Rizoliq Dakar

La exportación de carne argentina podría crecer 180 por ciento hacia el 2027

Bunge PB
2 semanas atras

Especialistas del sector aseguran que las ventas externas podrían crecer a un ritmo anual del 11 por ciento. China será el gran tractor de la demanda.

La Argentina tiene posibilidades de hacer crecer la ganadería vacuna en los próximos años, tanto en producción como en exportaciones. Esto surge de informes de perspectivas de largo plazo emitidos por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico junto a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (Ocde-FAO). A continuación mostramos las estimaciones para la carne vacuna argentina hacia el 2027, realizadas por el equipo de investigación de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) y el Mercado Ganadero (Rosgan).

¿Cómo podrían crecer las exportaciones argentinas de carne bovina a 10 años (2027)?

Habría un crecimiento muy importante. Según estimaciones de la BCR/Rosgan, las exportaciones podrían crecer 180 por ciento en 10 años, lo que implica una excelente tasa de crecimiento anual del 11 por ciento. Son valores realmente relevantes.

Tanto Ocde-FAO como Usda estiman que las exportaciones de carne vacuna de Argentina podrían registrar un alto crecimiento en los próximos 10 años. Según Usda, las exportaciones podrían pasar de 280 mil toneladas en el 2017 (tn métricas CWE) a 517 mil en el 2027. El crecimiento interanual sería del 85 por ciento, una cifra importante.

Por otra parte, Ocde-FAO estima que las ventas al exterior del país podrían pasar de 300 mil toneladas CWE en el 2017 a 622 mil en el 2027 (tonelada métrica equivalente a res con hueso). En la visión de estos organismos, el incremento interanual sería del 107 por ciento.

Hay que tener presente este dato: según informes del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), las exportaciones de carne bovina argentina en 2017 alcanzaron un valor aproximado a 1.298 millones de dólares, resultando un 24,1 por ciento superior a los 1.047 millones del año 2016. Este importante incremento obedeció a mayores tonelajes exportados y no a mayores precios, lo cual es una muy buena noticia para Argentina.

El precio promedio de exportación correspondiente al año 2017 fue inferior (-6,3 por ciento) al del periodo enero – diciembre de 2016. En volúmenes físicos, las exportaciones de carne vacuna durante el año 2017 crecieron un 32,5 por ciento respecto de las de 2016.

La Bolsa de Rosario y Rosgan, en base a consultas a operadores del sector, consideran que las exportaciones de carne vacuna podrían pasar de 312 mil toneladas (tn) en el año 2017 a 870.000 tn en el 2027. El crecimiento interanual podría ubicarse en el 180 por ciento, equivalente al doble del promedio de las estimaciones de la Ocde-FAO y el Usda.

La tasa de crecimiento anual acumulativa de las exportaciones (estimada por BCR/Rosgan) sería del 11 por ciento, un valor realmente muy importante. Un verdadero shock positivo de exportaciones.

Si en 2017 se los volúmenes físicos vendidos crecieron 32,5 por ciento, es factible alcanzar un crecimiento en 10 años del 180 por ciento, partiendo de tonelajes exportados modestos.

Hay otros datos que muestran la relevancia que tienen las exportaciones de este sector. En el 2017 según el IPCVA, el valor de los embarques de cortes enfriados, congelados, y carne procesada alcanzó los 1.298 millones de dólares, para 208 mil toneladas peso producto. El precio FOB promedio por tonelada para el periodo en cuestión fue de aproximadamente u$s 9.361 por tonelada para los cortes enfriados sin hueso y de 4.682 u$s/tn para los congelados sin hueso. Cifras relevantes para la balanza comercial argentina por tonelada exportada.

¿Cómo podría crecer la producción de carne vacuna en Argentina a 10 años (2027)? ¿Cómo evolucionaría el consumo local?

Según nuestras estimaciones, en 10 años la producción nacional de carne vacuna podría crecer un 29 por ciento superando los 3,6 millones de toneladas en 2027. Esto implicaría una óptima tasa de crecimiento anual acumulativa de la producción del 3 por ciento. Son registros alentadores.

En materia del consumo interno, estimamos que el crecimiento podría llegar a ser del 10 por ciento en 10 años. Pasaría de 2.530.000 tn en el 2017 a 2.789.000 tn en el 2027.

¿Quién podría traccionar este fuerte aumento en las exportaciones previsto para los próximos 10 años?

SY 1561 IPRO

Varios países pero principalmente China. En 2017 resultó el principal destino de las carnes argentinas, en volumen, con unas 96 mil toneladas, seguido por Chile (27 mil toneladas) y luego por Alemania con 22 mil toneladas. Si se comparan los embarques de 2017 con los de 2016, los destinos de China y Rusia muestran las mayores tasas de crecimiento.

Chile y Brasil muestran aumentos más moderados y hubo alzas de los volúmenes embarcados hacia los destinos de la Unión Europea, con un crecimiento más fuerte en el caso de Italia y los Países Bajos. Se espera que estos países sigan siendo compradores importantes de la carne vacuna de nuestro país.

China genera enormes expectativas positivas para las exportaciones argentinas.

Del mismo se desprenden interesantes condiciones para las ventas externas de Argentina tales como:

China representa más del 50 por ciento de las exportaciones argentinas y hay un enorme potencial para posicionarse como proveedor de carne de alta calidad con excelentes precios.

Los habitantes de ese país actualmente consumen apenas seis kilos de carne vacuna por año y pasaran a comer 8,1 kilos en 2027.

En el mercado chino coexisten sistemas de comercialización tradicionales (en los que se vende carne “caliente”, casi sin cadena de frío) con una creciente venta en grandes supermercados y el “boom” del comercio electrónico, al tiempo que presenta diferencias culturales y gastronómicas muy marcadas en las diferentes regiones del país. La carne vacuna comienza a ser vista como proteína de muy alto valor en un mercado dominado por el consumo de cerdo.

Las ciudades más grandes, como Beijing, Shanghai y Guangzhou son las de mayor consumo de carne vacuna. El 50 por ciento de los encuestados en esas ciudades consumen carne una o dos veces por semana, mientras que en las más pequeñas sólo lo hace el 38 por ciento. En las grandes ciudades, asimismo, el 42 por ciento compra carne en supermercados modernos y no en los tradicionales.

En el gigante asiático hay 11 millones de pequeños productores que poseen 53 millones de cabezas de ganado, con una producción de 7,2 millones de toneladas de carne en 2016. La competencia aumentará tanto en los mercados refrigerados como congelados y también se pronostica que la producción local aumentará aunque a un ritmo que no alcanzará a abastecer la demanda, al menos en el largo plazo.

Hay 16 países habilitados para exportar carne vacuna a China. De ellos, Australia, Estados Unidos y Nueva Zelanda (los que hace más tiempo trabajan en ese mercado) son los mejor posicionados en el segmento de alta calidad, mientras que la Argentina, Brasil y Uruguay aparecen como grandes jugadores de la venta de carne vacuna a granel, para industria. Estos seis países representan en conjunto más del 95 por ciento de la carne que importa China. Más del 90 por ciento de la carne que importa China es congelada y sin hueso, quedando un pequeño nicho de carne fresca de alto valor que hoy ocupan Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

En 2017, China importó 688.000 toneladas de carne vacuna y se prevé que ese número superará el millón de toneladas en menos de 10 años.

¿Qué está haciendo la BCR, Rosgan y Rofex para ayudar al crecimiento y fortalecimiento de la cadena de carne vacuna?

Todas las instituciones están convencidas de las excelentes perspectivas que tiene la ganadería vacuna argentina en los próximos 10 años y ha diseñado una serie de instrumentos para colaborar con el fortalecimiento. Al margen de la creación de Rosgan en el año 2008, las herramientas implementadas son: el contrato de futuros y opciones sobre Indice Ternero Rosgan; contrato de futuros y opciones sobre novillo en pie en pesos (emprendimiento Rosgan, Rofex, Matba); el forward ganadero Rosgan y el precio índice Rosgan.

El informe de perspectivas de largo plazo de Ocde-FAO considera que la producción mundial de carnes será un 15 por ciento más alta en 2027, en relación con el período base (promediando años 2015 a 2017). Prevé que los países en desarrollo realizarán el mayor aporte al crecimiento global, intensificando el sistema de alimentación con granos.

La carne avícola seguirá siendo el principal motor pero a menor ritmo.

En el sector de la carne bovina, el stock se reconstruyó más rápido de lo esperado en América del Norte, Australia y Brasil, lo que conducirá en los próximos años a un aumento de faena y de suministros de carne en el mercado mundial. China también hará su aporte al crecimiento de la producción, acelerando la expansión de rebaños, frenada por estrictas restricciones regulatorias ambientales y de bienestar animal.

Fuente: La Capital | Por:Por Raúl Milano / Julio Calzada / Rosgan y Bolsa de Comercio de Rosario

Tags del Articulo:
· · · · ·
Categoria del Articulo:
Ganadería