Rizobacter Extremo
Ruralnet News 2
Ruralnet News

Panorama Agrícola Semanal

2 semanas atras

A excepción de la harina de soja, que en la Bolsa de Chicago trepó un 3,7% por la coyuntura argentina (cosecha en baja y embarques demorados), la semana de negocios dejó subas muy ligeras en la plaza externa para el poroto de soja, el maíz y el trigo. En el mercado local, la persistente devaluación del peso y las necesidades de los compradores posibilitaron mayoría de alzas para los granos.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

  Viernes 9 Viernes 2 Diferencia en %
Petróleo 59,22 65,66 -9,81
Dólar/Euro 1,2234 1,2456 -1,78
Real/Dólar 3,3023 3,2191 +2,58
Peso/Dólar* 19,880 19,395 +2,50

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación

SOJA

Fue muy positivo el balance de la semana para los precios de la soja en el mercado doméstico, fundamentalmente por la persistente devaluación del peso frente al dólar, que mejoró la capacidad de pago en pesos de los compradores. Asimismo, el conflicto generado por los Transportistas de Granos Autoconvocados restringió el ingreso de mercadería y llevó a algunos compradores a elevar sus propuestas para intentar asegurarse el granonecesario para mantener la actividad de molienda. En ese contexto, la transición de las ofertasde la demanda fue de 5400 a 5700 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario. No hubo ofertas abiertas para los puertos de Bahía Blanca y de Necochea.

Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en $ 5787, mientras que para el miércoles fue fijado en 5824 pesos por tonelada. En el cierre del segmento comercial, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera en 5630 pesos por tonelada.

Con una mejora del 2,22% cerró la semana la soja de la nueva cosecha para las entregas en mayo sobre el Gran Rosario, tras pasar de 270 a 276 dólares por tonelada. También fue alcista el balance del segmento en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), dado que los ajustes de las posiciones marzo y mayo treparon de 273,80 a 278 y de 279,50 a 283,80 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 7 de febrero y el 5 de marzo deben salir desde las terminales del Gran Rosario 78.000 toneladas de poroto de soja, 1.365.746 toneladas de harina y 205.300 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 19.000 toneladas de harina y 1800 toneladas de aceite; desde Necochea, 45.332 toneladas de harina y 21.150 toneladas de aceite, y desde otros puertos, 25.000 toneladas de harina y 10.000 toneladas de aceites.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) volvió a recortar su perspectiva sobre la cosecha de soja, esta vez, de 51 a 50 millones de toneladas, producto del déficit hídrico que se registra en una importante proporción de las tierras sembradas. “La prolongada condición de déficit hídrico continúa comprometiendo el potencial de rendimiento a cosecha, tanto en lotes de primera, que se en su mayoría transitan etapas críticas, como en cuadros de segunda, que registran importante retraso en su desarrollo. Bajo este escenario, y teniendo en cuenta que el pronóstico climático a corto y a mediano plazo no prevé precipitaciones de abundante caudal en gran parte de las regiones comprometidas, la proyección de producción al cierre del ciclo se reduce de 51 a 50 millones de toneladas y queda 7,5 millones por debajo del volumen de la campaña 2016/2017”, dijo la entidad.

En su informe mensual de oferta y demanda de granos en el nivel mundial, el USDA redujo el jueves de 56 a 54 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha argentina de soja.

 

El complejo sojero terminó la semana de negocios con resultado diverso en la Bolsa de Chicago, producto de particularidades que afectaron al poroto y a los subproductos. Para el poroto de soja, el balance fue ligeramente alcista, dado que los contratos marzo y mayo sumaron un 0,43 y un 0,33%, al pasar de 359,63 a 361,19 y de 363,86 a 365,05 dólarespor tonelada. La harina se destacó, con una mejora del 3,74% para la posición marzo, que creció de 365,30 a 378,97 dólares. En tanto que para el aceite el saldo fue bajista, con una pérdida del 1,69% para el contrato marzo, que varió de 716,72 a 704,59 dólares por tonelada.

La Argentina tuvo una importancia central entre los fundamentos que incidieron sobre el rumbo de los precios externos. En el inicio de la semana los reportes meteorológicos auguraron lluvias para las zonas más perjudicadas por el déficit hídrico que, al no efectivizarse, dieron lugar a subas el martes, que se desinflaron el viernes con la concreción de las precipitaciones anunciadas y con los pronósticos de más lluvias durante el fin de semana.

Para los intereses de los exportadores estadounidenses de harina de soja la Argentina fue relevante por dos motivos: la previsión de una cosecha inferior por efecto del mal clima y las complicaciones logísticas ocasionadas por el conflicto con los transportistas, que aportaron incertidumbre sobre el cumplimiento en tiempo y en forma de los embarques del subproducto y una chance de mayores ventas desde EE.UU. Este tema generó el viernes importantes subas en el mercado europeo de harinas vegetales.

Y para el aceite hubo un factor bajista preponderante, que fue el derrumbe del valor del petróleo.

Para todos los productos resultaron datos negativos la apreciación del dólar frente al euro y las respectivas devaluaciones del real y del peso, las monedas de los dos principales competidores en los mercados de exportación de poroto y de subproductos.

En cuanto al informe mensual de oferta y demanda de granos, el USDA aportó un dato claramente bajista para el valor de la soja estadounidense que, sin embargo, fue compensado por la coyuntura en la Argentina. Ese dato fue el aumento de las existencias finales, de 12,79 a 14,42 millones de toneladas, frente a una expectativa del mercado de 13,27 millones. Así, el remanente previsto por el organismo quedó un 75,64% por encima del stock dejado por el ciclo 2016/2017. Este incremento fue la consecuencia de la previsión de ventas externas por 57,15 millones de toneladas, por debajo de los 58,79 millones calculados en enero. Imposible no hilar esta caída del potencial exportable estadounidense con el incremento de la previsión sobre las ventas externas de Brasil.

En efecto, el USDA estimó la cosecha de Brasil en 112 millones de toneladas, por encima de los 110 millones del mes pasado. El saldo exportable fue calculado en un récord de 69 millones, frente a los 67 millones del informe anterior. En el mismo sentido, la Conab elevó de 110,44 a 111,59 millones su previsión sobre la cosecha brasileña e incrementó de 65 a 66 millones de toneladas el volumen exportable. No hay que perder de vista que cada vez son más las proyecciones privadas que ubican la cifra de la producción brasileña por encima de los 114 millones de toneladas.

Acerca de los datos del avance de la cosecha de Brasil, el viernes AgRural relevó su progreso sobre el 10% del área apta, contra el 19% vigente un año atrás y frente al 12% promedio de los últimos cinco años.

Fue positivo el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos, dado que el jueves el USDA relevó ventas por 743.200 toneladas de poroto de soja por encima de las 358.900 toneladas del segmento anterior y del rango previsto por el mercado, de 400.000 a 700.000 toneladas. A diferencia de lo sucedido la semana anterior, fueron menos alentadoras las ventas de harina, que fueron relevadas en 160.800 toneladas, por debajo de las 474.800 toneladas del trabajo precedente y cerca del mínimo calculado por los operadores, de 150.000 a 450.000 toneladas.

Frente a los feriados del lunes y del martes en la Argentina, el rumbo que asuman las cotizaciones de la soja en la Bolsa de Chicago estará muy ligado al volumen y a la cobertura que hayan tenido las lluvias en las zonas agrícolas de la Argentina, además de lo que pueda ocurrir con el mercado de las monedas y con el inestable sector bursátil estadounidense.

MAÍZ

Hubo altibajos para los precios del maíz en el mercado local, que lentamente se aproxima al inicio de las cosechas más tempranas. La transición para la mercadería disponible fue de 3050 a 3200 pesos por tonelada para el Gran Rosario y de 3100 a 3150 pesos para Necochea. En Bahía Blanca el valor del cereal se mantuvo estable, en 3200 pesos. Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por el Minagro en $ 3242, mientras que para el miércoles fue fijado en 3244 pesos por tonelada. La actividad de los consumos se vio muy afectada por la medida de protesta de los transportistas, las principales propuestas relevadas por la BCBA por maíz seco se ubicaron entre 3000 y 3200 pesos por tonelada.

En baja se negoció el maíz de la nueva cosecha para las entregas desde marzo a mayo en el Gran Rosario, al pasar de 162 a 160 dólares por tonelada. Los altibajos también se reflejaron en el Matba, dado que el contrato abril bajó de 161,10 a 160,20 dólares por tonelada, en tanto que la posición julio subió de 154,60 a 155 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 7 de febrero y el 5 de marzo deben salir desde las terminales del Gran Rosario 1.008.525 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 211.000 toneladas; desde Necochea, 43.698 toneladas, y desde otros puertos, 11.000 toneladas.

Acerca de los cultivos, el jueves la BCBA proyectó en 39 millones de toneladas el volumen de la cosecha de maíz para grano comercial y la ubicó por debajo de los 41 millones previstos en el inicio de la campaña. Además, confirmó el cierre del proceso de siembra y la cobertura de 5,4 millones de hectáreas. “Los lotes tempranos continúan llenando granos bajo reservas hídricas irregulares, por lo cual se verían afectados sus potenciales de rinde en zonas con un gran peso productivo, como los Núcleos Norte y Sur”, advirtió la entidad. Y añadió que en esas zonas se espera que durante las próximas semanas comience la cosecha de los primeros lotes que fueron implantados durante septiembre. “En Córdoba, la humedad de los lotes tardíos es irregular, por lo cual son necesarias lluvias en los próximos días para que estos cuadros no pierdan condición de cultivo. Hacia la zona del centro-norte de Santa Fe culminó la siembra de lotes tardíos y de segunda ocupación, mientras que la recolección de cuadros tempranos arroja rendimientos en torno de los 50 quintales por hectárea, con pisos de 30 quintales”. Por último, destacó que sobre la zona centro-este de Entre Ríos la cosecha de los primeros cuadros tempranos brinda rendimientos por debajo de los promedios de la última campaña.

En su trabajo mensual sobre oferta y demanda de granos, el jueves el USDA redujo de 42 a 39 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha argentina de maíz, en tanto que el saldo exportable fue reducido de 29 a 27 millones.

 

Casi sin cambios cerró la semana para los precios del maíz en la Bolsa de Chicago. En efecto, las posiciones marzo y mayo sumaron apenas un 0,13 y un 0,07%, al pasar de 142,32 a 142,51 y de 145,46 a 145,56 dólares por tonelada. Pese al dato alcista aportado por el USDA el jueves en su informe mensual, en el que redujo su previsión sobre el stock final estadounidense, la fuerte caída de la cotización del petróleo y la apreciación del dólar frente al euro debilitó sensiblemente la tónica positiva del mercado.

En cuanto al informe de oferta y demanda de granos del USDA, redujo su previsión sobre las existencias finales estadounidenses, de 62,93 a 59,75 millones de toneladas y las dejó por debajo de los 62,69 millones previstos por el mercado. Este recorte fue la consecuencia del incremento proyectado por el organismo sobre las exportaciones, que pasaron de 48,90 a 52,07 millones de toneladas.

Un eventual dato alcista a futuro es la producción de Brasil, porque si bien el USDA mantuvo su expectativa en 95 millones de toneladas y elevó –inexplicablemente– su saldo exportable de 34 a 35 millones, la Conab redujo el jueves su proyección de cosecha de 92,35 a 88,01 millones de tonelada y mantuvo en 30 millones su previsión sobre las exportaciones, 5 millones por debajo del volumen calculado por el organismo estadounidense.

Entre neutro a levemente alcista fue el informe semanal sobre las exportacionesestadounidenses. El jueves el USDA relevó ventas por 1.769.600 toneladas de maíz, frente a las 1.850.500 toneladas del segmento anterior y muy cerca del máximo previsto por el mercado, en un rango que fue de 1,3 a 1,8 millones de toneladas.

TRIGO

Fue positivo el balance de la semana para los precios del trigo argentino, dado que las ofertas de los exportadores crecieron de 3400 a 3500 pesos por tonelada para todas las terminales. Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por el Minagro en $ 3474, mientras que para el miércoles fue fijado en 3475 pesos por tonelada. El rango de propuestas de los molinos, relevado a diario por la BCBA, creció de 3170/4000 a 3250/4100 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago.

La tónica alcista también se evidenció en el Matba, donde los ajustes de las posiciones marzo y julio crecieron de 180,80 a 182 y de 184,50 a 185 dólares por tonelada. Las ofertas por el trigo con entregas entre marzo y julio oscilaron de 175 a 179 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 7 de febrero y el 5 de marzo deben salir desde las terminales del Gran Rosario 643.000 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 142.100 toneladas; desde Necochea, 122.023 toneladas, y desde otros puertos, 50.000 toneladas. Al 1º del actual, el Minagro relevó Declaraciones Juradas de Ventas Externas de trigo 2017/2018 por 6.621.952 toneladas.

En su informe mensual de oferta y demanda de granos, el USDA elevó de 17,50 a 18 millones de toneladas la producción argentina de trigo y de 11,90 a 12,50 millones el saldo exportable.

 

Levemente alcista resultó el balance semanal para los precios del trigo de los Estados Unidos. Las posiciones marzo y mayo en la Bolsa de Chicago sumaron un 0,49 y un 0,27%, al pasar de 164,15 a 164,98 y de 168,93 a 169,39 dólares por tonelada. En Kansas, los mismos contratos subieron un 0,48 y un 0,47%, al variar de 170,22 a 171,04 y de 175,73 a 176,55 dólares por tonelada. Como en las dos semanas precedentes, la corriente alcista estuvo relacionada con el deficiente estado de los cultivos de invierno y con la falta de humedad en los principales Estados productores del grano fino en los Estados Unidos.

Sin embargo, durante la semana hubo factores que conspiraron contra la recuperación de los precios del trigo y entre ellos se destacó la apreciación del dólar frente al euro, dado que le quita competitividad a la mercadería estadounidense en el mercado global, donde Rusia continúa concentrando la atención de los compradores. El otro fundamento negativo lo aportó el USDA en su trabajo mensual de oferta y demanda de granos.

En efecto, el jueves el organismo elevó su previsión sobre las existencias finales de trigo en los Estados Unidos, de 26,92 a 27,47 millones de toneladas, y las dejó por encima de los 26,94 millones calculados por los privados. Ese incrementó fue la consecuencia directa de la nueva caída en la proyección de las exportaciones estadounidenses, de 26,54 a 25,86 millones de toneladas.

En su trabajo, el USDA también volvió a elevar su previsión sobre las exportaciones rusas de trigo, de 35 a 36 millones de toneladas, lo que consolida a Rusia como el principal abastecedor global.

Por último, resultó neutro el informe semanal sobre las exportaciones estadounidenses, dado que el USDA relevó el jueves ventas por 393.400 toneladas de trigo, por encima de las 289.100 toneladas del segmento anterior, pero sin lograr superar el rango calculado por los operadores, que fue de 200.000 a 500.000 toneladas.

Tags del Articulo:
· · · · ·
Categoria del Articulo:
Agricultura