así también temperaturas superiores a las marcas normales.

Para el informe mensual que el USDA publicará el martes no se esperan sorpresas. En promedio, el mercado prevé las existencias finales estadounidenses 2017/2018 en 14,21 millones de toneladas, frente a los 14,43 millones del reporte de mayo. El stock final 2018/2019 los privados lo proyectan en 11,35 millones de toneladas, contra los 11,29 millones del mes pasado.

MAÍZ

Los precios del maíz argentino disponible se mantuvieron mayormente estables, dado que los exportadores sostuvieron ofertas de 4200 pesos por tonelada para las terminales del Gran Rosario y para Bahía Blanca. En cambio, para el puerto de Necochea la propuesta cayó de 4200 a 4000 pesos por tonelada.

Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por el Minagro en $ 4013, mientras que para el lunes fue fijado en 4065 pesosLas ofertas de los consumos relevadas por la BCBA por maíz seco se ubicaron entre 3790 y 4250 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

En el Matba el saldo fue negativo para el maíz. En efecto, los ajustes de los contratos julio y septiembre retrocedieron de 171,90 a 167 y de 175,40 a 170 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 6 y el 22 de junio deben salir desde las terminales del Gran Rosario 762.360 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 107.050 toneladas; desde Necochea, 11.500 toneladas, y desde otros puertos, 7000 toneladas.

SY 4×1 RR

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 40% del área apta, con un progreso semanal de 3,1 puntosporcentuales. En números absolutos se levantaron más de 2,1 millones de hectáreas, con un rendimiento medio nacional que descendió hasta los 68,6 quintales por hectárea. “Las buenas condiciones del tiempo permitieron que la cosecha de maíz cobrara fluidez en gran parte del área agrícola nacional. Los mayores avances se relevaron sobre Córdoba, Buenos Aires y sobre Santa Fe, sobre cuadros tardíos y de segunda ocupación. El rinde medio a nivel nacional comenzó a descender producto del inicio de la cosecha en las zonas NOA y NEA, que tienen rendimientos por debajo de los obtenidos en el centro del país. Se espera que, de mediar buen tiempo, la humedad de los granos continúe bajando y de esta manera la recolección del cereal mejoré su ritmo de avance”, dijo la entidad, que mantuvo en 32 millones de toneladas su previsión para el cierre de la campaña.

En su informe mensual, la BCR mantuvo en 32,04 millones de toneladas el volumen previsto para el cierre de la cosecha de maíz, con un rinde promedio nacional de 59,8 quintales por hectárea. La superficie cosechada para grano comercial se estima en 5,36 millones de hectáreas, sobre un total implantado de 6,43 millones.

 

Al igual que la soja, el maíz completó la segunda semana bajista consecutiva en la Bolsa de Chicago, donde los contratos julio y septiembre perdieron un 3,52 y un 3,49%, tras pasar de 154,13 a 148,71 y de 157,67 a 152,16 dólares por tonelada. Sin noticias relevantes, la continuidad de la liquidación de contratos por parte de los fondos de inversión especuladores fue el principal fundamento negativo para las cotizaciones del grano grueso.

De igual modo, la buena evolución de la campaña 2018/2019 se convirtió en un factor de presión bajista para el maíz. En ese sentido, el lunes el USDA relevó el progreso de la siembra de maíz sobre el 97% del área prevista, frente al 92% de la semana pasada, al 95% vigente un año atrás y al 97% promedio de las últimas cuatro campañas. El dato oficial quedó en línea con el 97% previsto en promedio por los operadores. El organismo añadió que emergió el 86% de las plantas, contra el 72% de reporte anterior; el 84% vigente un año atrás, y el 83% promedio. Respecto de la condición de las plantas, ponderó el 78% del maíz en estado bueno/excelente, por debajo del 79% de la semana pasada, pero por encima del 68% vigente un año atrás. El dato oficial resultó inferior al 79% previsto por los operadores.

Neutro resultó el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el jueves el USDA relevó las ventas de maíz 2017/2018 en 838.600 toneladas, por debajo de las 993.100 toneladas del reporte anterior, pero dentro del rango previsto por los operadores, de 600.000 a 900.000 toneladas. Los negocios 2018/2019 fueron reportados en 418.300 toneladas, por encima de las 149.300 toneladas de la semana pasada y del rango calculado por el mercado, de 200.000 a 400.000 toneladas.

De cara al informe mensual que el USDA publicará el martes próximo, el promedio de las estimaciones privadas ubicó el volumen de las existencias finales de maíz estadounidense 2017/2018 en 55,02 millones de toneladas, contra los 55,44 millones del mes pasado. El stock final 2018/2019 fue calculado en 42,24 millones, frente a los 42,73 millones del reporte precedente.

TRIGO

Mayormente en baja evolucionaron los precios del trigo argentino durante la semana. La transición de las ofertas de los exportadores por el cereal disponible fue de 6000 a 5900 pesos por tonelada para el Gran Rosario y de 250 a 242 dólares para Bahía Blanca. No hubo ofertas abiertas para Necochea.

Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por el Minagro en $ 6400, mientras que para el lunes fue fijado en 6557 pesosEl rango de ofertas de los molinos relevado a diario por la BCBA creció de 6000/6800 a 6050/6800 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

En cuanto al trigo nuevo, las ofertas pasaron de los 193 dólares vigentes el viernes pasado para las entregas en enero a los 190 dólares. En el Matba el cierre semanal dejó altibajos, dado que mientras la posición julio bajó de 258 a 252 dólares por tonelada, el contrato enero creció de 191,50 a 194 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 6 y el 22 de junio sólo saldrán 57.500 toneladas de trigo desde Bahía Blanca, para el resto de las terminales no se prevén embarques.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la siembra de trigo sobre el 20,3% de los 6,1 millones de hectáreas previstos, con un progreso semanal de 12,1 puntos y con un atraso interanual de 1,1 puntos. “Los mayores progresos de siembra se relevaron sobre las regiones del centro y norte del área agrícola nacional, donde los lotes tempranos ya comienzan a transitar etapas de emergencia y principios de diferenciación foliar. A la fecha, la superficie sembrada superó el millón de hectáreas y se relevaron las primeras incorporaciones del cereal en regiones del sur de Buenos Aires y de La Pampa”, dijo la entidad.

También el jueves, la BCR indicó que se estima en un 11% de suba para la nueva siembratriguera respecto del ciclo anterior. “Se cultivaría un total de 6,03 millones de hectáreas versus los 5,43 millones del año pasado. De todas maneras, es importante destacar que podría haber cambios en los próximos meses que afecten el nivel de siembra. El comportamiento de las lluvias puede ser un desencadenante negativo para la campaña triguera”, dijo la Bolsa. Y añadió: “Tras las lluvias de abril y de mayo, las condiciones hídricas han cambiado el escenario por completo. Hay excesos en el este, en los que vuelven a repetirse los problemas de lotes embarrados y napas que han vuelto a posicionarse y que podrían problematizar la siembra. Por esta razón, es importante que las lluvias no vuelvan a irrumpir en las zonas del este de Buenos Aires, sur de Santa y en Entre Ríos. Por el contrario, las zonas que lideran las bajas intenciones de siembra son las que no han recuperado el estado hídrico de sus suelos. Esto sucede en La Pampa, el oeste y sur bonaerense y la franja oeste de Córdoba”.

 

Para los precios del trigo de los Estados Unidos, la que pasó también fue la segunda consecutiva bajista. En efecto, las posiciones julio y septiembre del cereal en la Bolsa de Kansas perdieron un 0,46 y un 0,67, al pasar de 198,69 a 197,77 y de 205,40 a 204,02 dólares por tonelada. En Chicago, los mismos contratos resignaron un 0,62 y un 0,74%, tras variar de 192,26 a 191,07 y de 198,69 a 197,22 dólares por tonelada.

Una fuerte liquidación de contratos por parte de los fondos de inversión en el inicio de la semana, que ocasionaron bajas de entre 6 y 7 dólares por tonelada en la rueda del lunes, marcó el rumbo del segmento comercial, pese a la mejora vista entre el martes y el jueves.

El otro factor de presión bajista fue el inicio de la cosecha de los trigos de invierno. En ese sentido, el lunes, tras el cierre del mercado, el USDA marcó un progreso de la recolección sobre el 5% del área apta, frente al 9% reportado un año atrás y al 4% promedio de las anteriores cuatro campañas. Además, ponderó el 37% de los cultivos en estado bueno/excelente, por debajo del 38% de la semana pasada y del 49% vigente a igual momento de 2017. El dato oficial quedó debajo del 38% previsto por el mercado. Añadió que está espigado el 83%, contra el 73% de la semana anterior; el 86% vigente a igual fecha del año pasado, y el 83% promedio de las cuatro campañas precedentes.

Respecto del trigo de primavera, el USDA relevó la siembra del cereal sobre el 97% de la superficie apta, contra el 91% la semana pasada; el 99% vigente un año atrás, y el 94% promedio. El dato oficial quedó por encima del 96% previsto por el mercado. Emergió el 81%de los cultivos, frente al 63% del reporte anterior, al 88% de 2017 y al 82% promedio. El 70% de los cultivos fue ponderado en estado bueno/excelente, por encima del 55% vigente un año atrás, pero por debajo del 71% previsto por el mercado.

Entre neutro a levemente bajista fue el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. El jueves, el USDA confirmó la cancelación de ventas por 19.400 toneladas de trigo 2017/2018, frente a las operaciones efectivas por 29.500 toneladas del reporte anterior. En cuanto a la actual campaña 2018/2019, el organismo relevó operaciones por 250.900 toneladas del cereal, por debajo de las 270.900 toneladas de la semana pasada y cerca del mínimo previsto por el mercado, en un rango que fue de las 250.000 a las 450.000 toneladas.

De cara al informe mensual que el USDA publicará el martes, los operadores estimaron el stock final 2017/2018 de trigo estadounidense en 29,37 millones de toneladas, frente a los 29,13 millones del mes pasado. Las existencias finales 2018/2019 fueron ubicadas en 26,07 millones, contra los 25,98 millones del trabajo de mayo.

Fuente: SMN

Tags del Articulo:
· · ·
Categoria del Articulo:
Mercados